Hemeroteca

El papel de la Cumbre de Esquipulas II

Los gobiernos centroamericanos tienen de plazo una  semana para integrar la Comisión de Reconciliación Nacional en cada país, se indicó el 17 de agosto de 1987.

Por Silvia Lemus

Integración de la Comisión de Reconciliación Nacional. (Foto: Hemeroteca PL)
Integración de la Comisión de Reconciliación Nacional. (Foto: Hemeroteca PL)

La comisión  sería la responsable de verificar y controlar que se lleven a la práctica los puntos del acuerdo del plan de paz firmado por los presidentes del área al final de la reunión Cumbre Esquipulas II.

Integrantes de la comisión

Las comisiones deberán estar integradas por un titular y suplente de los siguientes sectores: de la Iglesia Católica, que propondrá una terna de obispos para que el ejecutivo seleccione al que considere más conveniente; un representante de los partidos políticos de oposición y un ciudadano notable que sea apolítico o que no pertenezca a ninguna agrupación partidista. El documento firmado por los presidentes el 7 de los corrientes fija 15 días de plazo para la integración de la Comisión, que corren al momento en que se formule la invitación oficial para integrarla.

Eso deberá realizarse en Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y en Costa Rica, para dar seguridad de que existirá una estricta vigilancia, no oficial, para que cada uno de los presidentes del área lleve a fiel cumplimiento lo firmado al concluir Esquipulas II.

De acuerdo con el plazo, los gobiernos tenían  toda esa semana para integrar la Comisión de Reconciliación Nacional. En Guatemala  ya fueron notificados por el presidente Cerezo los partidos políticos oposicionistas, así como la Conferencia Episcopal.

El gobierno considera que el sábado próximo o a más tardar el martes 25 del  mes en curso (agosto de 1987) ya debería estar  formalmente integrada la comisión, que deberá reunirse con las otras comisiones

que realizarán una labor  similar en los demás países centroamericanos.

Según el plan de paz, la Comisión tendrá que verificar el cumplimiento de que haya un cese al fuego en un plazo de 90 días en los países en donde existan grupos alzados en armas, por ejemplo en Nicaragua, El Salvador y en Guatemala.

Fuerzas armadas

En El Salvador existen las fuerzas irregulares Que integran el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), en tanto que en Nicaragua mantiene una guerra de guerrillas la Resistencia Nicaragüense

Democrática, a quienes también se les conoce como "Contras".

En Guatemala mantienen vigente una lucha de insurgencia las agrupaciones clandestinas Fuerzas Armadas Rebeldes (FAR), Ejército Guerrillero de los Pobres (EGP) y la Organización del Pueblo en Armas (ORPA), que integran

la Unidad Nacional Revolucionaria Guatemalteca (URNG).

La tarea para las respectivas comisiones es bastante compleja, porque los grupos rebeldes han expresado públicamente que "no depondrán las armas", en tanto no existan previos diálogos para fijar las condiciones de una reconciliación. Adolfo Calero, principal dirigente de la Resistencia Nicaragüense, dijo en Miami que no cesarán el fuego en tanto no observen que el comandante Daniel Ortega Saavedra haya liberado a los presos políticos, que dé muestras de libertades absolutas a la ciudadanía y que permita un amplio aperturismo político. En El Salvador, las fuerzas del FMLN indicaron en su emisora clandestina que el presidente Duarte debe continuar el diálogo en algún lugar de la montaña o en cualquier otro país.

Duarte, sin embargo, en una conferencia de prensa que ofreció el 7 de agosto en el Hotel Camino Real, dijo que dará amnistía a los rebeldes para que depongan las armas y facilidades para que se reintegren a la vida productiva nacional.

Agregó que les proporcionará tierras, vivienda y otras ayudas para que los alzados regresen a sus casas y que participen legalmente como un partido político en las próximas contiendas electorales.

El FMLN, sin embargo, subrayó que jamás dejará las armas, en tanto no se den las condiciones para un diálogo previo. En Guatemala, tanto el presidente Cerezo como el Ejército señalan la posibilidad de un diálogo con la URNG, pero siempre que depongan las armas al acogerse a una ley de amnistía que mantendrá en vigencia el Gobierno.

la tarea no fue fácil para la Comisión de Reconciliación Nacional, porque no sólo actuó como observadora, sino que tuvo que establecer diálogos, realizar llamados a la reflexión, con el propósito de que el fuego cesara en un plazo de 90 días.

Es decir, esa Comisión, actuaría como el puente de contacto entre el Gobierno y los alzados en armas para que se den las condiciones de una democratización en un período de 150 días.

El problema más serio lo tendrá la Comisión de Reconciliación de  Nicaragua, que en realidad es el foco de los desacuerdos existentes en la región centroamericana. El presidente Ortega, que ya firmó el acuerdo, visitó

recientemente  a su "compadre", el primer ministro de Cuba, Fidel Castro, que según cables internacionales le fue a pedir asesoría "para llevar a la práctica los puntos del acuerdo de Esquipulas II".

Acuerdos  con Nicaragua

Ortega tendría que cumplir con lo siguiente: dar las condiciones para un proceso electoral en un plazo de 150 días; permitir el libre ejercicio periodístico, que reinicie sus actividades el clausurado diario La Prensa, de la familia Chamorro, y que las emisoras radiales y los canales de televisión publiquen las informaciones de cualquier tipo, sin limitaciones y censuras.

El comandante Ortega también liberaría a los presos políticos, pondría fin a sus hostilidades en contra de la Iglesia Católica, no daría más ayuda a los insurgentes que operan en El Salvador, y llevaría a Nicaragua a una democratización, como ocurre en los demás países de la región.

En ese entonces, las preguntas eran: ¿Cumplirá  Ortega con los puntos del acuerdo Esquipulas II? ¿Liberará a los presos políticos? ¿Permitirá las elecciones libres? ¿Iniciará un diálogo con los Contras?. Si Ortega cumplía con las bases del acuerdo firmado el 7 de ese mes, Estados Unidos no daría más asistencia económica a los "Contras" y pondrá fin al bloqueo comercial y económico que existía desde que Nicaragua optó por un sistema comunista leninista.

Zoilamérica Murillo analiza cumplimiento de Esquipulas II (Video: Youtube)