Hemeroteca

1991: pánico en Pochuta por inundación

Fue noticia el 25 de septiembre de 1991 una correntada de lodo que se precipitó sobre el municipio de Pochuta, departamento de Chimaltenango quien en la última semana había sido afectado por un fuerte temblor.

Por Hemeroteca PL

Titular de Prensa Libre del 25 de septiembre de 1991. (Foto: Hemeroteca PL)
Titular de Prensa Libre del 25 de septiembre de 1991. (Foto: Hemeroteca PL)

La lluvia arrastró miles de metros cúbicos de tierra, árboles y piedras y formó un violento deslave que penetró en las calles de este municipio.

Unas 25 casas que ya se encontraban dañadas por el temblor, resultaron más afectadas cuando a las 13.30 horas se hizo escuchar el retumbo de los palos, piedras y tierra que eran arrastrados desde lo alto de las montañas que rodean el lugar.

Los ríos El Jiote y Pichiyá, fueron los encargados de arrastrar las grandes cantidades de lodo que hicieron sacudir a la población, cuyos habitantes corrieron por las calles, cuando éstos se desbordaron y rompieron las puertas de varias casas por donde salió la avalancha que recorrió las calles del lugar. 

El mayor de bomberos, Victor Quiroz, delegado del CRN en Pochuta carga en sus brazos a un anciano que quedó atrapado en la correntada de lodo en Pochuta. (Foto: Hemeroteca PL)
El mayor de bomberos, Victor Quiroz, delegado del CRN en Pochuta carga en sus brazos a un anciano que quedó atrapado en la correntada de lodo en Pochuta. (Foto: Hemeroteca PL)

Los reporteros de Prensa Libre habían llegado a Pochuta, cuando se produjo el fenómeno y se pudo observar cómo los habitantes, socorristas, soldados y técnicos de varias entidades de auxilio, corrieron para ponerse a salvo de la correntada que pasó por las calles.

Un constante retumbo que duró más de una hora, se hizo escuchar cuando el río quebraba enormes árboles, así como las partes traseras de un número no especificado de viviendas que se encuentran ubicadas a orillas del río El Jiote. 

Varias casas de campaña que se encontraban en las orillas del río, quedaron sepultadas por el lodo que alcanzó una altura de unos 4 metros y pasó sobre dos puentes que unen varias fincas cercanas. 

Los temerosos vecinos principiaron a subirse a las partes más altas del municipio y varios niños se encaramaron en árboles y pequeños cerros para ponerse a salvo.

El enorme río de lodo, se salió de su cauce y penetró por la tarde trasera de varias viviendas ubicadas en la parte alta del municipio las que no soportaron la fuerza del fenómeno y sus puertas se rompieron y cayeron arrastradas por la correntada. 

La espesa corriente pasó a una de las calles principales de Pochuta y recorrió casi un kilómetro, por lo que sus habitantes huyeron del lugar ante los gritos de prevención de los trabajadores del Comité Nacional de Emergencia, CONE; Instituto de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología, Insivumeh, Comité de Reconstrucción Nacional, CRN y de la Asociación Unidad de Rescate de El Salvador.

Numerosas personas, principalmente ancianos que no pudieron salir, fueron evacuados de inmediato por los socorristas de las entidades antes mencionadas que se encontraban alertas. 

Por lo menos unas 25 casas que se hallaban en las orillas del río, resultaron dañadas, cientos de enseros domésticos fueron arrastrados por la corriente, así como numerosos sanitarios, pilas de concreto, paredes y otros artículos de valor.

Nota de Prensa Libre del 25 de septiembre de 1991 informando sobre el desastre en Pochuta. (Foto: Hemeroteca PL)
Nota de Prensa Libre del 25 de septiembre de 1991 informando sobre el desastre en Pochuta. (Foto: Hemeroteca PL)
Se temía la correntada

El director del Insivumeh, Estuardo Velásquez quien se encontraba en el lugar, dijo que la correntada se esperaba de un momento a otro ante las constantes lluvias. 

Velásquez dijo que en la mañana de ayer había recorrido a pie, varios kilómetros para subir a las montañas y se percató que por lo menos medio millón de metros cúbicos de tierra y árboles habían caído por los derrumbes y que al llover, éstos fueron arrastrados hacia el río y el pueblo.

Infografía que ilustra como la correntada atravesó el municipio de Pochuta y una fotografía que muestra como empezó la correntada el día anterior. (Foto: Hemeroteca PL)
Infografía que ilustra como la correntada atravesó el municipio de Pochuta y una fotografía que muestra como empezó la correntada el día anterior. (Foto: Hemeroteca PL)

Luego de la peligrosa correntada, las entidades de emergencia declararon como zona de alto riesgo, todas las manzanas de casas y champas que se encuentran a la orilla del río, a lo largo de un kilómetro, por lo que sus habitantes fueron evacuados a lugares más seguros.