Hemeroteca

Tragedias y motines en cárceles de Latinoamérica

Muchas cárceles latinoamericansd son consideradas altamente peligrosas y propensas a motines. Este miércoles 10 de febrero, un motín dejó 52 muertos en un penal de Monterrey México. En esta nota publicamos algunos casos de los últimos 24 años.

Por Por: Hemeroteca PL

Un reo permanece junto a los cadáveres de sus compañeros fallecidos en un incendio en San Pedro Sula en 2004. (Foto: AFP)
Un reo permanece junto a los cadáveres de sus compañeros fallecidos en un incendio en San Pedro Sula en 2004. (Foto: AFP)

Una de las masacres de los últimos años que impactó al mundo ocurrió el 2 de octubre de 1992 en el centro de detención de Sao Paulo, Brasil, más conocida como la Cárcel de Carandirú.

De acuerdo con información de la Policía, una disputa entre bandas rivales motivó un motín en la prisión, una de las más grandes y peligrosas del país que tenía en ese entonces una población de unos 7 mil reos.

Las fuerzas de seguridad afirmaban que incursionó un contingente de 341 agentes al descubrirse un plan masivo de fuga; sin embargo, un enfrentamiento armado dejó como resultado 111 presos muertos, 60 heridos entre los que se incluían reclusos y policías.

Entre la confusión trascendían las denuncias de reos sobrevivientes quienes afirmaban que la policía asesinó a sus compañeros luego de haberse rendido, por lo que se inició una investigación para comprobar que sucedió. Varias organizaciones internacionales de derechos humanos calificaron como terrible la masacre de los reclusos y le dio seguimiento al proceso judicial.

El proceso fue calificado como el mayor ejemplo de la impunidad en el sistema judicial de Brasil, ya que tardó más de 20 años en conseguir una sentencia. Finalmente 25 policías fueron procesados y encontrados culpables por haber asesinado a 52 internos, y fueron condenados a 624 años de prisión.



Nota periodística informando sobre motin en una cárcel de Huancayo, Perú en 1992. (Foto: Hemeroteca PL)
Nota periodística informando sobre motin en una cárcel de Huancayo, Perú en 1992. (Foto: Hemeroteca PL)


Asedio en Perú

Un enfrentamiento entre el ejército peruano y el grupo guerrillero "Sendero Luminoso" en torno a una prisión federal en la ciudad de Huancayo en el centro del país, dejó como saldo 13 muertos, el 8 de mayo de 1992.

La penitenciaría de Canto Grande albergaba a unos dos mil prisioneros, 700 de ellos pertenecían al movimiento Sendero Luminoso y al grupo revolucionario Tupac Amaru. El penal ubicado a unos 190 kilómetros al este de Lima, en la jurisdicción de la ciudad de Huancayo, la cual fue asedidada por el grupo guerrillero provocando ataques dinamiteros en contra de edificios públicos.

Los prisioneros obtuvieron en la clandestinidad armas y explosivos, los cuales tenían ocultos en las celdas bajo su control.

Golpe de Estado

El 27 de noviembre de 1992 se produjo un intento de golpe de Estado en contra del presidente de Venezuela, Carlos Andrés Pérez, en el cual turbas saquearon comercios e incendiaron vehículos en un populoso sector de Caracas.

Entre la confusión, reos de un penal de la capital, Caracas, aprovecharon la situación e intentaron fugarse; sin embargo, las fuerzas de seguridad evitaron la fuga y el enfrentamiento tuvo como saldo 17 muertos.

Inundación

El estado de Tabasco, México, fue afectado por torrenciales lluvias en los primeros días de octubre de 1999. El 9 de octubre se produjo un motín en la cárcel de Villahermosa. El penal resultó inundado y los presos abandonaron las celdas y se refugiaron en las azoteas.

La carcel tenía capacidad para unos mil presos. Durante un mes las fuerzas de seguridad mexicanas intentaron recuperar el control del penal,tiempo durante el cual varias riñas e intentos de fuga dejaron como resultado 11 presos muertos y 40 heridos. Durante la operación los agentes confiscaron 250 armas rudimientarias y descubrieron agujeros y túneles por donde los reclusos pretendían fugarse.



