Hemeroteca

Fluye el oro negro guatemalteco

El 20 de noviembre de 1976 Prensa Libre dio a conocer sobre los preprativos que la compañía Shenandoah Guatemala Inc. hacía para el transporte del primer barril de petróleo guatemalteco, lo cual sería al culminar los trabajos en el oleoducto de Lívingston, Izabal.

Por Por: Hemeroteca PL

Portada de Prensa Libre del 20/11/1976 sobre oleoducto de Rubelsanto.(Foto: Hemeroteca PL)
Portada de Prensa Libre del 20/11/1976 sobre oleoducto de Rubelsanto.(Foto: Hemeroteca PL)

Roberto A. Leigh, supervisor de exploraciones de dicha firma, dijo aquel día que durante el primer trimestre de 1977 estaría llegando a la terminal del oleoducto en Lívingston el primer barril de petróleo guatemalteco.

Leigh fue presentado entonces por el presidente de la Cámara de Industria, Guillermo Lozano del Pinal. Mencionó que Guatemala ya tenía su propio petróleo comercial, y que en la actividad estaban involucradas tres petroleras: Basic Resources, Saga guatemalteca Petroleum y Shenandoah.

Terreno explorado

Leigh dijo que se estaba trabajando en un área de cuatrocientas mil hectáreas a 150 kilómetros al norte en línea recta de la capital, propiamente en el lugar conocido como Rubelsanto.

Manifestó que realmente la explotación petrolera en Guatemala se había iniciado hacía aproximadamente veinte años. En en esa época siete compañías exploraron, perforaron y luego se retiraron al no encontrar indicios de oro negro.

Leigh tambien indicó que durante esos veinte años se habían perforado treinta pozos y otro tanto igual en Belice, lo cual daba un total de sesenta pozos.

De esos sesenta pozos perforados únicamente seis habían resultado positivos, cuatro en Rubelsanto y dos en Tortugas.

También puntualizó que en 1973 la compañía Shenandoah perforó tres pozos en el área de Tortugas con resultados negativos; luego, decidieron perforar en Rubelsanto donde se obtuvieron mejores reultados, que daban cuanta que se había localizado un manto petrolífero comercial en Guatemala.

Leigh dijo: “La compañía ha tenido que sortear una serie de obstáculos y problemas para poder llegar hasta donde hoy se encuentra”.

La maquinaria utilizada para perforar había sido traída en barco, el cual atraco en Santo Tomás de Castilla. Luego fue llevada vía terrestre hasta Sayaxché, Petén, y colocada en una barcaza que navegó por el río Chixoy hasta hasta llegar al área de Tortugas y, posteriormente, a Rubelsanto, Alta Verapaz, donde quedó instada.

El pozo menos profundo perforado era de cinco mil pies, que Shenandoah había hecho, además de los 150 kilómetros de carreteras que se construyeron y que serían utilizadas como enlace con la Franja Transversal del Norte.

También señaló Leigh que el petróleo tenía un alto contenido de azufre, el cual era de 30 grados API; este era de buena calidad. El carburante llegaría a los tanques sin necesidad de bombearlo.

10 mil barriles

De los cinco pozos perforados por Shenandoah cuatro resultados positivos y su producción oscilaba entre cinco mil y diez mil barriles diarios.

Los pozos se mantienían cerrados en tanto se construyera el oleoducto. Esto sería aprovechado por la compañía para tener el derecho de vía y para que el Gobierno les permitiera construir el oleoducto hasta Izabal.

Leigh dijo que si todo marchaba como lo esperaban y si se daba la autorización para la construcción del oleoducto, el primer barril del crudo guatemalteco estaría llegando a Izabal en el transcurso del primer trimestre de 1977.

Futuro inmediato

Este 1977 dijo Leigh que los planes eran traer nuevos equipos perforadores para abrir más pozos; esto también abarcaría la evaluación de nuevas estructuras geológicas para la continuación del programa de perforaciones de mayor profundidad.

Petróleo mexicano

Guatemala tiene lo suyo, indicó Leigh, esto debido a la relación y proximidad entre el petróleo descubierto en Rubelsanto y el petróleo en la frontera mexicana.

En aquella ocasión se especuló que el petróleo de Rubelsanto provenía de los pozos mexicanos o viceversa. Para para la tranquilidad de todos, este no era extraído de México ni este país extraía petróleo guatemalteco.

Al concluir la exposición, Leigh respondió a preguntas sobre cómo se hacía una perforación. Otra fue si Belice tenía la posibilidad de encontrar petróleo, a lo cual respondió que varias compañías continuaban perforando en suelo beliceño.

Otra de las preguntas fue que si la Empresa Eléctrica de Guatemala y Cementos Novella habían hecho experimentos (quema de petróleo para accionar sus máquinas) y si los resultados fueron satisfactorios y si resultaría más económico consumir dicho carburante.

Inversión millonaria

Leigh, al concluir su intervención manifestó que Shenandoah había invertido alrededor de US$50 millones y que al llegar el primer barril de petróleo a Lívingston los gastos rebasarían los US$100 millones.

¿Cómo se perfora y habilita un pozo petrolero? (Video: tomado de Youtube)