Hemeroteca

Prensa Libre fue blanco del terrorismo

Prensa libre a lo largo de sus 65 años ha sido blanco de varios atentados terroristas así como de censura durante el autogolpe de Estado del presidente Jorge Serrano Elías, en mayo de 1993, quien impidió la circulación del matutino.

Por Hemeroteca PL

Portada de Prensa Libre del 9/2/1968 informando sobre el atentado terrorista. (Foto: Hemeroteca PL)
Portada de Prensa Libre del 9/2/1968 informando sobre el atentado terrorista. (Foto: Hemeroteca PL)

El 7 de febrero de 1968 Prensa Libre sufre un atentado terrorista a eso de las 22 horas, luego de que dos hombres que se movilizaban a bordo de un automóvil colocaron una potente bomba en una de las puertas de entrada a la redacción de este periódico, la cual hizo que los vidrios de las ventanas y la puerta quedaran destruidas por completo. Además, causó algunos daños a las viviendas cercanas.

Un testigo dijo que vio cuando un automóvil se detuvo frente a las oficinas y uno de los sujetos se bajó con el artefacto en las manos; luego salió corriendo hacia el carro, el cual abordó para luego enfilar sobre 13 calle y tomar la 10a. avenida rumbo al sur, en la zona 1.

El personal del periódico, que a esa hora se encontraba en plena labores, al escuchar la explosión salió corriendo a la calle, pues el atentado ocasionó daños a la Redacción, la cual quedó cubierta de fragmentos de vidrios y muebles destruidos.

Los daños

La explosión dejo un boquete en la pared y también rompió las gradas donde fue colocada la carga explosiva, el rótulo de gas neón y los vidrios del tragaluz, sobre la puerta; así mismo, se rompió uno de los vidrios de las oficinas de la Administración.

La puerta de redacción del periódico, destruida por el estallido del artefacto terrorista. ( Foto: Hemeroteca PL)
La puerta de redacción del periódico, destruida por el estallido del artefacto terrorista. ( Foto: Hemeroteca PL)


En el Hotel León, que quedaba a la par de Prensa Libre, se quebraron los vidrios de las ventanas , y el vehículo del propietario, Julio César de León, el cual estaba frente al negocio, quedó con daños.

Además, las oficinas de los abogados Rogelio Hernández, Evaristo García Merlos, José Pantaleón Chávez y Hernán Hernández quedaron con severos daños debido a la onda expansiva.

La seguridad

Aparte de la vigilancia interna del periódico, a esa hora de la noche no se encontraban agentes de la Policía Nacional (PN) en los alrededores.

Policías nacionales, judiciales y bomberos voluntarios, examinan los  daños en las instalaciones de Prensa Libre. ( Foto: Hemeroteca PL)
Policías nacionales, judiciales y bomberos voluntarios, examinan los daños en las instalaciones de Prensa Libre. ( Foto: Hemeroteca PL)


Hacía un año y medio que Prensa Libre había sido víctima de otro atentado, luego de que personas no identificadas lanzaron dos granadas de fragmentación de las cuales solo una estalló sobre el techo.

Luego de la explosión llegaron varios autopatrullas de la PN, vehículos de la Policía Judicial y unidades de los Bomberos Voluntarios.

Los agentes policiales comenzaron con los interrogatorios de rigor para iniciar las investigaciones y poder dar con los responsables.

Obreros trabajando en la reparación de los daños que causó la bomba terrorista en las casas cercanas al diario. ( Foto: Hemeroteca PL)
Obreros trabajando en la reparación de los daños que causó la bomba terrorista en las casas cercanas al diario. ( Foto: Hemeroteca PL)


Luego de conocerse la noticia sobre el atentado que sufriera Prensa Libre, se recibieron cientos de llamadas de personas que manifestaron su preocupación por el atentado y expresar su descontento por el atentado terrorista, el cual no causó muertes. Muchos decían que grupos que se sentían afectados por algunas publicaciones hechas por este matutino habían atentado contra la libre emisión del pensamiento.

Condenan atentado

Amigos e instituciones se solidarizaron en esa época con Prensa Libre, entre ella la Asociación de Periodistas de Guatemala (APG), por medio de su presidente, el periodista Víctor Hugo de León, quien emitió un documento en el cual condenaba el hecho contra uno de sus agremiados.

El periodista Salvador Girón Collier y el jefe de redacción periodista José Santacruz Noriega junto al juez. ( Foto: Hemeroteca PL)
El periodista Salvador Girón Collier y el jefe de redacción periodista José Santacruz Noriega junto al juez. ( Foto: Hemeroteca PL)


“El atentado que sufrió Prensa Libre no persigue otra cosa que coartar el ejercicio de la libre expresión, dijo Adolfo Molina Flores, presidente en funciones del Congreso de la República.

El caso no debe verse desde el punto de vista de los daños materiales, sino desde lo que implicaba para la libertad de información, dijo el congresista.

“Tampoco creo que se trate de un atentado personal en contra de alguno de los personeros, sino sencillamente se pretende limitar la opinión de los periodistas”, indicó.

Molina Flores condenó el atentado, ya que indicó que jamás podría estar de acuerdo con prácticas de esa clase como medio de censura a la prensa.