Hemeroteca

Espectacular fuga del Preventivo de la zona 18

El 11 de enero de 2000 once reos de alta peligrosidad y condenados a muerte se fugaron del Centro de Detención Preventiva de la zona 18, luego de que tomaron de rehén al director, Nery de León Sosa.

Por Hemeroteca PL

Portada de Prensa Libre del 11/1/2000. (Foto: Hemeroteca PL)
Portada de Prensa Libre del 11/1/2000. (Foto: Hemeroteca PL)

Once reos de alta peligrosidad portando subametralladoras y pistolas escaparon del Centro Preventivo de la zona 18, tras inmovilizar a los guardias y tomar como rehén al director del penal, para luego fugarse en un camión repartidor de alimentos de una empresa privada.

Entre los fugados se encontraban miembros de tres de las bandas más peligrosas del país: Los Pasaco, El General y de Lico, algunos de los cuales ya están sentenciados a pena de muerte por los delitos de secuestro y asesinato.

Los prófugos fueron identificados como Carlos González, alias “el Gene- ral”; Jorge Alvarado, Gabriel Alvarado, alias “Lito”; los hermanos José y Nelson Rodríguez, Edwin Saavedra, Efraín Castillo, Julio Ramírez, Luis Sandoval, Jorge Mejía y Jorge Solís.

Ordenan detención

El director del Sistema Penitenciario, Joel Torres, indicó que se había ordenado ́ la detención de 20 personas consideradas sospechosas, entre ellas De León Sosa, a quien los reos sacaron del cabello y lo subieron al camión, para que nadie les impidiera salir.

Joel Torres  Director del Sitema Penitenciario acude al preventivo tras fuga. (Foto: Hemeroteca PL)
Joel Torres Director del Sitema Penitenciario acude al preventivo tras fuga. (Foto: Hemeroteca PL)


Un abogado que visitaba a su cliente en ese momento relató que vio a siete hombres con subametralladoras Uzi que se abrían paso entre las visitas.

La fuga

Tras encañonar a Carlos René Alvarez, piloto del camión a quien le ordenaron: “Acelerá hijo de p...” embistieron la primera puerta, cuya cadena y candado cedieron.

Al llegar a la última puerta, la cual da al exterior del penal, un guardia intentó cerrarla, pero se hizo a un lado pues temió ser arrollado por el camión.

“Cosa extraña”

Un testigo que estaba frente a una caseta relató que el conductor detuvo el automotor por unos segundos, e inclusive levantó las manos, para que no le dispararan.

Al ver la indecisión del guardia, quien estaba desarmado, los reclusos le ordenaron continuar la marcha.

Torres dijo que los guardias que laboraban en el área administrativa no utilizan armamento; sin embargo, los que cuidan la puerta de ingreso tienen carabinas y están autorizados para dis- parar, “pero no lo hicieron”.

El gabinete  de Identificación de la PNC proporciona fotos de algunos fugados. (Foto: Hemeroteca PL)
El gabinete de Identificación de la PNC proporciona fotos de algunos fugados. (Foto: Hemeroteca PL)


El soldado Elman Antonio López, de 24 años, quien montaba guardia en las afueras del penal, quiso detener el camión; nadie se explica porqué no accionó su fusil Galil, ya que le dio oportunidad a los reclusos para que abrieran fuego contra él, acertándole tres impactos.

Reo lesionado

El reo Byron René Pérez López fue recapturado luego de caer del camión, en el cual intentaba fugarse junto a los otros prisioneros, por lo que sufrió golpes en el cuerpo y cara; éste llevaba una pistola, con la cual quiso escapar; sin embargo, al quedarse sin municio- nes fue atrapado.

El gabinete  de Identificación de la PNC proporciona fotos de algunos fugados.
(Foto: Hemeroteca PL)
El gabinete de Identificación de la PNC proporciona fotos de algunos fugados. (Foto: Hemeroteca PL)


Rosa Guisela Contreras, quien visitaba en la cárcel a su esposo junto a sus dos hijos, señaló: “La gente se aglomeró donde estábamos; yo sólo le dije a mi esposo que nos tiráramos al suelo, que protegiéramos a los patojos, pues todos gritaban que era un motín”, expresó, tras salir del penal.

Preguntas sin respuesta

Torres dijo que investigarían cómo los reclusos obtuvieron las armas, así como en qué momento los prófugos pudieron acercarse al guardia que tenía las llaves.

“Esos son datos clave, ya que los del sector dos fueron los primeros en salir; luego, abrieron el tres y el ocho”, explicó.

Olga Sisimit dijo: “Todos nos tiramos al suelo, pero había gente que salía por todos lados, y los guardias estaban tirados en el suelo”.́

Mientras, un guardia del área administrativa relató: “Dos hombres se me acercaron con armas de fuego, me dijeron que me tirara al suelo, por lo cual me escondí debajo de la mesa; ellos cortaron los cables de la computadora y del teléfono”.

Una infografia que ilustra la fuga de varios reos de alta peligrosidad . (Foto: Hemeroteca PL)
Una infografia que ilustra la fuga de varios reos de alta peligrosidad . (Foto: Hemeroteca PL)


Esa misma noche, como a las 20 horas, tras una intensa búsqueda, la Policía Nacional Civil localizó en un paraje de la zona 17 el picop en el cual huyeron los reos.

En el interior había una tolva de subametralladora Uzi y recipientes de comida, informó la Policía.

Guilermo Ruiz Wong, ministro del interior, dijo: “Todavía no se ha decidido quién será el director del Sistema Penitenciario, aunque lo cierto es que para evitar más fugas, se brindará todo el apoyo necesario”.

Las fugas

Otro grupo de reos se fugó solo cuatro días de que entregara el poder el presidente Álvaro Arzú, lo cual fue calificado de “golpe mortal para la justicia en Guatemala” por distintos sectores.

“Es inconcebible que aún no se hayan efectuado las reformas necesarias a Presidios; con estas fugas se pone en vilo a la sociedad entera, pues criminales de alto calibre andan sueltos por las calles”, señaló Eleonora Muralles, del grupo de Familiares y Amigos contra la Delincuencia y el Secuestro.

Fachada del Centro Preventivo de la zona 18 donde se fugan varios reclusos. (Foto: Hemeroteca PL)
Fachada del Centro Preventivo de la zona 18 donde se fugan varios reclusos. (Foto: Hemeroteca PL)


Según archivos del Sistema Penitenciario, entre 1996 y 1999 se escaparon 104 reos, sin contar los que evadieron las cárceles vigiladas por la Policía, como ocurrió en Quetzaltenango, cuando se escaparon 17 reclusos.

En 1996 se escaparon 22; igual número huyó en 1997; en 1998 fueron 28, y en 1999, 32. Todos eran de alta peligrosidad.