Hemeroteca

El misticismo de Aguateca

Sitio arqueológico que pertenece al clásico tardío ubicado en el suroeste de Petén, en el extremo sur de la laguna de Petexbatún.

Por Hemeroteca PL

Sitio arqueológico Aguateca. (Hemeroteca PL)
Sitio arqueológico Aguateca. (Hemeroteca PL)

Las evidencias encontradas por los arqueólogos, indican que la ciudad fue abandonada de manera repentina durante una invasión. Restos de carbón, objetos utilitarios en las unidades habitacionales, refuerzos defensivos en los muros y esqueletos en la grieta evidencia lo abrupto del abandono, a comienzos del siglo IX.

Se presume que el nombre Aguateca está relacionado con el del río que conduce hacia la entrada del sitio. El glifo emblema hace alusión a la grieta que cruza su acrópolis y se lee como K’inich Pa’ Witz, que se traduce como “Señor de la montaña con hendidura”.

HEM-ARTESITO.jpg

Descubrimiento

La ciudad fue descubierta en los años sesenta por el explorador Ian Graham, pero no sería sino hasta la década de 1990 cuando se organizó el proyecto de investigación de la región de la laguna de Petexbatún, auspiciado por la Universidad de Vanderbilt.

Dos ciudades

Durante el Clásico temprano —año 300—, la región de Petexbatún fue gobernada por una dinastía local centrada en las ciudades de Tamarindito y Arroyo de Piedra. Hacia el año 600, élites quizás relacionadas con la dinastía real de Tikal llegaron a la región y fundaron las nuevas capitales gemelas de Dos Pilas y Aguateca.

Tomaron el control político en el área y expandieron su esfera política. Aunque eran “hermanas”, Dos Pilas era más importante, pues allí se erigían las estelas de mayor tamaño, mientras que en Aguateca fueron más pequeñas por ser una especie de réplica del discurso oficial.

Eso cambió después del 761 d. C., cuando el soberano Chanal Balam, de Tamarindito, al mando de un ejército combinado, atacó Dos Pilas y dio muerte a su gobernante, K’awil Kan K’inich, lo cual obligó a la familia real a refugiarse en Aguateca.

Años más tarde, en ese sitio se erigieron monumentos que hacen mención a un nuevo soberano, denominado en la literatura arqueológica como Gobernante 5, y las estelas de la plaza principal fueron grandes, siguiendo la antigua costumbre que tenían en Dos Pilas.

Comercio

El intercambio de Aguateca con varias regiones es evidente, pues se han encontrado materiales como cuarzo, basalto y obsidiana llegados desde las tierras altas, y conchas y madreperlas que probablemente procedían del Caribe.

Los trabajos de restauración en la ciudad inician en el año 1996 bajo la dirección del arqueólogo japonés Takeshi Inomata, quien contó con el apoyo de la fundación Albers de la Universidad de Yale.