Hemeroteca

La presencia de la Virgen del Carmen en la capital

El Centro Histórico de la capital acoge hasta tres templos dedicados a la Virgen del Carmen, quien es celebrada por los católicos cada 16 de julio.

Por Néstor Galicia

La Ermita del Cerro es la más antigua iglesia de la capital. (Foto: Hemeroteca PL)
La Ermita del Cerro es la más antigua iglesia de la capital. (Foto: Hemeroteca PL)

A manera de un Monte Carmelo, en el límite entre las zonas 1 y 6 se yergue el Cerro del Carmen, un punto histórico que tiene su origen en el siglo XVII, antes del establecimiento de la Nueva Guatemala de la Asunción.

La Virgen de Santa Teresa

Una pequeña imagen de la Virgen del Carmen está ligada a la historia de Santa Teresa de Jesús, Reformadora de la Orden del Carmelo. La religiosa española tuvo una visión en la que vió a la Virgen gloriosa amparando bajo su manto blanco a las monjas y frailes de su orden. Ante tal visión, ordena esculpir una pequeña imagen alrededor del año 1566.



Así luce la Virgen del Carmen del Cerrito sin sus ropajes de plata, como la mandó a hacer Santa Teresa en el siglo XVI, las fotos son de su proceso de restauración en 2003. (Foto: Hemeroteca PL)
Así luce la Virgen del Carmen del Cerrito sin sus ropajes de plata, como la mandó a hacer Santa Teresa en el siglo XVI, las fotos son de su proceso de restauración en 2003. (Foto: Hemeroteca PL)


Durante varios años la imagen se quedó en la celda de Santa Teresa quien mandó antes de su muerte en 1582 que la imagen fuera enviada a América Central. Estas referencias históricas están relatadas en la Relación de Domingo Chapa de 1733.

La imagen es traída a Guatemala por el ermitaño genovés Juan Corz a principios del siglo XVII. Corz se establece en la orilla del Río de las Vacas (hoy bajo el puente Belice) cerca de un asentamiento denominado “Rincón de la Leonera”.



La Virgen del Carmen en 2003 el día que regresó a su iglesia luego de ser robada dos años antes. (Foto: Hemeroteca PL)
La Virgen del Carmen en 2003 el día que regresó a su iglesia luego de ser robada dos años antes. (Foto: Hemeroteca PL)


Los habitantes curiosos comenzaron en este sitio a venerar la pequeña imagen de la Virgen.

La imagen mide 44 centímetros, fue tallada en madera de cedro, con vestiduras talladas y policromadas en oro. Antes de 1680 fue revestida con manto y tunicela de plata labrada y rodeada de una ráfaga sobredorada la cual luce hasta hoy. En 2001 la imagen fue robada y milagrosamente aparece dos años después siendo localizada en una aldea en el interior del país.



La Virgen del Carmen con sus atributos de plata y oro. Procesiona cada 16 de julio en el Centro Histórico. (Foto: Edwin Castro)
La Virgen del Carmen con sus atributos de plata y oro. Procesiona cada 16 de julio en el Centro Histórico. (Foto: Edwin Castro)


De acuerdo con el rector del Santuario, Fray Bruno Frisón, se ha fijado como fecha de fundación de la primera ermita de la Virgen en el cerro en el año 1613. Siete años después se construye una ermita más formal y en 1745 el templo parecido al que conocemos hoy en día y su retablo mayor que aún puede admirarse.

La ermita del Cerro del Carmen está construida en forma de fortaleza a raíz de que Juan Corz vino a América en el barco llamado “María Fortaleza”. El actual templo fue construido por Juan José Morales Roa y Alfarol, fundador de la Cofradía de Nuestra Señora del Carmen y guardián durante la mayor parte de su vida de la ermita.

El templo fue gravemente afectado por los terremotos de 1917-18 y 1976, reconstruyéndose y respetando su arquitectura original. El complejo del Cerro del Carmen es hoy un lugar de descanso y paseo para muchas personas que tienen una opción para la meditación y sana recreación.

Santuario bicentenario

El 11 de septiembre de 1814 se bendice el templo de Nuestra Señora del Carmen ubicado en la 8a. avenida y 10a. calle de la zona 1. Esta iglesia es heredera de la Cofradía del Santo Escapulario y la Tercera Orden del Carmen establecida en Santiago de Guatemala en 1634.



El Templo de Nuestra Señora del Carmen tiene 201 años de haberse fundado. (Foto: Edwin Castro)
El Templo de Nuestra Señora del Carmen tiene 201 años de haberse fundado. (Foto: Edwin Castro)


Debido a la destrucción de la ciudad, en 1780 la Capitanía General y el Arzobispado designan al Cerrito del Carmen como templo de la Cofradía del Escapulario. Los vecinos del Cerro rechazaron esta designación porque tenían su imagen propia, la que vino de España. Además el lugar era inaccesible durante el invierno lo cual no era práctico ni idóneo para el culto litúrgico. Ante esta situación se designa el solar donde se levanta el actual templo.

