Hemeroteca

Huracán Fifí  causa devastación en Guatemala y Centroamérica

Fenómeno climático causa daños a su paso por Guatemala y deja miles de pérdidas en agricultura. Honduras llevó la peor parte, debido a que murieron más de 10 mil personas.

Por Silvia Lemus

Portada del 21 de septiembre de 1974. (Foto: Hemeroteca PL)
Portada del 21 de septiembre de 1974. (Foto: Hemeroteca PL)

Guatemala ha sido afectada históricamente por desastres climáticos, ya que la ubicación y geografía donde se encuentra Centroamérica hace que sea más vulnerable y esté expuesta a huracanes, inundaciones, deslizamientos y terremotos.

El 20 de septiembre de 1974  ocurrió uno de los mayores desastres: el paso de una tormenta tropical y el huracán Fifí   cuyos vientos alcanzaban los  200 kilómetros por hora. La emergencia duró más de una semana. A su paso dejó desolación y destrucción y miles de personas afectadas.

Fue considerado uno de los más devastadores y con mayor fuerza destructiva, hasta el paso del huracán Mitch, en 1998.

Fifí también afectó a Honduras, México, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica; sin embargo, Honduras fue el más afectado de todos, ya que se contabilizaron más de 10 mil muertos y 600 damnificados.

Afectados

En Guatemala, más de 200 personas perdieron la vida, en su mayoría ahogadas, y miles  quedaron sin vivienda,  ya que estas fueron arrastradas por  los ríos. Además, se reportaron puentes dañados, caminos y carreteras destruidas, numerosos derrumbes y deslaves. 

La  capital  fue afectada por el huracán que dejó destrozos e inundaciones en varias zonas, así como caída de árboles y daños en el alumbrado público.



Destrucción que dejó a su paso el huracán Fifí. (Foto: Hemeroteca PL)
Destrucción que dejó a su paso el huracán Fifí. (Foto: Hemeroteca PL)


Villa Nueva

Lluvias causaron deslave en ruta a Villa Nueva en el Km 17,  del antiguo camino, y provocó daños a a cinco granjas dejando sin trabajo a muchas personas y daños materiales.

Escuintla

Mil  427 personas fueron evacuadas,  de las fincas El Jute, Santa Elena, y la Aldea Versalles, fueron llevados  a otros lugares seguros ya que  donde vivian estaban totalmente inundados los poblados, tanto en el  Puerto  San José como en Iztapa, el desborde de ríos causó daños en los caminos, quedaron  puentes destruidos, tramos  de carreteras dañadas así como algunas aldeas incomunicadas.

Cuerpos de socorro  de la Cruz  Roja se trasladaron a Escuintla , para llevar medicinas, atención  médica, agua, ropa y comida para las personas que se encontraban atrapadas y sin víveres.

Retalhuleu

Los parcelamientos la Máquina, San Andrés Villa Seca, Caballo blanco, Monterrey  así como las Cruces, fueron inundados por el desborde de los ríos Nil y Ocosito. Dichas inundaciones causaron daños en muchas plantaciones, las cuales se perdieron por el exceso de lluvia.

Petén

El Río Mopán,  en Melchor de Mencos, arrastró el puente, dejando  plantaciones totalmente destruidas.

En Zunil, Quetzaltenango, hubo un derrumbe  de toneladas de tierra  y muchas personas quedaron atrapadas, pero fueron rescatadas con vida.

Pérdidas económicas

Un 30% de plantaciones de algodón se perdieron  a causa de la humedad.  En Izabal se informó de 20 aldeas inundadas; además, se perdieron cien mil quintales de arroz,  se destruyó gran cantidad de  casas y muchos caminos permanecieron inundados.  En Ocós, San Marcos, plantaciones de banano se perdieron, y se reportaron puentes dañados, caminos destruidos y derrumbes.  Económicamente, el país quedó afectado.

Huehuetenango

Un río que corre por la aldea Quitca, San Mateo Ixtatán, dejó viviendas destruidas y causó la muerte de dos personas.

Ocós, San Marcos

Ochocientas familias asentadas cerca de los ríos Suchiate y Naranjo fueron afectadas, sus viviendas fueron arrastradas al mar y las plantaciones de banano fueron destruidas.

Ciudad Hidalgo, Chiapas, México

El puente internacional quedó dañado, por lo que  la frontera fue cerrada temporalmente.

Cobán y San Pedro Carchá

La hidroeléctrica que surte  las Verapaces quedó inundada,  principalmente el cuarto de máquinas, por lo que no hubo servicio eléctrico, se paralizó la industria y la región quedó a oscuras.

Tareas de rescate

Las tareas de rescate y evacuación emprendidas por  bomberos, Cruz Roja, Ejército, Marina,  Gobierno, alcaldes de las localidades y los  afectados que apoyaron duraron varias semanas,  pues les llevaron medicina, ropa, comida, agua y otros enseres de utilidad.