Hemeroteca

Fallece el papa Paulo VI

Conmoción en el mundo provocó la muerte del Papa Paulo VI sucedida un día como hoy 6 de agosto de 1978. El Papa Montini falleció en su residencia de verano en Castelgandolfo, sureste de Italia.

Por Hemeroteca PL

Titular anunciando la muerte de Paulo VI en 1978. (Foto: Hemeroteca PL)
Titular anunciando la muerte de Paulo VI en 1978. (Foto: Hemeroteca PL)

El Santo Padre había sufrido tres horas antes de su deceso un síncope cardiaco, complicado con un edema de pulmón, informó muy afectado el vocero de la Santa Sede, reverendo Pierfranco Pastore. "Con profunda angustia y emoción se nos ha informado que le papa murió a las 9.40 pm esta noche, 6 de agosto".

El Papa había dicho en los últimos días que veía aproximarse a la muerte y cinco días antes dijo que su muerte "no podía estar lejos". En el momento de su expiración se encontraban a la cabecera del Pontífice sus dos médicos personales, el secretario de estado, cardenal Jean Villot y varios sacerdotes, dijeron las fuentes de la Santa Sede. El desenlace se produjo rápidamente en sólo 3 horas y 15 minutos, ya que el ataque cardiaco fue seguido por un edema, acumulación de líquido en los pulmones, complicación a menudo mortal, especialmente en ancianos.

Unas 200 personas se encontraban frente al palacio veraniego del Papa, en Castelgandolfo, cuando se anunció la muerte, a las 10 pm, hora local. En ese momento todas las luces de Roma se apagaron y las campanas de las iglesias comenzaron a tañer planideramente. El público en la plaza de San Pedro cayó de rodillas y comenzó a rezar, en medio de sollozos.



Feligreses se congregaron afuera del Palacio de Castelgandolfo al momento de conocerse la noticia del fallecimiento de Paulo VI, en la otra fotografía, el Pontífice en vida. (Foto: Hemeroteca PL)
Feligreses se congregaron afuera del Palacio de Castelgandolfo al momento de conocerse la noticia del fallecimiento de Paulo VI, en la otra fotografía, el Pontífice en vida. (Foto: Hemeroteca PL)


El deceso se produjo en momentos en que los médicos le suministraban oxígeno y trataban de mantenerle la respiración. Ya durante el atardecer, cuando la gravedad era evidente, funcionarios de la Santa Sede realizaron una visita a las grutas vaticanas donde se entierra a los papas, para estar listos a cualquier eventualidad, dijeron las fuentes. El primer anuncio sobre el ataque cardiaco fue dado por Pastore, quien manifestó: "Esta tarde el estado del Papa se tornó súbitamente grave, luego que se sobrevivió a un ataque cardiaco. Pidió plegarias por el Santo Padre a fin de que Dios lo devuelva pronto sano a la iglesia y al mundo", dijo.

El vocero del Papa indicó que el ataque se produjo a eso de las cinco de la tarde, hora local, mientras estaba en cama escuchando las plegarias que recitaba su secretario, don Pascuale Macchi. Tan pronto como se enteró de la noticia el secretario de estado del Vaticano, cardenal Jean Villot, corrió hacia la habitación del Pontífice. Además de la artritis este año había sufrido dos veces la influenza. El día anterior se había dicho que su estado de salud era bueno, considerando su edad. La información sobre el ataque cardiaco sorprendió un día después de que el Vaticano informó que el Pontífice de 80 años, sufrió un agravamiento.



Paulo VI fue el último papa conducido en un trono, en la imagen el día de su toma de posesión en 1963. (Foto: AP)
Paulo VI fue el último papa conducido en un trono, en la imagen el día de su toma de posesión en 1963. (Foto: AP)


Reacciones

Millones de personas en todo el mundo sollozaron abiertamente y oraron de rodillas por el alma del Papa Paulo VI. Al formularse el anuncio de que el Pontífice había muerto, los soldados de la guardia pontificia, vestidos con sus uniformes tradicionales, se arrodillaron de inmediato en el empedrado de la plaza, frente a la residencia y comenzaron a orar, conteniendo con esfuerzo los sollozos.

Las campanas de todos los templos de la población de 5 mil habitantes doblaron en señal de duelo y en la iglesia de Santo Tomás de Aquino se celebró poco después una solemne misa de réquiem. En Líbano también doblaron las campanas de duelo en medio del fuego de cañones y cohetes que intercambiaban las tropas sirias y los milicianos cristianos libaneses. Los presidentes de Estados Unidos, el Rabino de Israel y otras personalidades mostraron su pesar por la pérdidad del líder de la Iglesia Católica.



Paulo VI fue velado un día en el Palacio de Castelgandolfo, luego fue trasladado a la Basílica de San Pedro en Roma. (Foto: Hemeroteca PL)
Paulo VI fue velado un día en el Palacio de Castelgandolfo, luego fue trasladado a la Basílica de San Pedro en Roma. (Foto: Hemeroteca PL)


En Guatemala la Nunciatura Apostólica recibió las condolencias de los fieles católicos y de las autoridades de gobierno y realizó las honras fúnebres de Paulo VI en el Santuario Expiatorio al Sagrado Corazón de Jesús. El cardenal Mario Casariego y Acevedo participó en las exequias realizadas en Roma.





Honras fúnebres

Al día siguiente del fallecimiento, el cuerpo del Pontífice fue exhibido en una de las salas del Palacio de Castelgandolfo donde unos 15 mil feligreses oraron ante los restos. Luego Paulo VI fue trasladado a Roma para recibir la despedida de miles de peregrinos de todo el mundo y jefes de Estado. Miles y miles desfilaron ante el cuerpo del Papa revestido con los atributos del Obispo de Roma.

El día 13 de Agosto se realizaron las exequias en las que participaron unas cien mil personas en la Plaza de San Pedro del Vaticano. Previamente el Pontífice había solicitado que se le enterrara en un sepulcro de tierra sin mayores lujos. Sin embargo su tumba se ubicó bajo la de San Pedro sobre el piso. Paulo VI fue beatificado por el Papa Francisco el 19 de octubre de 2014.



Sellos postales emitidos luego de la muerte del Papa Paulo VI cuando la silla de San Pedro quedó sin ocupante a este periodo se le conoce como Sede Vacante. (Foto: AP)
Sellos postales emitidos luego de la muerte del Papa Paulo VI cuando la silla de San Pedro quedó sin ocupante a este periodo se le conoce como Sede Vacante. (Foto: AP)


En la imponente ceremonia los feligreses lloraban y aplaudían el paso del féretro elaborado de madera de ciprés sin mayor adorno que el del libro de los evangelios. Muchos le vivaban como un gesto de reconocimiento. Un centenar de cardenales inclinaban la cabeza reverentemente a su paso, y lo siguieron en fila de dos, a través de la plaza.

Al finalizar los nueve días de duelo se realizó el cónclave para elegir al sucesor de Paulo VI, entre los que se encontraba el arzobispo de Guatemala, Monseñor Mario Cardenal Casariego; finalmente se eligió al cardenal italiano Albino Luciani quien adoptó el nombre de Juan Pablo, en honor a sus predecesores. Luciani se convirtió en Juan Pablo I al fallecer a los 33 días de haber tomado posesión de la silla de San Pedro uno de los pontificados más cortos de la historia.