Hemeroteca

Primera sesión del cabildo en el Valle de la Ermita

El 2 de enero de 1776 se celebró la primera junta de Cabildo en la nueva capital, en el Valle de la Virgen, de la Ermita o de Las Vacas.

Por Hemeroteca PL

Esta plaqueta se observa en el sitio en donde se reunió el concejo de Guatemala, a un costado de la Parroquia Vieja. (Foto: Hemeroteca PL)
Esta plaqueta se observa en el sitio en donde se reunió el concejo de Guatemala, a un costado de la Parroquia Vieja. (Foto: Hemeroteca PL)

En un rancho de paja, ubicado en lo que hoy conocemos como la Calzada José Milla y Vidaurre a un costado de la Parroquia de la Santa Cruz del Milagro se oficializó el cuarto traslado de la ciudad de Guatemala.

En esta primera sesión se acordó introducir el sistema de agua, construir el alcantarillado, la cárcel y los edificios públicos, proceso que tomaría varios años.

Según el escribano Joseph Laparte quien dejó registrada el acta con los detalles de tan trascendental acto: "Salían de los ranchos, donde habían encontrado temporal y modesto acomodo mientras construían los suyos propios, los señores capitulares, confusos, desabridos, con el ánimo conturbado, y se dirigían sin prisas, con desgano hacia otro rancho, el cual desde aquella mañana del 2 de enero de 1776 se erigía en casa consistorial”.

Habían pasado casi tres años desde los terremotos que asolaron a Santiago de Guatemala (hoy Antigua Guatemala), pero las dudas de la conveniencia de fundar una nueva capital proseguían.

La mayoría no quería irse del valle de Panchoy, muchos criollos acomodados, porque ahí estaban enterrados sus ancestros (además de sus bienes raíces); los artesanos, por sus talleres ya establecidos; los indígenas, porque dejarían sus pueblos y siembras, y la Iglesia, porque perdería sus propiedades y rentas.

Aunque fueron los pobladores quienes solicitaron al rey Carlos IV de España que les autorizara un nuevo sitio para establecerse, cuando la aprobación llegó se resistieron.



Martín de Mayorga, capitán general Guatemala durante el traslado de la ciudad de Santiago a la Ermita. (Foto: Hemeroteca PL)
Martín de Mayorga, capitán general Guatemala durante el traslado de la ciudad de Santiago a la Ermita. (Foto: Hemeroteca PL)


El 21 de septiembre de 1775, el Rey de España ordena el traslado de la capital y la real cédula es recibida en Santiago de Guatemala el 1 de diciembre de 1775. El real acuerdo emite la disposición del traslado total de la ciudad, llevando consigo el escudo, los títulos, prerrogativas y patronos.

Mayorga tuvo entonces base legal para obligar al Ayuntamiento, al claustro de la universidad, a la Iglesia y a los vecinos renuentes.

Uno de los más tenaces opositores fue el arzobispo Pedro Cortez y Larraz, quien retrasó el nombramiento de párrocos para los nuevos pueblos fundados en las cercanías de la Nueva Guatemala. Finalmente, fue trasladado de diócesis y en su lugar llegó Cayetano Francos y Monroy, más favorable al cambio de capital.

El 29 de diciembre de 1775 fue abandonada oficialmente Santiago de los Caballeros. 

“Ante los ojos de los señores del Cabildo —sigue Laparte— sólo habían unas cuantas casas con paredes enlucidas, techadas de teja, y luego el rancherío pajizo con paredes de cañas, de tablas o de bajareque. Hacia el poniente, sobre un altonazo, se levantaba humilde y sencilla la ermita de Nuestra Señora del Monte Carmelo (Cerro del Carmen)”.



Grabado de 1850 de la Parroquia de la Asunción del pueblo de la Ermita, lugar donde se realizó el primer cabildo municipal en el valle. Años después se convertiría en la Parroquia de la Cruz del Milagro. (Foto: Hemeroteca PL)
Grabado de 1850 de la Parroquia de la Asunción del pueblo de la Ermita, lugar donde se realizó el primer cabildo municipal en el valle. Años después se convertiría en la Parroquia de la Cruz del Milagro. (Foto: Hemeroteca PL)


Los primeros habitantes pasaron muchas penas por la falta de alimentos, de agua, de alojamiento y la escasez de mano de obra para construcción. Muchos optaron por regresar a Antigua Guatemala pero se vieron afectados por las medidas que estableciera el nuevo Capitán General, Matías de Gálvez al prohibir el comercio con la destruida ciudad de Santiago, algo que al final no prosperó ya que décadas después resurgiría entre las ruinas.

Pese a todo, la nueva capital empezó a crecer. El 23 de mayo de 1776, por real orden, se bautiza la nueva capital como Nueva Guatemala de la Asunción. El arquitecto Luis Díez de Navarro empezó a trabajar un plano, que fue modificado por Marcos Ibáñez.

La primera catedral provisional se estableció en 1779 en el Templo de Santa Rosa.



Plano de la Nueva Guatemala de la Asunción ideado por Luis Díez de Navarro. (Foto: Hemeroteca PL)
Plano de la Nueva Guatemala de la Asunción ideado por Luis Díez de Navarro. (Foto: Hemeroteca PL)


De acuerdo con el licenciado Miguel Álvarez Arévalo, cronista de la capital, el asentamiento del Valle de la Ermita es donde más tiempo ha permanecido la ciudad (240 años), pues en Iximché, Chimaltenango, el primer asentamiento estuvo alrededor de un año y medio.  

Así, entre discusiones airadas y temblores ocasionales, nació la cuarta capital de Guatemala, en el valle de La Ermita.