Hemeroteca

Consagran al Yacente y Virgen de Soledad del Calvario en 1989

Un día como hoy 19 de noviembre de 1989 fue noticia la consagración de las veneradas imágenes del Cristo Yacente y de la Virgen de Soledad del Templo El Calvario, esculturas de gran devoción para los católicos guatemaltecos.

Por Néstor Galicia

Monseñor Penados del Barrio consagra la imagen del Yacente el 19/11/1989. (Foto Prensa Libre: Cortesía Carlos Menocal)
Monseñor Penados del Barrio consagra la imagen del Yacente el 19/11/1989. (Foto Prensa Libre: Cortesía Carlos Menocal)

El acto se efectuó en la Catedral Metropolitana y fue presidido por el entonces arzobispo de Guatemala, Monseñor Próspero Penados del Barrio (+) y contó con la presencia de miles de fieles que abarrotaron el templo. Previamente habían sido trasladadas las imágenes en sus majestuosas andas procesionales.

La procesión salió desde horas de la mañana del Templo Rectoral de Nuestra Señora de los Remedios, El Calvario, ubicado en la 18 calle y 6a. avenida "A" de la zona 1, acompañada de varias hermandades de diferentes partes del país, con dirección al templo catedralicio.

Las andas del Señor Sepultado destacaban con elegancia la alegoría "Venga a nosotros tu reino". Juegos de candelabros dorados fueron colocados a lo largo del anda y la tricentenaria imagen del Yacente se encontraba dentro de una corona imperial. La Virgen presentaba un decorado en el mismo estilo, excepto que ella se posaba sobre una corona ducal.

El adorno de las andas fue elaborado en Antigua Guatemala por el artista Virgilio Castillo quien además decoró las hermosas andas de la Virgen de Soledad.

Muchos fieles se preguntaban cómo entrarían semejantes andas a la Catedral considerando sus enormes proporciones para la época, ya que las andas del Señor tenían 100 brazos y 90 las de la Santísima Virgen. La Hermandad previó un ingenioso sistema en el que las dos coronas donde se encontraban las imágenes fueron retiradas del adorno a manera de una pequeña anda, las cuales ingresaron sin dificultad al sitial de honor ubicado en el altar mayor de Catedral, donde le esperaba el jerarca de la iglesia católica de Guatemala.



Anda procesional del Yacente del Calvario a su paso por la Catedral Metropolitana el día de su consagración en 1989. (Foto Prensa Libre: Cortesía Carlos Menocal)
Anda procesional del Yacente del Calvario a su paso por la Catedral Metropolitana el día de su consagración en 1989. (Foto Prensa Libre: Cortesía Carlos Menocal)


La ceremonia

Monseñor Penados del Barrio ofreció un mensaje de profundo contenido espiritual a los fieles presentes. En un momento sublime de la ceremonia, se arrodilló y con las manos extendidas dijo: "Te pedimos, Señor, que por la intercesión de la Santa Virgen María y de todos los santos, aceptes nuestras súplicas, para que estas imágenes que van a ser dedicadas y consagradas con el Santo Crisma, sean invitación y llamada a tu pueblo,  para que, fiel a tu palabra, te adore a través de una vida consagrada a Ti en espíritu y verdad y trabaje por la construcción del amor y la paz en el mundo. Por Jesucristo Nuestro Señor, Amén".

Posteriormente, hizo una oración de alabanza y súplica y a continuación procedió a la unción de las imágenes en la frente, las manos y los pies. Al momento de ungir la imagen del Santo Cristo Yacente dijo: "El Señor santifique con su poder esta imagen de Nuestro Señor Jesucristo, para que exprese con una señal visible el Misterio Redentor de la Muerte del Señor, que nos ha traído la salvación y la vida, Amén".



Momento de la Consagración de la Santísima Virgen de Soledad del Calvario por Monseñor Próspero Penados del Barrio. (Foto Prensa Libre: Cortesía Carlos Menocal)
Momento de la Consagración de la Santísima Virgen de Soledad del Calvario por Monseñor Próspero Penados del Barrio. (Foto Prensa Libre: Cortesía Carlos Menocal)


Luego, monseñor Penados procedió a ungir la imagen de la Santísima Virgen de Soledad, expresando: "El Señor santifique con  su poder esta imagen de la Santísima Virgen María, para que exprese con una señal visible el misterio del dolor humano, que, unido a los sufrimientos de la Pasión de Jesucristo Nuestro Señor, se constituya en fuente de salvación y vida para su pueblo, Amén".

Este acontecimiento cargado de profunda religiosidad y emotividad fue la evidencia plena de la profunda devoción que el pueblo guatemalteco, especialmente el capitalino, deposita en la imagen del Cristo Yacente del Calvario, al que millares de devotos lo visitan diariamente en su capilla, en el costado izquierdo del templo.



Prensa Libre dio amplia cobertura a las actividades con motivo de la Consagración de las imágenes del Calvario en 1989. (Foto: Hemeroteca PL)
Prensa Libre dio amplia cobertura a las actividades con motivo de la Consagración de las imágenes del Calvario en 1989. (Foto: Hemeroteca PL)


Significado

La consagración es la unción de las imágenes con el propósito de exaltar la profunda devoción que el pueblo guarda hacia la misma. El Obispo le imprime cruces en las manos, los pies y la frente, dejando una huella que destaca el amor cristiano con que los devotos aprecian la venerada imagen. Unas cruces de oro se graban en las manos y los pies de las imágenes como recuerdo permanente de su consagración.

