Paro de transportistas afecta a usuarios de Antigua Guatemala 

Usuarios de Antigua Guatemala, Sacatepéquez, se ven afectados este viernes, debido al paro de labores que mantienen pilotos de los Transportes Orellana, a causa de los ataques armados contra dos unidades registrados el jueves último.   

Por Miguel López / Antigua Guatemala

Ventana de autobús de Antigua Guatemala quedó perforada, por ataque armado ayer de ayer en la Calzada Roosevelt. (Foto HemerotecaPL)
Ventana de autobús de Antigua Guatemala quedó perforada, por ataque armado ayer de ayer en la Calzada Roosevelt. (Foto HemerotecaPL)

Al menos 48 autobuses de esa línea permanecen en los predios; mientras, que algunas unidades de otras empresas prestan el servicio de forma irregular de la Antigua Guatemala hacia la capital y viceversa. 

En los ataques del jueves pasado, murió el usuario Manuel Enrique Miranda cuando supuestos extorsionistas atacaron una unidad en el kilómetro 28 de la ruta Interamericana, en San Lucas Sacatepéquez.  

El otro ataque se registró en la calzada Roosevelt y 22 avenida de la zona 11, en la capital, donde un bus de los Transportes Orellana que trasladaba a 48 pasajeros hacia la ciudad colonial fue baleado por dos hombres, sin que se reportaran heridos. 

El piloto Jesús Aguilar y el ayudante Luis Andrés Tum resultaron con crisis nerviosa, ambos confirmaron que es la primera vez que los atacan, y creen que el hecho podría estar relacionado con las extorsiones.

Luego de los atentados, Mario Azurdia, gobernador de Sacatepéquez, informó que los transportistas se reunirán en el Ministerio de Gobernación, en la capital, para establecer las acciones a tomar y regular el transporte en el departamento.

“Por ahora reforzaremos más la seguridad en la ruta y seguiremos investigando estos hechos, aunque sabemos que las extorsiones provienen de la capital”, manifestó Henry Cabrera, jefe de la Comisaría 74.

El usuario Víctor López comentó que la inseguridad es un tema que definitivamente se le salió de las manos al Gobierno, y por ahora lo que queda es encomendarse a Dios.