Hemeroteca

El carnaval de Mazatenango: tradición centenaria

Una de las tradiciones previas a la Cuaresma es el carnaval. En Guatemala destaca el centenario Carnaval que se realiza en Mazatenango, cabecera del departamento de Suchitepéquez, el cual data de 1885.

Por Hemeroteca PL

La fiesta de carnaval es una de las tradiciones más antiguas del mundo occidental. El cristianismo adaptó la festividad como paso previo a un período penitencial conocido como la Cuaresma, y se sabe que ésta fue establecida hacia el siglo IV, como la mayoría de tiempos sagrados del Cristianismo. En ese sentido, el carnaval tomó su carácter de fiesta de la carne, antes de la época de abstinencias que significaba la Cuaresma. 

El concepto del carnaval era un disfrute de las sensaciones sobre el control del raciocinio, de comidas frente a los ayunos cuaresmales y otros goces similares. Uno de los carnavales más célebres era el veneciano, que durante los siglos XVII y XVIII transformaba a la ciudad en la sede de todos los placeres.

El espiritu hispánico trasplantado al continente americano era diferente, aunque se sabe que en la época colonial hasta los frailes se tomaban sus licencias. Por ejemplo, en el siglo XVII se censuró a los religiosos de San Agustín, en la ciudad de Santiago de Guatemala, hoy Antigua, por permitir que se ofrecieran espectáculos teatrales en el claustro del convento, ya que su patio permitía la acomodación de los espectadores.

Sin embargo, el carnaval es una fiesta que, a pesar de disfrutarse en muchos lugares, no ha permitido el desarrollo de complejas tradiciones en el territorio guatemalteco. Solamente en un lugar del país ha dejado un carácter que cobra dimensiones especiales, en el que participa gran parte de la población y que reúne a numerosos visitantes.



Carrozas del Carnaval de Mazatenango en 1970. (Foto: Hemeroteca PL)
Carrozas del Carnaval de Mazatenango en 1970. (Foto: Hemeroteca PL)


En la Tierra del Venado

En Mazatenango, una ciudad a la que se llega después de tres horas de viaje desde la capital, se celebra la fiesta del carnaval como principal festividad local desde hace más de una centuria.

Era la época de los gobiernos liberales, en la que se trataban de eliminar las costumbres católicas, conforme al pensamiento del positivismo que imperaba a fines del siglo XIX.

Durante los años del período hispánico en Mazatenango, como en todos los demás lugares de la región, se celebraba en la iglesia parroquial la festividad de San Bartolomé, patrono del pueblo.

El día dedicado a San Bartolomé es el 24 de agosto, precisamente durante la estación lluviosa, que tan generosamente baña el territorio. Para las autoridades del siglo XIX ese día ya no significaba nada y, además, no permitía regocijos populares, en los que se destacaban las virtudes, reales o propagandísticas, de los gobernantes.



Las corridas de toros eran muy tradicionales durante las primeras décadas en el Carnaval. Foto de 1970. (Foto: Hemeroteca PL)
Las corridas de toros eran muy tradicionales durante las primeras décadas en el Carnaval. Foto de 1970. (Foto: Hemeroteca PL)


Además, en Mazatenango se celebraba otra fiesta, la de la Virgen de Candelaria, con la que culminaban el ciclo de las celebraciones navideñas yen la que se acostumbra llevar velas bendecidas en el templo para el nacimiento.

No obstante, tampoco satisfacía los intereses seglares de las autoridades, por eso, por medio del Acuerdo Gubernativo del 8 de julio de 1885 se determinó que la fiesta oficial de la población sería, en adelante, la del carnaval, una festividad precristiana por excelencia.

Al parecer, desde sus inicios gozó de la aprobación de los pobladores, ya que en los primeros años se celebraba en la plaza de la población y, un poco después, en 1925, ya ocupaba toda una avenida, La Libertad, y otras calles del lugar.





Cinco años más tarde, en 1930, el carnaval fue trasladado a otro espacio físico, donde se pudiera albergar a los concurrentes. Para ello se seleccionó el Campo de Marte, en el cantón Santa Cristina. Este predio lo ocupa en la actualidad la terminal de buses y un mercado.

Ya en la década dé 1930 todas las fiestas se concentraron en el carnaval y, el 27 de enero de 1937, la fiesta quedó establecida como Feria Departamental.

Las celebraciones incluían las corridas de toros, en una región con importantes inversiones ganaderas. De tal manera que, en la plaza de Mazatenango, se levantaba una barrera para que el público pudiera apreciar la fiesta brava sin riesgos, especialmente las autoridades, quienes se instalaban en el piso alto del antiguo edificio de la Municipalidad.





Es común escuchar las narraciones de personas de edad que cuentan que en esos años, los toreros eran jóvenes voluntarios que se lucían ante las muchachas que asistían al espectáculo.

Nuevos símbolos

A pesar de su corte secular, el carnaval es parte del ciclo religioso de la Cuaresma y Semana Santa, que tanto arraigo tiene entre los pobladores del país.

Por esa razón, se justificó la celebración del carnaval con una tradición que cuentan los ancianos del lugar. Según el relato, una imagen de la Virgen María apareció a a orilla de un pozo en San Lorenzo Suchitepéquez.



Las coloridas carrozas dan alegría al desfile del Carnaval Mazateco. (Foto: Hemeroteca PL)
Las coloridas carrozas dan alegría al desfile del Carnaval Mazateco. (Foto: Hemeroteca PL)


El hecho prodigioso motivó a los lugareños a trasladar la imagen a Mazatenango, donde fue proclamada la "milagrosa patrona de la ciudad". Pero la imagen fue devuelta a su lugar de origen. Probablemente fue una narración simbólica que dio sentido a la sustitución de un festival religioso por otro que, aunque profano, tiene cabida en el ciclo sagrado del cristianismo popular.

Disfraces, carrozas y más

Con el paso de los años, el carnaval fue adquiriendo mayor importancia local y regional, tomando el nombre de Internacional Feria del Carnaval Mazateco, ya que la ciudad es visitada por comerciantes mexicanos gracias a su proximidad a la frontera.



La belleza de las mujeres mazatecas es representada cada año por las Reinas del Carnaval. (Foto: Hemeroteca PL)
La belleza de las mujeres mazatecas es representada cada año por las Reinas del Carnaval. (Foto: Hemeroteca PL)


En la actualidad se trata que las presentaciones culturales, tradiciones folclóricas y costumbres religiosas tengan un lugar preferente dentro de las celebraciones carnavalescas, aunque la juventud disfruta mucho de los disfraces y carrozas que realizan artesanos locales y de otros lugares, en especial de la ciudad capital.

Otro de los aspectos que divierten al espectador es la elección del Rey Feo, tan característica de las situaciones bufas y que se ha establecido en la cultura popular. Además, se continúa con tradiciones muy añejas como la elección de señoritas que simbolicen la belleza mazateca, como la Reina del Carnaval, de los Juegos Florales, Indígena, Infantil y Señorita Mazatenango.