Cornelio Chilel es condenado a 54 años de cárcel

Chilel era considerado  "el rey de la Amapola"; utilizaba su condición de campesino para evadir a las autoridades.

Por Manuel Hernández

Cornelio Chilel escucha la sentencia por delitos como evasión, lesiones y usurpación. (Foto Prensa Libre)
Cornelio Chilel escucha la sentencia por delitos como evasión, lesiones y usurpación. (Foto Prensa Libre)

El Tribunal de Sentencia de San Marcos condenó a Cornelio Chilel, alias el Rey de la Amapola, a 54 años de prisión inconmutables.

Chilel fue condenado a 30 años por el  delito de evasión y una multa de Q100 mil. También por incendio agravado, 12 años; lesiones graves, 6, y usurpación agravada, 6.

Debido a que el delito de evasión —fuga— se dio con violencia se duplicaron los años de la condena, por lo que se le impusieron 30 años.

Cornelio Esteban Chilel, es un personaje clave del narcotráfico en San Marcos, fue capturado en agosto del 2006. Sin embargo, en julio del 2007  fue liberado por un comando armado cuando era trasladado por la Policía Nacional Civil en una carretera de San Marcos.

Este personaje era considerado  amo y señor de los pueblos montañosos de San Marcos. Era protegido por las  autoridades locales y arropado por los cultivadores de amapola del área. Aprovechaba la apariencia de “campesino” para traficar drogas.

Chilel coordinaba presuntamente la producción de la planta de la heroína negra en toda el área montañosa de la frontera con México, se encargaba de generar anarquía para evitar el control de las autoridades y, sobre todo, mantenía intenso contacto con los delegados de los carteles mexicanos, que venden la semillas de amapola a los campesinos guatemaltecos y después recogen el opio para pasarlo hacia México.

Según investigadores del Ministerio de Gobernación –del 2007-, Chilel era una pieza clave para mantener la producción de heroína negra en México. Además, tenía un contacto fluido con personajes tan importantes en el mundo del narcotráfico como Jorge Mario el Gordo Paredes o el propio Otto Herrera García.

De hecho, según las autoridades, Chilel formaba parte de la estructura de Herrera desde hace más de siete años.

Aunque no se pudo probar judicialmente, los investigadores del Ministerio Público –del 2007- sostenían que el alcalde de Tajumulco –del 2007-, Ismael Gómez; el de Ixchiguán, Jerónimo Navarro, y dos de sus síndicos protegían abiertamente a Chilel.