Alarma aumento de violaciones en estudiantes

Pobladores, padres de familia  y autoridades comunitarias de Totonicapán están preocupados por el  alto índice de ultrajes contra adolescentes,  pues según el Ministerio Público (MP), en lo que va del año ha recibido 31 denuncias   en todo el departamento, entre ellas de  cinco estudiantes de la Escuela Normal  Rural de  Occidente (Enro).

Por Édgar Domínguez / Totonicapán

Estudiantes de la Escuela Normal Rural de Occidente ponen en riesgo su integridad física al pasar por el camino conocido como El Antiguo Molino. (Foto Prensa Libre: Édgar Domínguez)
Estudiantes de la Escuela Normal Rural de Occidente ponen en riesgo su integridad física al pasar por el camino conocido como El Antiguo Molino. (Foto Prensa Libre: Édgar Domínguez)

Áxel Ordóñez, de la Oficina de Atención Permanente del MP en Totonicapán, informó que en lo que va del 2016 han recibido 31 denuncias sobre    abusos contra niñas y  adolescentes de entre 12 y 17 años.

Comentó que los ataques sexuales a menores son cada vez más frecuentes y que ocurren especialmente en el área urbana.

31 denuncias de violaciones ha recibido el MP, en lo que va del año.

Ordóñez añadió que los cinco casos más recientes se trata de  estudiantes  de la Enro, quienes   fueron ultrajadas en un camino vecinal cercano al  establecimiento educativo.

Una de las víctimas contó que el pasado 13 de junio se dirigía a su casa a eso de las 12.30 horas, al salir  de la escuela, y cuando pasaba por el lugar conocido como El Antiguo Molino,  dos hombres de unos  20 años le interceptaron el paso, le cubrieron la boca y llevaron a  unos matorrales.

“Los hombres intentaron violarme, pero gracias a  que un vecino los sorprendió me soltaron    y huyeron”, comentó.

Otto Amado, director de la Enro, indicó que están preocupados porque de los mil 800 estudiantes, el 75 por ciento son mujeres, y temen por su seguridad.

Recordó que hace unos 20 días una estudiante llegó llorando a la escuela y contó que se había escapado de que un hombre abusara de ella, pues la llevó a unos matorrales y la obligó a desvestirse.

Resaltó que los hechos  han ocurrido al mediodía, cuando las jóvenes salen de la escuela.

Indignación

Irma Gutiérrez, vicepresidenta  de la directiva de los 48 cantones, dijo  que los constantes casos de violación han causado indignación de los pobladores, por lo  que solicitan a las autoridades incrementar la seguridad en el sector.

“Se sabe que en ese lugar se esconden hombres armados, quienes  aprovechan   que las estudiantes  van solas para abusar de ellas”, añadió.

“Los delincuentes aprovechan la hora de salida de las   estudiantes    para arrastrarlas a los matorrales y ultrajarlas”, comentó un vecino del cantón Xauntún, de la cabecera.

María Escobar, madre de familia, comentó: “Tememos por la integridad de nuestras hijas, quienes deben pasar por ese lugar para llegar a la escuela. Es urgente que la Policía brinde seguridad”.

Maynor Sontay, subcomisario de la Policía Nacional Civil (PNC), expresó que ya  tienen conocimiento de los abusos sexuales que se han registrado en ese sector, por lo que  incrementarán la vigilancia.

“Los agentes patrullarán a toda hora para   evitar que ocurran más abusos sexuales contra las estudiantes. Es importante que  la población denuncie para dar con los responsables”, resaltó.



Actualmente se han denunciado cinco casos de estudiantes de la Enro. (Foto Prensa Libre: Édgar Domínguez)
Actualmente se han denunciado cinco casos de estudiantes de la Enro. (Foto Prensa Libre: Édgar Domínguez)