Hemeroteca

Se disputan el voto de evangélicos

A pesar de que la religión ha incidido en la política, en las elecciones de 1999 dos partidos considerados cristianos evangélicos se disputaban la presidencia; sin embargo, parece que ninguno de los dos "se hacía olas" en campaña.

Por Por: Hemeroteca PL

ARDE y FRG, en campaña en Sumpango, Sacatepéquez, en 1999. (Foto: Hemeroteca PL)
ARDE y FRG, en campaña en Sumpango, Sacatepéquez, en 1999. (Foto: Hemeroteca PL)

En 1999, parecía que el voto evangélico no estaba dividido, o al menos así se percibía, o lo percibía el partido oficial.

Un grupo de cristianos evangélicos, esta vez comandados por el pastor Francisco Bianchi, estaba decidido a llegar a la Presidencia. Apenas seis años atrás muchos de ellos habían sido defraudados por Jorge Serrano Elías, otro "profeta" que terminó por romper el orden constitucional.

Una nota publicada el 3 de agosto de 1999 en el suplemento "Tribuna" hizo un análisis de la religión y su incidencia en el voto.

Ahora, seguían al partido Acción Reconciliadora Guatemalteca (ARDE) que comandaba Bianchi. Pero había un inconveniente: otro partido, el Frente Republicano Guatemalteco (FRG) que cobró fuerza luego del golpe de Estado de 1982, era liderado por otro pastor protestante enérgico: Efraín Ríos Montt. Ríos impulsaba a su delfín, Alfonso Portillo, quien hacía todo lo posible por llegar a la Presidencia.

Tanto Ríos como Bianchi eran dos líderes religiosos importantes dentro de sus comunidades, y eran fielmente obedecidos, porque eran considerados casi enviados celestiales.

Para sorpresa de analistas y encuestadores, que vaticinaban que ARDE restaría votantes cristianos al FRG, la situación fue diferente. ARDE aún no estaba en la etapa de madurez del FRG como para arrebatarle votantes. Encuestas de esa época revelaron que tanto católicos como protestantes estaban dispuestos a votar por cualesquiera de los siete candidatos a la Presidencia.

Tal parece que la religión no pesaba tanto al momento de decidir.

Según una encuesta publicada por Prensa Libre, solo ocho de 1,196 encuestados dijeron que se identificaban con ARDE. De ese total, 75 por ciento eran católicos. Aunque el partido no se identificaba con ninguna denominación religiosa, era obvio que Bianchi defendía sus principios evangélicos y la cúpula de su partido también era cristiana evangélica.

Con la Biblia

Bianchi había sido pastor y todavía salpicaba sus discursos con citas bíblicas. Además, en la radio la televisión ARDE difundía anuncios con música cristiana de fondo. De hecho el tema religioso "Hombres de valor" se cantaba y se canta en muchas iglesias evangélicas.

Sin embrgo, utilizar dicho himno también le acarreó a Bianchi críticas de varias denominaciones religiosas, que consideraban impropio el uso de música religiosa en las campañas electorales.

Por su parte, el FRG sí contaba con un 38 por ciento de seguidores que se confesaban como protestantes, contrario al Partido de Avanzada Nacional, en cuyas filas militaba solo el 23 por ciento de esa denominación.

La ventaja, se indicó en la nota publicada entonces, es que al contar con seguridores evangélicos, los ministros de culto podían increparlos a votar por el candidato que representa a su iglesia.

También se incluyó en la nota que los sacerdotes católicos suelen ser más discretos a la hora de aconsejar a sus fieles para que voten por determinado candidato.

El peso de los católicos, que a finales del siglo XX todavía eran mayoría, se dejaba sentid en el Partido de Avanzada Nacional, que entonces hacía gobierno y aspiraba a la reelección.

Pero no todo era "miel sobre hojuelas" en el partido que atraía a la mayoría de católicos. Los dirigentes eclesiales no tenían buena relación con el gobierno, debido al mal manejo que éste hizo del caso del asesinato del obispo Juan José Gerardi.

Para buena fortuna de los panistas, la dirigencia de la Iglesia Católica local tampoco se sentía identificada ni atraída por el FRG, debido a las relaciones tirantes durante el gobierno de facto de Efraín Ríos Montt (1982-83).

Lo que más llamó la atención en agosto de ese año es que la mayoría de los que se consideraban agnósticos o ateos sentía predilección por las alianzas de izquierda.

Cosas de la política...

Video del golpe de Estado de Ríos Montt en 1982. (Video: Youtube)