Institución humanitaria Los Patojos fue víctima de la delincuencia

Las cámaras de vigilancia captaron la imagen de un hombre que ingresó y permaneció durante más de seis horas en las instalaciones y ocasionó daños al mobiliario. El infractor se llevó dos computadoras y equipo de sonido.

Por Renato Melgar y Oscar Felipe / Sacatepéquez

Agentes de la Policía Nacional Civil (PNC), inspeccionan los daños que ocasionó el desconocido en las intalaciones de la asociación. (Foto Prensa Libre: Renato Melgar.
Agentes de la Policía Nacional Civil (PNC), inspeccionan los daños que ocasionó el desconocido en las intalaciones de la asociación. (Foto Prensa Libre: Renato Melgar.

La delincuencia alcanzó a la Asociación Los Patojos, entidad que busca dar esperanza y dignificar a la niñez y juventud de escasos recursos de Jocotenango, Sacatepéquez, Guatemala.                       

El desconocido forzó la chapa de una de las puertas de acceso a las instalaciones ubicadas en la colonia El Nance, Jocotenango. Las cámaras de seguridad captaron que el sujeto ingresó a la 1.42 de la madrugada de este domingo y abandonó el lugar a las 8.05.

Juan Pablo Romero, director ejecutivo de la entidad humanitaria, dijo que el desconocido ingresó  a todos los ambientes en busca de objetos de valor. "Las cámaras captaron que ingresó a los ambientes y causó daños en la clínica, salón musical y la habitación del director", relató.





En el video, agrega, se observa que el hombre ingresó en ropa interior, se vistió de niño y se cubrió el rostro con una sábana, para evitar ser identificado.

El lugar no tiene personal de seguridad, pero ahí vive Romero, quien anoche pernoctó en la casa de sus padres, porque ellos sufren quebrantos de salud.

Cuando ingresó el desconocido solo estaba un perro, pero debido a que en las instalaciones llegan muchos visitantes, no reaccionó.

"Es una lamentable noticia. Qué horrible se siente entrar a la escuela y verla en esas condiciones. La delincuencia está imparable, esta vez Dios nos cuidó porque no hubo pérdidas humanas. Estamos tristes, pero no tengo miedo. ¡No tenemos miedo!", posteó en su cuenta personal de Facebook, el director ejecutivo de Los Patojos.

María Lourdes Callejas, vecina del lugar, refirió que este sector ha sido abandonado por las autoridades, posiblemente, porque es el límite entre los municipios de Jocotenango y Antigua Guatemala, Sacatepéquez.

"Es indignante lo sucedido, por la proyección que tiene la institución para ayudar a la niñez y juventud del municipio. No es justo que sea blanco de la delincuencia", expresó Callejas.

La Asociación brinda una nueva oportunidad educativa a los niños y los jóvenes que pasan el tiempo en las calles sin ocupación, formándolos en áreas como baile, música, arte y cocina, entre otros.