La imagen del Sepultado del Calvario se convirtió en la segunda imagen de un yacente consagrada en la capital, ya que únicamente el Cristo de Santo Domingo ostentaba dicho honor, cuando fue ungido en 1973. Por su parte la Virgen de Soledad sería la segunda dolorosa consagrada, ya que la primera fue la Virgen de los Dolores del Manchén, venerada en la  Parroquia de San Sebastián y consagrada en 1738. Cabe mencionar además que la primera ceremonia de este tipo realizada en América fue a Jesús Nazareno de la Merced, consagrado el 5 de agosto de 1717 en la ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala.

Luego de la misa consagratoria, las imágenes salieron triunfalmente de la Catedral y fueron colocadas nuevamente en sus andas para recorrer las calles del centro histórico; retornaron a su templo avanzada la noche de ese 19 de noviembre. La participación del pueblo en esta manifestación de fe fue extraordinaria y puesta de manifiesto desde el inicio de la procesión hasta su culminación, ya que millares de personas se dieron cita al paso del anda por las calles donde pasó el cortejo.

Historia

Prensa Libre en su revista Domingo del 12 de noviembre de 1989 publicó una reseña histórica de la imagen del Santo Cristo Yacente desde sus orígenes en la iglesia de Nuestra Señora de los Remedios de Santiago de Guatemala. Se atribuye la talla al escultor Pedro de Mendoza quien la entregó en 1643 y fue bendecida por el Obispo de Guatemala, Bartolomé González Soltero.

Se tienen noticias de que la imagen fue sacada en procesión por su barrio llamado El Tortuguero por primera vez el Viernes Santo de 1670. En 1717 los terremotos llamados de San Miguel, arruinaron el templo de Los Remedios y obligaron su traslado temporal al Templo de San Francisco el Grande mientras se habilitaba nuevamente.

Tras los terremotos de Santa Marta, en 1773, la imagen del Santo Cristo fue trasladada a la Nueva Guatemala de la Asunción y provisionalmente se veneró en un rancho de paja en un solar que hoy ocupa el Parque Concordia. En 1784 se traslada al Templo del Calvario ubicado en el cerrito al final de la calle Real, ya que la Parroquia de los Remedios fue fusionada con el Calvario.

Hacia 1933, el Yacente es trasladado a la nueva Parroquia Rectoral de los Remedios, sitio en el que se venera actualmente. En 1968 la Hermandad Cruzados de Cristo, encargada de su culto, celebró el Tercer Centenario de Veneración de la imagen del Señor Sepultado. Para la ocasión la imagen fue trasladada a la Antigua Guatemala el sábado 2 de marzo y retornó el domingo 3 en horas de noche.



Fotografía del Santo Cristo Yacente del Calvario publicada en Revista Domingo en noviembre de 1989. Se aprecia su tez clara. (Foto: Hemeroteca PL)
Fotografía del Santo Cristo Yacente del Calvario publicada en Revista Domingo en noviembre de 1989. Se aprecia su tez clara. (Foto: Hemeroteca PL)


Durante la primera mitad del siglo XX, la procesión era sobria y humilde. En 1956 el nuevo párroco del Calvario, monseñor José Girón Perrone, llegó a dinamizar la hermandad de los Cruzados e invitó a los devotos antigüeños, Guillermo Lira Mollinedo y Marcelo Gaytán, quienes impulsaron la procesión y le dieron el estilo suntuoso que la caracterizó por muchos años.

La Virgen de Soledad es una escultura de 1925 atribuida por el Dr. Fernando Urquizú al escultor Manuel Montúfar. Uno de los hitos en su historia lo constituyó el estreno de un magnífico manto negro bordado en hilos de oro en 1958. El manto fue bordado en Sevilla, España. A partir de este momento su iconografía fue tomando elementos de la semana santa andaluza al punto de el que el pueblo llegó a llamarla la "Macarena de Guatemala" por colocársele bajo un palio durante muchos años. Su última restauración fue en el año 2000.

El Cristo Yacente se encuentra al momento del cierre de esta nota al final de un proceso de restauración, el cual no estuvo exento de polémica, ya que en el año 2014 sorpresivamente fue retirado del culto para ser sometido a un proceso de limpieza  y restauración, el cual provocó un proceso penal y judicial que se encuentra abierto. En noviembre del mismo año las imágenes de Cristo y la Virgen salieron en procesión conmemorando las bodas de plata de su consagración.

En el año 2015 tomó posesión de la Parroquia El Calvario el presbítero Manuel de Jesús Chilín, quien ha revitalizado la vida pastoral y el culto a las imágenes del templo, promovió el remozamiento del templo y una nueva restauración de la imagen del Yacente. El Centro de Restauración de Bienes Muebles, Cerebiem, adscrito al Ministerio de Cultura, le devolvió su aspecto original. La imagen será entregada el sábado 21 de noviembre de 2015 en la Catedral Metropolitana.



Monseñor Próspero Penados consagra las imágenes del Cristo Yacente y Virgen de Soledad del Calvario en 1989. (Video: tomado de Youtube)