Sololá

A través del turismo buscan el desarrollo

Sololá es uno de los destinos turístico más importantes del país, gracias al Lago de Atitlán, lo que permite que sus habitantes busquen estrategias para mejorar su desarrollo económico y social, que a la vez les ayuda a adaptarse a una transformación en su forma de vida.

Por Ángel Julajuj

Mujeres de la organización Caji E preparan panes y galletas de amaranto, que venden a los turistas que visitan Sololá.
Mujeres de la organización Caji E preparan panes y galletas de amaranto, que venden a los turistas que visitan Sololá.

El Instituto Guatemalteco de Turismo reporta que en el 2016 llegaron 110 mil visitantes a Sololá, y los lugares preferidos fueron Panajachel, San Pedro La Laguna y San Lucas Tolimán. Agrega que cada turista —extranjero— permanece en el lugar por un promedio de cinco días y gasta unos US$84 diarios —aproximadamente Q632—.

Mardoqueo Ramos, líder comunitario, recuerda que antes los habitantes de esta región se dedicaban a la agricultura, pero ahora muchos dependen de la artesanía y el comercio.

“En la cuenca del Lago se aprecia una gran cantidad de hoteles y comercios. La población le apuesta a superarse económicamente”, opina Ramos.

Desarrollo social

María Ester Navichoc Pérez, lideresa de San Pedro La Laguna, expuso que a través del turismo han transformado la economía local, y que el desarrollo familiar se refleja con más educación y salud para los habitantes.

“Cada persona busca sobrevivir y el turismo es una alternativa. Los vecinos trabajan en diferentes áreas como artesanía, elaboración de textiles, apicultura y agricultura”, manifestó.

Sin embargo, la presencia del turismo nacional e internacional también ha tenido efectos en las costumbres y tradiciones de la población, según Francisco Xamines, integrante de Cofrades de Sololá.

“El problema es que no todos nos identificamos a plenitud con nuestra cultura, por eso el uso de trajes y la práctica del idioma se pierde con facilidad”, dijo.

Grandes desafíos

Que Sololá sea un atractivo turístico conlleva grandes retos para las autoridades locales, pues deben poner mayor énfasis en problemas como tratamiento de aguas servidas y de basura, sumados a la inseguridad que afecta el lugar.

En todo el departamento se han identificado 634 basureros clandestinos, pese a que en 15 municipios de la cuenca hay plantas de tratamiento de desechos sólidos, pero no hay cultura de reciclaje. En San Pedro La Laguna, por ejemplo, surgió la iniciativa “cero bolsas plásticas”.

Marvin Alfonzo Romero, técnico en hidrología, dijo que el tratamiento de aguas servidas es un tema pendiente, pues en el departamento solo cuentan con 11 plantas y para lugares sobrepoblados como Santiago Atitlán —45 mil habitantes—, solo funciona una.

Sololá le apuesta al turismo para lograr el desarrollo, pero según la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida, el 80.9% de la población vive en pobreza y el 39.9%, en extrema pobreza.