Hemeroteca

Presidente salvadoreño llama a la reconciliación

El 27 de diciembre de 1980, el presidente de El Salvador, ingeniero José Napoleón Duarte, y el ministro de la Defensa, coronel José Guillermo García, hicieron un nuevo llamamiento a la reconciliación de la familia salvadoreña, para trabajar hacia la reconstrucción en paz con motivo de Navidad. El país se desangraba por la guerra interna.

Por Por: Hemeroteca PL

25/6/1986 Napoleón Duarte -segundo a la i- con otros mandatarios de C. A. (Foto: Hemeroteca PL
25/6/1986 Napoleón Duarte -segundo a la i- con otros mandatarios de C. A. (Foto: Hemeroteca PL

Así lo informó en esa fecha la embajada del vecino país, en un comunicado en el que se incluyen los principales conceptos del mensaje de Duarte y del emitido por el coronel García, otorgando el respaldo de la fuerza armada.

Duarte dijo "a aquellos que permanecen alzados les decimos: si fueron tan audaces como para empuñar las armas, sean hoy tan valientes como para deponerlas y emprender el difícil camino de la construcción de la paz. Es el camino

de un pueblo que está esperando que ustedes se les unan".

El presidente salvadoreño prometió solemnemente poner todo su esfuerzo y dedicación en la labor de construir el camino de la paz y la democracia, e indicó que tanto la fuerza armada como el partido Democracia Cristiana le han depositado su confianza en esa gran responsabilidad.

El conflicto armado en El Salvador duró más de una década. (Foto: Internet)
El conflicto armado en El Salvador duró más de una década. (Foto: Internet)


Señaló que estaba consciente de los graves riesgos y de los problemas extraordinarios que deberá enfrentar, pero los va a encarar con fe en su pueblo, que ha demostrado voluntad por superar los abismos del dolor, la muerte, y la miseria, para alcanzar así una reconciliación de toda la familia salvadoreña.

Situación de conflicto

Hizo ver que la grave situación por la que atraviesa el país, deriva a muchos años de frustraciones y de la negación de oportunidades políticas, económicas y sociales, rompiendo así la escala de valores de una sociedad justa, lo que originó el camino de la violencia como única alternativa para producir cambios.

Duarte agregó que entendía el por qué se alzan en protesta las voces de la juventud frustrada y que compartía el clamor del habitante del tugurio y del campesino, por obtener mejores condiciones de vida, así como la angustia del desempleo al tratar de conseguir alimento para su familia.

"Por eso y por el dolor que sufre este pueblo, es que yo estoy aquí", dijo haciendo seguidamente "un llamado de paz y concordia que llegue hasta lo más profundo de las almas", porque "tenemos que comprender todos, las angustias y las frustraciones de este pueblo, para así encontrar el camino de la paz".

Dijo luego que quien trabaja siembra la paz y el salvadoreño es un pueblo trabajador, por lo que finalmente se impondría el diálogo para que el pueblo decida en ejercicio de su voluntad soberana su propio destino.

Pide calma y serenidad

Duarte añadió que el diálogo tenía que ser sereno, constructivo, patriótico, civilizado y humano, un diálogo entre hermanos y no una discusión entre enemigos, un diálogo en el que todos deben unirse contra la injusticia, el crimen y la mentira, pues "es la hora de ser grandes en la humildad y de reconocer que nos necesitamos los unos a los otros".

Seguidamente hizo el planteamiento a quienes "por cualquier razón se han mantenido hasta hoy levantados en armas. A ellos que exponen sus vidas y amenazan la vida de sus hermanos, les decimos que si alguna vez hubo razón de que tomaran ese camino, esa razón ya no existe, pues se ha iniciado una verdadera revolución que va a cambiar nuestras

vidas y que necesita del concurso, del apoyo y del trabajo de todos".

Añadió que "ya el holocausto reclamó demasiada sangre; ha llegado el momento de la concordia. Necesitamos de todos nuestros compatriotas y muy especialmente de los más decididos, de los más trabajadores y de los más

valientes".

Integrantes del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN). (Foto: Internet
Integrantes del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN). (Foto: Internet


Para recordar

Se conoce como guerra civil de El Salvador al conflicto bélico interno ocurrido en el país centroamericano, en el que se enfrentaron el ejército de El Salvador contra de las fuerzas insurgentes del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional.

El conflicto armado nunca fue declarado en forma oficial, pero se considera que se desarrolló entre 1980 y 1992, aunque el país vivió un ambiente de crisis política y social durante la década de 1970.

El número de víctimas de esta confrontación ha sido calculado en 75 mil muertos y desaparecidos. El conflicto armado concluyó, luego de un proceso de diálogo entre las partes, con la firma de los Acuerdos de Paz de Chapultepec, que permitió la desmovilización de las fuerzas guerrilleras y su incorporación a la vida política del país.

Ofensiva final de la guerra en El Salvador. (Video: tomado de Youtube)