Declaran alerta por cianobacteria en Lago de Atitlán

La delegación de  la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) de Sololá y la Autoridad para el Manejo Sostenible de la Cuenca del Lago de Atitlán y su Entorno (Amsclae) declararon el miércoles último  alerta amarilla institucional por el aumento de  cianobacteria en ese manto acuífero.

Por Édgar R. Sáenz / Sololá

La alerta fue dada a conocer en conferencia de prensa en el salón  de usos múltiples de la Gobernación Departamental,  a  la que asistieron el gobernador  Luis García y el director de Amsclae, Iván Azurdia, quienes recomendaron no  consumir agua  y pescados del lago, a no ser  de que se descamen completamente.

Además, sugirieron no  utilizar el agua para lavar  alimentos ni para bañarse, tampoco practicar actividades recreativas mientras haya cianobacteria, y si alguna persona lo hace es bajo su responsabilidad.

Para el caso de los pueblos, que se sirven directamente del lago para su consumo, deben  almacenar el agua de lluvia, luego filtrarla con elementos de carbono para que sea apta para el consumo.

“Es importante que las personas que residen en las orillas del lago eviten hacer jornadas de limpieza  para extraer la cianobacteria, pues en lugar de ayudar, estimulan su crecimiento”, resaltó  Azurdia.

Agregó que los primeros indicios del afloramiento de las algas se detectaron el lunes 3 de agosto, con un nivel de dos millones de células por litro, por lo que inmediatamente se realizó un muestreo limnológico con el apoyo del departamento técnico de la Universidad del Valle Altiplano.

Según el análisis de las muestras de fitoplancton, se encontraron tres tipos de cianobacteria, los cuales son variables en su comportamiento de presencia y desaparición.

Para saber si el florecimiento de la cianobacteria actual produce cianotoxinas, la asociación Amigos del Lago de Atitlán envió muestras al laboratorio de las universidades de California y Wisconsin, EE. UU., por lo que se esperan los resultados, y de ser positivos, representaría una  seria amenaza para la salud de la población.