Hemeroteca

Piden exhumar el cuerpo de Castillo Armas en 1961

El 28  de noviembre de 1961 el Ministerio Público (MP) solicitó a la auditoría de guerra militar que se exhumara el cadáver del ex presidente de Guatemala, coronel Carlos Castillo Armas.

Por Hemeroteca PL

Titular de Prensa Libre del 28/11/1961.(Foto: Hemeroteca PL)
Titular de Prensa Libre del 28/11/1961.(Foto: Hemeroteca PL)

La diligencia era para comprobar si efectivamente los balazos que presentaba el cuerpo correspondían exactamente a los detallados en el  informe que había entregado el médico legal. El ex mandatario fue asesinado en 1957.

El MP planteó  de urgencia que se debía exhumar el cuerpo del mandatario, en virtud de las múltiples contradicciones que se habían  planteado en aquella oportunidad  por varios  testigos de ambas partes y en versiones públicas;  en virtud de que  se encontró  el testimonio de un soldado que indicaba  que vio doblada una pierna del ex presidente, lo que se sospechaba  que tenía un balazo en dicha extremidad.

Los investigadores del MP  también establecieron  que era necesario verificar si había recibido un balazo en la frente, cerca del cuero cabelludo, versión que fue conocida a través de un escultor llamado para hacerle una máscara mortuoria.

Lo anterior fue informado por el jefe de la sección de fiscalía,  José Antonio Villacorta, quien dijo, además, que el voluminoso proceso sobre el magnicidio se encontraba abierto a prueba desde el 20 del mismo mes , por el término legal e improrrogable de cuarenta días. De no presentarse ningún  contratiempo, indicó el fiscal, el juicio estaría listo para dictar sentencia entre los últimos días de febrero o marzo del año siguiente.



26/07/1958 El cuerpo  sin vida del presidente carlos Castillo Armas  luego haber sido asesinado. (Foto: 
Hemeroteca PL)
26/07/1958 El cuerpo sin vida del presidente carlos Castillo Armas luego haber sido asesinado. (Foto: Hemeroteca PL)


Agregó que  todo estaba en orden, por lo que le había tocado revisar el proceso a raíz de la nulidad de todo lo actuado y que por lo tanto se abría un  último trámite luego de culminar  las  pruebas y  sin la  mayor dilación. También dijo  que en el periodo de las  investigaciones  deberían aportarse  todas las pruebas que haya pendientes de cargo y descargo.

Entre las pruebas que aportó el MP se encontraban varias acusaciones que hechas por la señora Felipa Cándida Morales, un hombre de apellido Mármol así como varias personas que en el transcurso de los últimos meses se habían apersonado al MP, donde pidieron que se aclarara el  nebuloso  caso del asesinato de Castillo Armas.

En relación a lo  jurídico del teniente coronel Enrique Trinidad Oliva,  Villacorta dijo que lo que a  la auditoría de guerra le tocaba era acelerar el trámite de algunas diligencias, pero de ninguna manera se podría hacer otra cosa señalada por la ley, pues el coronel Oliva y otros sindicados estaban sujetos a procedimiento y solamente en sentencia se podría esclarecer esa situación de todos y cada uno de los que estuvieran o resultaran  comprometidos en los hechos.

Al ser preguntado entonces el fiscal sobre la fecha para la exhumación, dijo que podría ser en el  corto plazo, una vez presentada la solicitud por el MP para la diligencia respectiva.

20/07/1954 El coronel Carlos Castillo Armas, al profesor P. Royer, daba los documento para conocer los planes para el país . (Foto: Hemeroteca PL)
20/07/1954 El coronel Carlos Castillo Armas, al profesor P. Royer, daba los documento para conocer los planes para el país . (Foto: Hemeroteca PL)