Comités cívicos son alternativa electoral

Luis Fernando Piña, especialista en municipalismo, considera que los comités son una alternativa democrática que garantiza la participación ciudadana, y en especial la de líderes que gozan de renombre y prestigio en sus comunidades.

Por Corresponsales / Provincia

concentración de  activistas del comité cívico SUD en la cancha de futbol del barrio El Carmen, Sololá, durante la campaña electoral  del 2011.
concentración de activistas del comité cívico SUD en la cancha de futbol del barrio El Carmen, Sololá, durante la campaña electoral del 2011.

Los comités cívicos, entidades temporales que se organizan luego de la convocatoria a elecciones y quedan disueltos al quedar firme la adjudicación de puestos en la elección que han participado, mantienen un alto grado de protagonismo, pues en los comicios del 2011 se registraron 104 —casi la tercera parte de la cantidad de municipios del país— de los que 11 de sus candidatos ganaron alcaldías.

Pese a la fugacidad de su existencia, hay comités que se organizan cada vez que convoca el Tribunal Supremo Electoral (TSE), y mantienen la hegemonía electoral en sus municipios.

Larga historia

Sololatecos Unidos para el Desarrollo (SUD) es un comité que incursionó en la vida política de la cabecera de Sololá en 1995, cuando Pedro Iboy, uno de sus fundadores, fue electo alcalde para el período 1996-2000. “La idea era romper la hegemonía de los partidos tradicionales y quebrar las desigualdades que impedían el desarrollo comunitario”, expresó el exfuncionario.

En sus 20 años de existencia, SUD ha ganado la alcaldía en tres ocasiones. Esteban Toc fue jefe edil del 2004 al 2008, y en la actualidad la comuna es administrada por Andrés Lizandro Iboy.

Otro comité con trayectoria es el Movimiento Unido Pastorense (MUP), de Pastores, Sacatepéquez, que ha tenido la dirección municipal por cinco períodos. El actual alcalde, Miguel Antonio López Barahona, dirige la comuna desde el 2004 y buscará de nuevo la reelección en los próximos comicios. “Lo importante es mantener una ideología definida, para que la mayoría de activistas tengan pertenencia grupal y no confíe en políticos tradicionales, en especial de los que reparten regalitos. Lo que el afiliado espera es que se le provea de servicios básicos”, expresó el jefe edil.

Refirió que en su administración también se enfrentan problemas. “Siempre hay inconformes y manifestaciones, pero la vida de un comité depende en cómo se cumpla con los diferentes miembros que lo componen”, expuso.

Para muchos politólogos, el comité Xel-jú es un ícono de participación indígena ciudadana, que por dos períodos ha dirigido la administración de la ciudad de Quetzaltenango.

Hay otros de reciente creación como Somos Flores, de la cabecera de Petén, que promueven la participación ciudadana en la administración pública. Francisco Leonardo Velásquez, de esta entidad, dijo que participan por primera vez porque están cansados de mentiras de políticos, que son funcionarios de Gobierno y solo buscan permanecer en el poder.

Por E. Sáenz / L. Sión / O. Cardona / J. Rosales / W. Obando.

Lea la nota completa en la edición impresa de Prensa Libre, o adquiérala aquí.