Ultiman a comerciante que era el sostén de una madre sexagenaria

"No lo puedo creer. Es lamentable que por robarle le quitaron la vida de mi hijo. Se hubieran llevado todo el dinero y la ropa, pero no quitarle la vida de esa forma", eran los lamentos de Santa de León, la madre del comerciante Pedro Raúl Sontay de León, de 19 años, ultimado la noche del viernes en el barrio La Laguna, en la cabecera de Zacapa.

Por Víctor Gómez / Zacapa

El ataque al joven comerciante se dio en el barrio La Laguna, en la cabecera de Zacapa. (Foto Prensa Libre: Víctor Gómez)
El ataque al joven comerciante se dio en el barrio La Laguna, en la cabecera de Zacapa. (Foto Prensa Libre: Víctor Gómez)

Santa, de aproximadamente 60 años, lloraba desconsoladamente al enterarse la muerte de su hijo, a quien señaló que era el único que la ayudaba para seguir en el negocio de la venta de ropa en el mercado local.

"Él era el único que me ayudaba en las ventas. Era el encargado de sacar y regresar la mercadría al cuarto que alquilamos", expuso aquella madre, quien entre lamentos dijo que cuando su hijo era apenas un niño dejaron su tierra natal Momostenango, Totonicapán, y se trasladaron a Zacapa, en busca de oportunidades.

Santa y su hijo ocupan una cuarto en una casa de huéspedes, donde habitan otros comerciantes provenientes de otros departamentos.

Repugnan ataque

Terror y tristeza causo la muerte del comerciante Pedro Raúl Sontay de León, quien fue atacado la noche del viernes cuando regresaba a su vivienda luego de un día de ventas.

Según personas que observaron el ataque, informaron que dos individuos quienes se transportaban en un vehículo fueron los responsables de despojar de las pertenecías de ahora fallecido y luego se escucharon cinco detenaciones de arma que le segaron la vida.

Sontay residía en momostenango, Totonicapán y desde pequeño su señora madre Santa de León decidieron venirse para Zacapa y buscar una oportunidad de sobresalir, siendo así colocaron un puesto de venta de ropa en el mercado municipal en donde junto a su hijo salían adelante.

Peritos del Ministerio Público que llegaron a la escena del crimen, encontraron cinco casquillos, los cuales fueron embalados para su investigación. El cuerpo del comerciante fue trasladaron a la morgue del Instituto Nacional de Ciencias Forenses de Guatemala (Inacif)  de Zacapa.

"Ya habíamos terminado de vender, por la temporada regresábamos tarde a la casa. Mi hijo se adelantó con un costal de ropa para guardar, luego regresaría por mas, cuando me llamaron y me indicaron que lo habían matado. Me quede fría y no podía creerlo, pero es lamentable que por robarle le quiten la vida", dijo Santa de León.

Irginio Sontay, primo del fallecido, dijo: "es lamentable que le quiten la vida a mi primo. Nosotros trabajamos todo el día para poder salir adelante y no es justo que la gente venga, le roban y lo termianan matando", lamentó.