Hemeroteca

Fallece el padre Guillermo Woods en 1976

Un accidente aéreo se produjo el 20 de noviembre de 1976 en la zona de San Juan Cotzal, El Quiché. Una avioneta se precipitó al suelo y sus 5 pasajeros fallecieron, entre ellos el misionero Guillermo Woods.

Por Néstor Galicia

El padre Guillermo Woods en su juventud. (Foto: Hemeroteca PL)
El padre Guillermo Woods en su juventud. (Foto: Hemeroteca PL)

El padre Woods, de origen norteamericano, pertenecía a la orden de Maryknoll y realizó una gran labor en pro de los campesinos de la zona de Ixcán, Quiché y en Santa Cruz Barilas, Huehuetenango, donde fué párroco.

De acuerdo con una nota periodística de la edición de Prensa Libre del 23 de noviembre de dicho año, se informó que los cadáveres de las víctimas del avionetazo serían trasladadas a Estados Unidos para su sepultura.

De acuerdo con la información oficial el accidente se produjo a medio día del sábado 20 de noviembre, cuando el padre Woods se dirigía hacia San Juan Cotzal, El Quiché acompañado de Richard Payne Hunig, Selevyn Am Huing, Ernest Legran Colem y Larry Mitchel Sawyer.

Según el reporte el causante del accidente fue el mal tiempo de lugar. Varios lugareños observaron cuando el aeroplano volaba a baja altura pese a las altas montañas de la zona. Cuando la avioneta hacía la travesía entre el Cerro Santa Adelina hacia San Juan, se escuchó un ruido como si la nave se hubiera quebrado y fue entonces cuando se vino a pique.

La avioneta se vino en picada todavía con los motores encendidos, indica el reporte, y al caer se observó en la montaña una fuerte luz que duró por varios minutos, posiblemente cuando se estaba incendiando.  Los socorristas tuvieron dificultad para llegar al sitio del percance por lo espeso de la vegetación y la falta de caminos, cuando al día siguiente pudieron acceder.

La brigada localizó en el lugar cuatro tripulantes que fallecieron calcinados a excepción del padre Woods cuyo cuerpo apareció a unos 10 metros con quemaduras. Los restos de las víctimas fueron trasladados a una funeraria de la capital donde fueron velados. El religioso expresó en vida que fuera sepultado en el lugar donde falleciera, cumpliéndose su voluntad y los cuerpos de sus acompañantes fueron repatriados a su lugar de origen.

El padre Woods

El reverendo Guillermo (William) H. Woods nació en Houston, Texas el 14 de septiembre de 1931. Se ordenó como sacerdote en 1958 en el seminario de Maryknoll de Nueva York. Recibió su primer nombramiento como coadjutor y más tarde párroco de Santa Cruz Barillas, Huehuetenango en 1959.

En Barillas, aprendió el idioma q'anjob'al y fundó dos cooperativas. La primera de estas organizaciones fue de colonización en la finca La Palestina. Woods adquirió un préstamo para comprar la finca y luego la repartió entre los miembros de la cooperativa. 

La otra organización cooperativista que fundó era de artesanía, que construía especialmente imágenes de santos. Estaba organizando además otra cooperativa en Ixcán.



Mural "La misa de los mártires" de Alessandra Vechi y Máximo Curruchiche que retrata a algunos religiosos y religiosas que murieron durante el conflicto armado interno. (Foto: Hemeroteca PL)
Mural "La misa de los mártires" de Alessandra Vechi y Máximo Curruchiche que retrata a algunos religiosos y religiosas que murieron durante el conflicto armado interno. (Foto: Hemeroteca PL)


¿Accidente o asesinato?

A la fecha las causas reales de la muerte del padre Woods no han sido aclaradas del todo. El régimen militar gobernante en el país no veía con buenos ojos el trabajo de la iglesia católica en las comunidades rurales a quienes acusaban de subversivos o comunistas.

Luego del Concilio Vaticano II en 1965 la labor de la iglesia católica retomó los principios del mensaje evangélico para llegar a más personas y caminar con la evolución de la sociedad moderna. Sugen en este contexto los planteamientos teóricos de la llamada Teología de la Liberación, que con la ayuda de las ciencias sociales estudiaban las verdaderas causas de la pobreza y la desigualdad combatiéndolas con el acompañamiento y promoción de los más desfavorecidos.

De acuerdo con el Informe de Recuperación de la Memoria Histórica (Remhi) en ese momento el clero de la iglesia se manifestó en tres corrientes: la sacramentalista, la que se centró en los movimientos y la desarrollista. La primera se basaba en la administración de los sacramentos; la segunda en los movimientos del apostolado seglar como los Cursillos de Cristiandad y el Movimiento Familiar Cristiano. Por su parte la desarrollista buscaba salidas a las necesidades inmediatas de la gente a través del cooperativismo, las ligas campesinas, los comités pro-mejoramiento, la construcción de escuelas e infraestructura básica.

La orden de los padres de Maryknoll llegó a Guatemala en 1957 y comenzaron organizando cursillos de capacitación social en las áreas rurales y a la formación de cooperativas para el desarrollo de los campesinos, dicho programa fue abanderado por el padre Woods al punto de que el Instituto Nacional de Transformación Agraria, Inta, les permitió a los religiosos la colonización del área de Ixcán Grande en Quiché.

Al mismo tiempo desde la capital del país, el régimen militar de Arana Osorio y los sectores empresariales se interesaron en la Franja Transversal del Norte que atraviesa los departamentos de Huehuetenango, Quiché, Alta Verapaz e Izabal como una fuente de riqueza, al punto en que varios funcionarios del régimen obtuvieron grandes extensiones de tierra, como el ministro de la defensa de Ydígoras, Romeo Lucas García, futuro presidente de la República.

Hasta ese entonces el Ixcán era un lugar casi impenetrable por su exhuberante vegetación. Los Maryknoll con el liderazgo del padre Woods colaboraron con establecer a al menos dos mil familias en cinco aldeas. Además de guarderías, clínicas y la capacitación en producción agrícola de productos diversos. A pesar de ser una tarea gubernamental la colonización fue posible a este trabajo.

La capacidad organizativa de las comunidades y su desarrollo ponían en peligro los negocios de los inversionistas y del gobierno, además de perder la mano de obra barata para las plantaciones en especial de algodón que se encontraba en auge y que fue denunciada por las infrahumanas condiciones laborales de los trabajadores.

El padre Woods no fue ajeno a señalamientos de colaborar con los grupos de la insurgencia, y fue amenazado varias veces por el régimen al igual que decenas de catequistas y religiosos durante el conflicto armado interno. Su "pecado" fue el de empoderar a los campesinos con educación y tierra para su desarrollo. Es por ello que la teoría de que el siniestro en el que falleció no fue algo fortuito si no que fue un ataque directo por su labor misionera cobra mas fureza. En la actualidad el religioso aparece en los listados de las víctimas del conflicto armado interno y su causa de canonización y reconocimiento del martirio por parte de la iglesia católica se encuentra abierto.



Canto dedicado al padre Woods. (Video: Tomado de Youtube)