Comunitario

Respirar en la capital se hace más peligroso

La capital reporta mayor grado de contaminación donde hay más vehículos en circulación e incluso las mediciones superan los valores guías de la OMS.

Por Geldi Muñoz Palala

Informe recomienda revisar los vehículos, para disminuir al máximo la emisión de contaminantes atmosféricos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Informe recomienda revisar los vehículos, para disminuir al máximo la emisión de contaminantes atmosféricos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Según el Informe anual de la calidad del aire 2015, elaborado por el Laboratorio de Monitoreo del Aire, del Departamento de Análisis Inorgánico de la Escuela de Química de la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacia de la Universidad de San Carlos (Usac), las seis estaciones de monitoreo en lugares de alta densidad vehicular reportan mayor grado de contaminación.

Las estaciones se encuentran en el Instituto de Nutrición de Centroamérica y Panamá (Incap), zona 11; en el Museo de la Universidad de San Carlos, zona 1; Escuela de Formación de Profesores de Enseñanza Media, zona 12; y en la calzada San Juan, 11-95, zona 7.

Ricardo Menéndez, de la Pediatría del Hospital Roosevelt, indicó que en el área de El Trébol se ve que policías de tránsito y vendedores pasan sentados y expuesto a grandes cantidades de contaminantes, lo cual puede provocar anemia aplásica —trastorno de la sangre que provoca que la médula ósea no produzca suficientes células nuevas— y desencadenar ataques de asma o bronquiolitis en niños pequeños.

Édgar Arana, vocero del Ministerio de Salud, refirió que existen otros contaminantes, como basureros que expelen gas metano, uno de los principales causantes del cambio climático.

El informe

Pablo Oliva, del Departamento de Análisis Inorgánico de la Usac, señaló que el laboratorio no tiene equipo de medición continua, sino que lo lleva al lugar y, de acuerdo con el contaminante, se hacen mediciones durante 24 horas y sacan un promedio, o bien se mide por mes.

Explicó que los contaminantes medidos son materiales particulados en suspensión, sólido y líquido, que por su tamaño quedan suspendidos en el aire y representan un riesgo para la salud cuando se aspiran.

Oliva señaló que la mayoría de esos contaminantes son producidos por el ser humano, como los generados por la quema de combustible en el uso de vehículos, y otros son naturales, como el polvo o erupciones volcánicas.

El informe de la calidad del aire analiza las partículas menores a 2.5 micras, dióxido de azufre por difusión activa (SO2), dióxido de nitrógeno por difusión pasiva (NO2) y sedimentación ácida.

El contaminante que más supera el valor guía sugerido por la OMS —un límite de 10 microgramos por metro cúbico por año para ese tipo de partículas— es el material particulado menor a 2.5 micras, ya que el 69 por ciento de las mediciones superaron este valor.

De las seis estaciones donde se evaluó el dióxido de nitrógeno, el 31 por ciento de las mediciones supera el valor de la OMS —40 microgramos por metro cúbico al año—.

Según la OMS, hasta 6.7 millones de muertes prematuras en el mundo se deben a la exposición al aire contaminado.

Recomendaciones

País debe  adoptar medidas para disminuir contaminación del aire.

  • El informe recomienda tomar acciones para contrarrestar o disminuir los incendios forestales, controlar emisiones provocadas por actividades agrícolas, evitar la quema de basura, asfaltar, pavimentar o adoquinar calles de tierra  en centros urbanos.
  • Además,  revisar los vehículos, para disminuir al máximo la emisión de contaminantes atmosféricos.
  • Promover e implementar la iniciativa del reglamento de emisiones contaminantes provenientes de vehículos automotores preparada por el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales.
  • El médico Ricardo Menéndez recomienda que se tomen en cuenta las advertencias de la OMS respecto del uso de leña en las cocinas de los guatemaltecos, principalmente de la provincia, ya que las mujeres y niños pequeños se  exponen a estos contaminantes, lo  que los predispone a infecciones y enfermedad pulmonar obstructiva crónica.