Granja promueve consumo de biogás en Sumpango

Productores de biogás a base de excretas de cerdo, en Sumpango, Sacatepéquez, consideran que con la utilización de ese producto se obtienen beneficios para la salud, la economía y el medioambiente; sin embargo, ven con preocupación la falta de interés de las autoridades locales para promover el consumo de ese combustible en la comunidad.

Por César A. Pérez M. y Óscar Felipe

Bayron Velásquez, encargado del proyecto, muestra uno de los tres reservorios de biogás. (Foto Prensa Libre: César Peérez)
Bayron Velásquez, encargado del proyecto, muestra uno de los tres reservorios de biogás. (Foto Prensa Libre: César Peérez)

En la finca La Tía Muu, situada en la ruta al astillero municipal de Sumpango, se produce biogás desde hace ocho años, y sus propietarios utilizan el proyecto como un modelo para dar a conocer los beneficios que conlleva su consumo.

Bayron Velásquez, representante del proyecto, señaló que ha sido difícil introducir el biogás al mercado local, por ser producido con excretas de cerdo; sin embargo, asegura que para la generación utilizan filtros especiales que eliminan el olor y color del producto.

Señaló que tienen mil 800 cerdos, cuyas excretas son manejadas mediante procesos tecnificados que les permiten una producción de seis mil metros cúbicos de biogás al mes —equivalente a unos 192 cilindros de 25 libras de propano—, con lo cual podrían satisfacer la demanda de gran parte de la comunidad.

Beneficios

De acuerdo con Velásquez, la producción y uso de biogás tiene una serie de beneficios, tanto para la salud como para el medioambiente, pues no es tan volátil y no tiene olor.

Añadió que en comunidades como Sumpango, donde gran parte de la población aún cocina con leña, el beneficio se traduce en la reducción de talas incontroladas y la disminución de enfermedades causadas por el humo de la leña.

Velásquez señaló que en la granja utilizan biogás para generar su propia energía eléctrica, con lo que ha disminuido en forma considerable el pago de la factura por ese servicio.

“Cuando comenzamos el proyecto, en el sector de crianza de cerdos pagábamos más de Q16 mil mensuales por consumo de energía, pero ahora que utilizamos biogás no cancelamos ni un centavo”, refirió.

Señaló que el proyecto ha sido visto en forma positiva por buena parte de la población, aunque considera importante que las autoridades locales se interesen en el proyecto, pues el biogás también podría producirse con la basura que se acumula en las comunidades.

Restaurante

En busca de mostrar los beneficios del producto, Velásquez abrió recientemente un restaurante con concepto ecológico, construido con adobe, donde utilizan el biogás que producen.

“Todo lo que hay en el restaurante funciona con biogás, desde las estufas hasta las lámparas, y lo fundamos para que los vecinos se acerquen y conozcan cómo funciona el producto”, enfatizó Velásquez.