El 21 de mayo de 2001 un incendio se produce en un centro carcelario de Iquique, Chile. (Foto: Hemeroteca PL)
El 21 de mayo de 2001 un incendio se produce en un centro carcelario de Iquique, Chile. (Foto: Hemeroteca PL)


Drama en penal

Una sangrienta revuelta en la cárcel de Iquique, a 1,857 kilómetros al norte de Santiago de Chile, causó al menos 26 muertos. El penal habían 1,700 reos los cuales estuvieron a punto de morir calcinados el 21 de mayo de 2001.

De acuerdo con la Policía local, el origen del motín fue una acción solidaria en favor de una interna que se prendió fuego en otra cárcel, la de Arica, a 2,050 kilómetros al norte de Santiago. La mujer había tomado esa decisión tras ser rechazada por la Policía de prisiones su petición de visitar a su hermano preso también en otra cárcel de Arica después de haber sido trasladado.

En Iquique un interno intentó quemarse, lo que posteriormente originó un gran incendio en las demás dependencias. Otras versiones afirmaban que el incendio fue originado por una falla eléctrica.

Mueren un centenar de reos

Unos 103 prisioneros, muchos de ellos jóvenes pandilleros de la denominada Mara Salvatrucha, murieron el 17 de mayo de 2004 en un incendio en el Centro Penal de San Pedro Sula, al norte de Honduras. La tragedia fue considerada como la peor tragedia penitenciaria en la historia de Honduras.

En el penal, construido para 1,700 internos, habían 2 mil 227 presos, y 182 en el pabellón incendiado, según indicaron las autoridades. "Hubo un cortocircuito causado por el sobrecalentamiento de un motor, que explotó, de un enfriador de refrescos de la celda", informó el vocero de la Policía.

Un reo miembro de la pandilla MS comentó que efectivamente se había producido un cortocircuito; sin embargo, las autoridades del penal en vez de abrir los módulos, la tomaron en contra de los reclusos a disparos para que no se fugaran.  Familiares y miembros de la iglesia católica exigieron investigar a profundidad el incidente.

Una tragedia similar tuvo lugar el 5 de abril de 2003 en el que murieron 68 reos en la cárcel El Porvenir, en las cercanías de La Ceiba.



Nota periodística informando sobre la muerte de mas de 100 reos en un incidente en San Pedro Sula, Honduras. (Foto: Hemeroteca PL)
Nota periodística informando sobre la muerte de mas de 100 reos en un incidente en San Pedro Sula, Honduras. (Foto: Hemeroteca PL)


Enfrentamiento mortal

Nuevamente un incendio causó una tragedia en un centro de detención, esta vez en la ciudad de Higüey, ubicada a 145 kilómetros al este de Santo Domingo, República Dominicana, el 7 de marzo de 2005.

El siniestro ocurrió por un enfrentamiento entre bandas rivales que se disputaban el control del penal. Los incidentes se iniciaron en el pabellón "Vietnam" del recinto penitenciario cuando uno de los reclusos disparó repetidas veces contra un grupo de presos pertenecientes a una banda rival.

Uno de los reos sobrevivientes indicó que "el problema comenzó porque habían dos higüeyanos que querían controlar la cárcel y nos estaban cobrando mil pesos a cada uno (unos US$25) por estar ahí".

La pelea fue controlada por los guardias, pero horas más tardes varios prisioneros iniciaron un motín al quemar las almohadas y sábanas en sus celdas.



En 2005 mueren 134 reos en un incendio en la cárcel de Higüey, República Dominicana. (Foto: AP)
En 2005 mueren 134 reos en un incendio en la cárcel de Higüey, República Dominicana. (Foto: AP)


Riña entre narcos

México ha tenido varios hechos relacionados con motines en prisiones a lo largo de su territorio, especialmente donde se encuentran narcotraficantes. El 14 de junio de 2010 trascendió un tiroteo entre internos en el centro penitenciario de Mazatlán, al oeste del estado mexicano de Sinaloa.

En el enfrentamiento murieron 29 internos, el cual fue motivado por una riña entre presos y no un presunto intento de fuga de reos relacionados con el cartel de Los Zetas, según habían informado medios mexicanos inicialmente.

Según las investigaciones la riña se produjo entre integrantes de las organizaciones del narcotráfico antagónicas, los Zetas y el cartel de Sinaloa. Este estado es uno de los más violentos de México y que está controlado por el narcotráfico.