El Templo y convento abarcaba media manzana y comenzó su construcción en 1787, finalizándose en 1813. En documentos de la época consta que la mayor cantidad de dinero para financiar la obra provino del peregrinaje de una imagen de la Virgen del Carmen, que durante 26 años recorrió Chiapas, Oaxaca y el Reino de Guatemala. Durante los terremotos de 1917-18 y 1976 el templo fue seriamente afectado, principalmente su fachada que ha variado su decoración original. El estilo del templo se enmarca en el neoclásico al igual que sus retablos laminados en oro que resguardan imágenes valiosas de estilo barroco como Santa Ana y la Virgen Niña, Jesús Nazareno, San Juan Bautista, entre otras.



Imagen patronal de la Virgen del Carmen, durante su última procesión en 2014. (Foto: Néstor Galicia)
Imagen patronal de la Virgen del Carmen, durante su última procesión en 2014. (Foto: Néstor Galicia)


La imagen patronal de la Virgen del Carmen es una talla de tamaño académico, menor del natural, es muy antigua y se cree vino de España. Con una posición majestuosa y hierática porta en su mano derecha un escapulario de tela decorado con piezas de oro y brillantes y en la otra al Niño Jesús coronado con resplandor de plata sobredorada. Posee la imagen una rica corona de oro y piedras preciosas complementada con una ráfaga en estilo dieciochesco. La imagen procesiona en ocasiones muy especiales como en 2001 por el 750 aniversario de la entrega del escapulario a San Simón Stock y en 2014 por el bicentenario del templo.

Templo Carmelita

Aunque el Templo de Santa Teresa está dedicado a la reformadora de la orden Carmelita, Santa Teresa de Jesús, la Virgen del Carmen ocupa un lugar preferencial en el templo y en cada mes de julio se le celebra con gran fervor.

En 1779 se trasladan las monjas carmelitas al Valle de la Ermita ubicándose en un solar cercano a la Plaza de Armas. Constuyen una casa provisional sin mayores comodidades donde instalan todos los muebles e imágenes. El 28 de abril de 1816 se colocó y bendijo la primera piedra del Templo de Santa Teresa por Fray Ramón Casaus y Torres, Arzobispo de Guatemala. Años más tarde se termina la obra de un templo majestuoso en estilo neoclásico, el cual es destruido en su totalidad el 2 de enero de 1918.



Recientemente le fueron incorporados a los campanarios y cúpula revestimientos de azulejo con los colores y escudo de la orden carmelita al Templo de Santa Teresa, zona 1. (Foto: Néstor Galicia)
Recientemente le fueron incorporados a los campanarios y cúpula revestimientos de azulejo con los colores y escudo de la orden carmelita al Templo de Santa Teresa, zona 1. (Foto: Néstor Galicia)


Cuarenta y siete años tarda la reconstrucción del templo de Santa Teresa y en marzo de 1965 se inauguran las obras de la fachada, más sencilla que la original y el 15 de octubre de 1968 se bendicen las obras del altar mayor siendo éste el último templo reconstruido luego del terremoto de 50 años atrás.

El esfuerzo de los padres carmelitas, quienes hasta hoy tienen a su cargo el culto de este templo se vieron en penas nuevamente luego del terremoto de 1976 que destruyó la fachada y parte del techo del templo. De inmediato el rector Fray Juan Pablo Mendía, ocd, de grato recuerdo, con su congregación de Carmelitas Descalzos y la Asociación de Jesús del Rescate con mucho esfuerzo logran reconstruir Santa Teresa, bendiciendóse los trabajos de reconstrucción el 2 de octubre de 1977.

Carmen7.jpg

En primer plano la imagen procesional de la Virgen del Carmen y al fondo la imagen del altar mayor del Templo de Santa Teresa. (Foto: Néstor Galicia)

En la actualidad el camarín central está presidido desde los años ochenta por una colosal imagen de la Virgen del Carmen con el niño Jesús en sus brazos, tallada en su totalidad y estofada en oro, la cual por su tamaño nunca ha procesionado, se desconoce la fecha de su ejecución y el escultor que la talló.

Para la función procesional existe una antigua imagen bellísima de estilo romántico de autor anónimo. Tallada en madera para vestir, posee una corona en estilo rococó en plata sobredorada muy antigua, porta en su mano izquierda una imagen preciosa del Niño Jesús viendo hacia el cielo coronado con un resplandor de plata dorada ricamente adornado. Esta imagen fue restaurada en 2015 por el Centro de Restauración de Bienes Muebles -Cerebiem- que le devolvió su belleza primitiva.