Retalhuleu

Pobladores de San Sebastián luchan por resguardar nacimiento de agua

Un grupo de pobladores y personal del centro de Salud de San Sebastián, Retalhuleu, comprobaron que el agua que proviene de un nacimiento natural de San Luis, no ha sido contaminada y buscan resguardar ese recurso que cubre las necesidades de unas cinco mil personas.

Por Rolando Miranda

El nacimiento de agua en Retalhuleu corre peligro por la instalación de una hidroeléctrica.(Foto Prensa Libre: Rolando Miranda)
El nacimiento de agua en Retalhuleu corre peligro por la instalación de una hidroeléctrica.(Foto Prensa Libre: Rolando Miranda)

Las autoridades de Salud informaron que el manantial está libre de contaminantes, pues las pruebas de laboratorio lo han confirmado.

Vecinos aseguraron que hacen todo lo posible para cuidar el nacimiento de agua, ya que no cuentan con apoyo de autoridades para mejorar el servicio. A pesar de eso dicen sentirse privilegiados porque toman agua del afluente sin temor a que tenga contaminantes.

Élmer Rodas, técnico en salud, comentó que ese recurso natural se encuentra en una finca, a dos kilómetros de la aldea, aunque desde que se instaló una hidroeléctrica a pocos metros de la fuente de agua, se ha notado que el nivel  ha bajado.

“Este 22 de marzo se conmemora el Día Internacional del Agua, por lo que los vecinos, como todos los años en esta fecha, piden una inspección del líquido que consumen para estar seguros que aún no ha sido contaminada”, expresó Rodas.

Daño notable

Hermógenes Gento, presidente el Consejo Comunitario de Desarrollo, aseveró que el nacimiento de agua ha sido utilizado desde hace 35 años por la comunidad  San Luis y se forman comisiones para darle mantenimiento, pero desde que iniciaron los trabajos de una hidroeléctrica se ha notado el daño y temen quedarse sin agua.

Eliseo Tojil, vecino de lugar, comentó que están agradecidos con la naturaleza por el nacimiento de agua que tienen, y es el que les ha abastecido para beber, cocinar, bañarse y lavar.

“Respecto de la hidroeléctrica, pediremos a las autoridades que hagan una inspección para determinar si hay daños colaterales alrededor de nuestro nacimiento, porque somos cinco mil vecinos que consumimos el agua de esa fuente natural”, expresó.

Maricruz Martínez, estudiante de Ecología de la Universidad de San Carlos de Guatemala, manifestó que junto a sus compañeras que hacen práctica supervisada en el Área de Salud se quedaron sorprendidas al ver que aún hay nacimientos de agua que abastecen a vecinos de la localidad.