Hemeroteca

Sydney 2000: primeros juegos en Oceanía

Los Juegos Olímpicos de Sydney en el año 2000 generaron expectativa en el deporte mundial ya que se trataba de los primeros del siglo, milenio y del continente de Oceanía. 

Por Hemeroteca PL

El logo oficial y las mascotas Olly, Syd y Millie, de los Juegos Olímpicos Sydney 2000. (Foto: Hemeroteca PL)
El logo oficial y las mascotas Olly, Syd y Millie, de los Juegos Olímpicos Sydney 2000. (Foto: Hemeroteca PL)

Veintiséis records mundiales, 66 marcas olímpicas, el fallido intento de Marion Jones de ganar cinco medallas de oro y una organización impecable fueron el legado de los Juegos Olímpicos de Sydney.

Todas las miradas apuntaron a la estadounidense desde que llegó a Sydney decidida a ganar medallas doradas en los 100, los 200, el salto en largo y los dos relevos.

Jones no logró su objetivo, pero se fue con tres medallas doradas (100, 200 y relevo largo) y dos de bronce. Además, supo perder con gracia y se conquistó el corazón de la gente. 

Su actitud desafiante en la victoria y humilde en la derrota fue un poco el símbolo de los Juegos, que estuvieron rodeados por una organización casi perfecta y los cuales resultaron una fiesta tanto para el público como para los deportistas.



La atleta estadounidense Marion Jones sostiene sus cinco medallas olímpicas. Jones fue la figura destacada de las olimpiadas de Sydney 2000.  (Foto: AP)
La atleta estadounidense Marion Jones sostiene sus cinco medallas olímpicas. Jones fue la figura destacada de las olimpiadas de Sydney 2000. (Foto: AP)


La fallida empresa de Jones, combinada con la ausencia de Maurice Greene y Michael Johnson en los 200 metros, contribuyeron a restarle un poco de brillo al atletismo.

Baste decir que las pruebas más atractivas resultaron la de salto en largo femenino, en la que la veterana alemana Heike Derchsler derrotó a la italiana Fiona May y a Jones, y el salto con garrocha femenino, no tanto por el nivel de la competencia como por la belleza de las participantes.

Atletismo, sin records

Por primera vez en más de medio siglo, por otra parte, el atletismo no registró un solo récord mundial, probablemente como resultado de los severos controles al uso de sustancias prohibidas que hubo en Sydney.

El grueso de las marcas mundiales cayó en la natación (15) y el levantamiento de pesas (21). La natación casi le quita al atletismo la condición de deporte rey.

Además de la lluvia de records hubo batallas memorables, que consagraron a los holandeses Inge de Bruijn (tres medallas de oro y tres records mundiales) y Pietr van den Hoogenband (dos medallas de oro, una de bronee y dos records mundiales), al "Torpedo" australiano lan Thorpe (una de oro con récord mundial y una de plata en pruebas individuales, y dos de oro en los relevos), y al estadounidense Lenny Kreyzelburg (dos de oro individuales y una en relevos).

La estadounidense Jenny Thompson, por su parte, hizo historia al conquistar su octava medalla olímpica dorada, todas ellas con relevos. Tiene además una de plata y otra de bronce, en pruebas individuales.

Las14 medallas doradas ganadas en la natación y las 10 del atletismo ayudaron a que Estados Unidos conservase su supremacía indiscutida en el cuadro de preseas.



Ian Thorpe, de Australia, destacó en la natación. (Foto: AP)
Ian Thorpe, de Australia, destacó en la natación. (Foto: AP)


El poderío de EE.UU.

Los norteamericanos acumularon 39 de oro y 97 en total, comparado con las 32 y 88 de Rusia, que quedó segunda en la tabla.

China se ubicó tercera con 28 y 59, ayudada por barridas en deportes como el badminton (en que ganó cuatro de cinco medallas de oro), los clavados (cinco de ocho), el tenis de mesa (las cuatro en juego) y las pesas (cinco de 11).

En los clavados, la china Fu Mingxia se llevó su cuarta medalla de oro e igualó una marca que compartían los estadounidenses Greg Louganis y Pat McCornick.

El ciclismo coronó a la holandesa Leontien Zijlaard, quien se llevó tres medallas doradas y una de plata, y fijó un récord mundial.

La gloria cubana

El cubano Félix Sayón resultó la figura dominante del boxeo al conquistar su tercera medalla de oro en la división de los pesados e igualar una marca que compartían su compatriota Teófilo Stevenson y el húngaro Lazlo Papp.

Cuba dominó el boxeo ganando cuatro de las 12 medallas de oro distribuidas por ese deporte. Pero sufrió un duro golpe cuando su equipo de béisbol perdió la final ante Estados Unidos y cuando Javier Sotomayor tuvo que conformarse con la plata en el salto en alto.

