Hemeroteca

1995: avión de Aviateca se estrella en volcán de El Salvador

El 8 de agosto de 1995 un avión de la aerolínea Aviateca se estrelló en el Volcán San Vicente, El Salvador, dejando como saldo 65 personas fallecidas. 

Por Hemeroteca PL

Titular de Prensa Libre del 10 de agosto de 1995. (Foto: Hemeroteca PL)
Titular de Prensa Libre del 10 de agosto de 1995. (Foto: Hemeroteca PL)

El avión un Boeing 737-200 había partido de Miami haciendo escala en Guatemala rumbo a San José Costa Rica, pero por el tempestuoso clima, producto de una depresión tropical que afectaba a la región, hizo impacto en el volcán.

Según funcionarios salvadoreños la nave se estrelló aproximadamente a 6 mil pies de altura del Volcán San Vicente o Chinchontepec el cual tiene una altura de 7 mil 500 pies. Además el avión se encontraba a 10 millas náuticas fuera de la ruta de vuelo. Sin embargo se supo que el piloto no había reportado nada anormal a la torre de control salvadoreña. 

Meteorólogos del Instituto de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología, Insivumeh, confirmaron que las condiciones atmosféricas en el vecino país eran sumamente malas al momento del accidente, pues el territorio salvadoreño estaba bajo la influencia de una tormenta tropical. 

Por su parte personeros de la línea comercial Aviateca lamentaron y confirmaron el accidente, según palabras del presidente de la empresa, Frederik Melville. Señaló que se trataba del vuelo GU 901 que salió de Guatemala a las 19.43 horas, hacia San Salvador, con conexiones a las ciudades de Managa, Nicaragua y San José, Costa Rica.

Melville agregó que la causa del accidente fue el mal tiempo que imperaba en la región al momento de aterrizar en el aeropuerto salvadoreño.



Infografía que ilustra la secuencia del accidente aéreo y los restos de la nave de Aviateca. (Foto: Hemeroteca PL)
Infografía que ilustra la secuencia del accidente aéreo y los restos de la nave de Aviateca. (Foto: Hemeroteca PL)


Rescate

Cinco helicópteros de la Fuerza Aeérea Salvadoreña, brigadas especiales de la Cruz Roja y Policía Nacional Civil y los cuerpos de bomberos voluntarios y municipales de El Salvador y Guatemala participaron en la labor de rescate de los cadáveres de las 65 personas que murieron en el accidente de la línea aérea Aviateca. 

Los cuerpos de las víctimas estaban diseminados en un radio de 60 metros, casi en la cúspide del Volcán Chinchotepec, el cual está ubicado en la finca El Carmen, San Vicente, a unos 70 kilómetros de la capital salvadoreña.

La localización de los cuerpos fue una tarea compleja porque la nave quedó totalmente fragmentada, y los pocos pedazos del fuselaje que eran visibles estaban por todos lados, en un radio de casi mil metros. Algunos de los cadáveres quedaron prácticamente sembrados en las ramas de los árboles, en donde también eran visibles fragmentos de la ropa de los pasajeros.

El área en donde se estrelló el reactor de es una plantación de cebolla que está a pocos metros del cráter del volcán Chinchontepec. Para llegar a ese lugar los miembros de las entidades de socorro enfrentaron diversos problemas, no sólo por lo dificultoso del inclinado camino, sino también por lo resbaloso y por lo accidentado del área.

Aunque el rescate empezó poco antes de las 10 horas del día siguiente del accidente, no fue hasta después del mediodía cuando los cuerpos empezaron a ser rescatados por los helicópteros de la FAS. La neblina, la cual impedía la visibilidad impidió en la mañana que las aeronaves militares aterrizaran en el improvisado helipuerto.



Bomberos de Guatemala y El Salvador se unieron para rescatar los cuerpos de las víctimas del accidente aéreo de Aviateca en tierras salvadoreñas. (Foto: Hemeroteca PL)
Bomberos de Guatemala y El Salvador se unieron para rescatar los cuerpos de las víctimas del accidente aéreo de Aviateca en tierras salvadoreñas. (Foto: Hemeroteca PL)


El ministro de la Defensa, general Humberto Corado, quien se presentó al área del desastre, dijo a los periodistas que los cuerpos de los pasajeros son concentrados en el aeropuerto militar de Ilopango, en donde serían entregados a sus deudos. Entre los fallecidos se encontraban ciudadanos de diferentes nacionalidades entre ellos guatemaltecos, nicaragüenses, estadounidenses, mexicanos, costarricenses y argentinos. 

Un año después del accidente no se sabían las causas reales del accidente ya que no había información precisa de la caja negra del avión. Muchas de las familias de las víctimas demandaron a la aerolínea porque un informe del accidente indicaba que se trató de un error humano al interpretar de manera errónea las instrucciones de la torre de control.