Hemeroteca

1998: polémica por el perro Baloo

Fue noticia el 24 de septiembre de 1998 una evaluación practicada al perro "Baloo" del sacerdote Mario Orantes, sospechoso del asesinato de monseñor Juan Gerardi y a quién se le atribuyó haber mordido al prelado. 

Por Hemeroteca PL

El perro Baloo hizo historia al ser acusado de la muerte de monseñor Gerardi. Foto de 1998. (Foto: Hemeroteca PL)
El perro Baloo hizo historia al ser acusado de la muerte de monseñor Gerardi. Foto de 1998. (Foto: Hemeroteca PL)

Con la prseencia del Ministerio Público, MP, expertos veterinarios y entrenadores caninos demostraron ayer que el perro pastor alemán, de nombre Baloo, no puede saltar ni parare sobre sus dos patas traseras.

Durante la diligencia efectuada por el juez primero de Primera Instancia, Isaías Figueroa, en la veterinaria San Francisco de Asis, zona 7, también se estableció que el animal no es agresivo, y que desde 1993 comenzó a recibir tratamiento médico.

Al permitir el ingreso de la Prensa al sitio donde tienen al perro, se pudo observar que su desplazamiento es torpe, a causa de que arrastra sus patas traseras, en especial la izquierda. Asímismo, se notó falta de coordinación en su cadera, y en ningún momento ladró ni mostró agresividad hacia las personas que estuvieron en el patio donde está su jaula.

El perro Baloo fue secuestrado para ser sometido a estudios y determinar su presunta participación en la muerte de monseñor Gerardi. Foto de 1998. (Foto: Hemeroteca PL)
El perro Baloo fue secuestrado para ser sometido a estudios y determinar su presunta participación en la muerte de monseñor Gerardi. Foto de 1998. (Foto: Hemeroteca PL)
El veterinario Claudio Bobadilla, quien ha atendido al animal desde 1993, expresó que Baloo padece de la columna, próstata y oídos, lo cual evidencia los efectos de su avanzada edad. 

Después de dos meses de permanecer secuestrado, Baloo recuperará su libertad, por lo que la Fiscalía ya no considera necesario tenerlo a su cargo.

Sanción a forense

El antropólogo forense José Reverte Coma, quien fue propuesto por el Ministerio Público, afirmaba que Baloo atacó a monseñor Gerardi por órdenes de su propietario, el padre Orantes y le dió muerte. 

La teoría causó revuelo y dio lugar a que se exhumara el cuerpo de monseñor Gerardi para practicarle una segunda necropsia. En esa operación no se pudo comprobar la polémica hipótesis, sin embargo Reverte se mantuvo firme.

El veterinario Claudio Bobadilla explicó que Baloo padecía varias dolencias y que no era agresivo. (Foto: Hemeroteca PL)
El veterinario Claudio Bobadilla explicó que Baloo padecía varias dolencias y que no era agresivo. (Foto: Hemeroteca PL)

El colegio de Médicos y Cirujanos de Guatemala formalizaría una acusación en contra de Reverte ya que debió ceñirse a los hallazgos que surgieron de la necropsia y no haber emitir declaraciones anticipadas. 

El antropólogo español tenía antecedentes negativos en sus dictámenes ya que en 1993 fue expulsado de El Salvador tras investigar una masacre en dicho país.