El equipo cubano de voleibol femenino, no obstante, conquistó su tercera medalla de oro consecutiva. La del voleibol masculino fue para Yugoslavia.



La selección de fútbol de Camerún se coronó con el oro en Sydney 2000. (AFP)
La selección de fútbol de Camerún se coronó con el oro en Sydney 2000. (AFP)


Camerún celebra

El fútbol coronó por segunda vez seguida a un equipo africano, Camerún, que derrotó a Brasil en los cuartos de final y a España en la final, y se llevó de regreso al Africa una presea dorada ganada hace cuatro años por Nigeria.

Estados Unidos ganó su tercer título olímpico seguido en basquetbol masculino, pero perdió el aura de los Equipos de Ensueño y casi pierde su primer partido desde que incluye a astros de la NBA en su alineación.

Lituania estuvo a punto de dar el gran campanazo en las semifinales, en que cayó por dos puntos. El país de Europa occidental que más medallas ganó fue Alemania, con 14 de oro y 57 en total. Pero en conjunto, los europeos occidentales tuvieron una producción fenomenal de 85 medallas doradas y 244 en todo concepto.

Participación guatemalteca

La participación de la delegación guatemalteca en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000, transcurrió sin pena ni gloria, con más desengaños que satisfacciones. Con un balance negativo, comparado con lo realizado en Atlanta 96.

Luis Medrano, de levantamiento de pesas, fue el único competidor con un balance positivo en su actuación. Terminó en el puesto 13 en la categoría de 56 kilos, y aunque no logró colocarse dentro de los 10 mejores del mundo, escaló cinco posiciones en el ranking mundial, e igualó sus mejores marcas.

Julio Martínez, en los 20 kilómetros marcha, no logró estar dentro de los punteros. Un "agotamiento físico", según lo manifestó él mismo, lo hizo terminar en la penúltima posición de la prueba.

Attila Solti no clasificó a la final de los mejores ocho tiradores en la prueba de blancos móviles a 10 metros, en donde era un claro aspirante a las medallas, tras haber ganado la Copa del Mundo celebrada en Munich, Alemania. El tirador guatemalteco terminó en la posición 10, por debajo de la sexta que consiguió en Atlanta 96.

El tirador Sergio Sánchez, en las modalidades de pistola, quien había terminado octavo en Atlanta 96 en la prueba de pistola libre, no logró pasar de media tabla. Terminó en las posiciones 34 y 16 en sus competencias.

Juan Carlos Romero, quien el primer día de competencia en Atlanta 96 encabezó la prueba de Skeet, terminó en Sydney, en el puesto 35. Por debajo de las expectativas.



La delegación guatemalteca a su arribo a la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Sydney 2000.  (Foto: Hemeroteca PL)
La delegación guatemalteca a su arribo a la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Sydney 2000. (Foto: Hemeroteca PL)


Gabriel Sagastume, seleccionado de tae kwon do, con apenas 18 años, es por su juventud una de las esperanzas del deporte guatemalteco. A pesar de que fue eliminado en el primer combate en la categoría de -56 kilos, tuvo que iniciar el ciclo olímpico por la prueba mas difícil. Tiene tiempo y futuro para trabajar.

La marchista Teresita Collado, por los problemas de lesión que había afrontado antes de viajar a Sydney, estuvo muy lejos de su condición para competencia, y terminó en el puesto 41 en los 20 kilómetros femeninos.

El marchista Luis García Bichinie salió muy bien posicionado en la prueba de 20 kilómetros, pero también se quedó rezagado y no logró reponerse. Ocupó la posición 32.

Oscar Pineda compitió en la prueba de ruta de ciclismo. Logró mantenerse con el pelotón la mayor parte del recorrido, pero cuando los ataques iniciaron, se quedó sin posibilidad de responder. Cruzó la meta en la posición 91.



La bahía de Sydney con el icónico Teatro de la Ópera iluminados por las luces artificiales de los actos de clausura.  (Foto: AP)
La bahía de Sydney con el icónico Teatro de la Ópera iluminados por las luces artificiales de los actos de clausura. (Foto: AP)


Alvaro Fortuny, que en la natación venía en busca de superar sus propios records nacionales, no logró su cometido. Terminó en los puestos 38 y 39 en las pruebas de 100 y 200 metros pecho. Tampoco logró ser el mejor centroamericano, ya que en ambas, el salvadoreño Francisco Suriano fue superior.

Jorge Quintanal, seleccionado de judo, enfrento a rivales muy difíciles desde el inicio. Fue eliminado por el primer adversario, y después cayó en su primer combate en el repechaje.

Oscar Meneses, quien corrió en la prueba de los 100 metros planos, realizó una marca razonable de 10.54, pero a nivel de Juegos Olímpicos, eso sólo le alcanzó para el puesto 55, tal y como se esperaba.