Unas 60 mil personas recibieron al año nuevo en la Calle del Arco

Unas 60 mil personas - nacionales y extranjeras - acudieron a la Calle del Arco de Antigua Guatemala, Sacatepéquez, el jueves último para despedir el 2015 y darle la bienvenida al año nuevo, por lo que se organizaron varias actividades.

Por Miguel López / Antigua Guatemala

Variedad de actividades se efectuaron en la Calle del Arco, en Antigua Guatemala, para despedir el 2015 y dar la bienvenida al 2016. (Foto Prensa Libre: Miguel López)
Variedad de actividades se efectuaron en la Calle del Arco, en Antigua Guatemala, para despedir el 2015 y dar la bienvenida al 2016. (Foto Prensa Libre: Miguel López)

A las 16 horas empezó la celebración, preparada para los turistas que visitaron la ciudad colonial. Entre las actividades que se pudo apreciar hubo música en marimba, baile de gigantes, baile de abuelitas, quema de juegos pirotécnicos y toritos, así como presentaciones artísticas de mimos y baile en zancos.  

Carmen Zamora, presidenta del comité organizador, dijo que por 16 años consecutivos han impulsado el evento, por lo que es considerado una tradición para despedir al año viejo y recibir al nuevo.

Carlos Chitiquez, de la Policía Nacional Civil, destacó que montaron seguridad con fuerzas combinadas para que los visitantes disfrutaran su estadía.

Añadió que se prohibió el consumo de bebidas alcohólicas en la vía pública, pero algunos de los asistentes ignoraron el mandato e incluso coloraron mesas en las que se reunieron a ingerir licor.

Descontento

Vecinos de Antigua Guatemala elogiaron las actividades culturales que impulsa el Comité de la Calle del Arco, pero criticaron el desorden y consumo de bebidas alcohólicas en la vía pública.



Vecinos de la ciudad colonial critican el desorden que generan las actividades en la Calle del Arco. (Foto Prensa Libre: Miguel López)
Vecinos de la ciudad colonial critican el desorden que generan las actividades en la Calle del Arco. (Foto Prensa Libre: Miguel López)


Armando García, vecino, señaló que la llegada de visitantes es importante porque reactiva la economía de la ciudad colonial, pero que se debe poner atención al desorden que impera en la ciudad durante la referida celebración.

Señaló que las calles se convierten en un mercado, pues son invadidas por gran cantidad de vendedores ambulantes.

Esler Hernández, vecino, criticó la falta de autoridad, debido al exceso de comercio informal y el desmedido consumo de  bebidas alcohólicas.