Hemeroteca

Encuentro con los ancestros

Las tradiciones de noviembre dieron inicio con el vuelo de los enormes barriletes que una vez más adornaron el cielo de Sumpango y de Santiago, Sacatepéquez. Además, con la tradicional Carrera de las Ánimas

Por Hemeroteca PL

Barriletes gigantes de Sumpango Sacatepéquez. (Foto: Hemeroteca PL)
Barriletes gigantes de Sumpango Sacatepéquez. (Foto: Hemeroteca PL)

Turistas nacionales y extranjeros acuden cada año para presenciar el espectáculo que según la tradición los barriletes eran un medio para saludar a los seres queridos ya fallecidos y para ahuyentar a los malos espíritus.

Los niños y adolescentes son los primeros en presentar y elevar sus barriletes. Posteriormente se muestran el resto de las inmensas obras, elaboradas de papel de china, pegamento líquido y cinta adhesiva, sostenidas por largas cañas de bambú.

Cada año diferentes grupos participan en la exposición de cometas, con la finalidad de honrar a sus ancestros. La elaboración de estos barriletes requiere de hasta dos y tres meses.

Los gigantes lienzos de papel de china de Santiago, Sacatepéquez se convierten en canales de expresión de varios grupos de jóvenes. Los mensajes varían dependiendo del contexto que se vive en el país.

Todos Santos

Un festival de danzas folclóricas es el preámbulo del Juego de Gallos en Todos Santos Cuchumatán, Huehuetenango, que consiste en jinetes que cabalgan de manera ceremonial, de ida y vuelta en una pista instalada en una calle del pueblo.

Al inicio el ritual consistía en una travesía a caballo hasta Totonicapán. Antes se acostumbraba sacrificar gallos, pero ya no se practica.



Carrera de las Ánimas en Todos Santos Cuchumatán. (Foto: Hemeroteca PL)
Carrera de las Ánimas en Todos Santos Cuchumatán. (Foto: Hemeroteca PL)


La actividad se originó después de la Conquista, cuando los pobladores aprendieron a montar a caballo, como una ofrenda al creador y a la madre naturaleza.

Según el historiador Celso Lara Figueroa, el Juego de Gallos y los barriletes gigantes han adquirido nuevos matices con el paso del tiempo, lo cual depende de la coyuntura histórico social.

Agregó que ambos rituales estaban impregnados de un misticismo religioso que se ha perdido en la actualidad, debido a la comercialización turística, y que se publicitan como actos lúdicos.