Hemeroteca

Quieren derrocar a Lucas García

La década de 1980 se caracterizó por el recrudecimiento de la represión contra la población civil.

Por Isaac Ramírez

Nota del  17/5/1980, sobre Frente Contra la Represión (Foto: Hemeroteca PL)
Nota del 17/5/1980, sobre Frente Contra la Represión (Foto: Hemeroteca PL)

Era la época del terror, en la cual cualquier disenso era pagado con sangre.

El 17 de mayo de 1980, Prensa Libre publicó que “El Frente Democrático Contra la Represión en Guatemala” anunció, según nota internacional firmada en Washington, que su objetivo primordial era provocar la desestabilización del gobierno de Romeo Lucas García, por el aumento de la represión contra la población civil y el intento de sofocar cualquier indicio de descontento.

Para logar su objetivo, se indicó, dicha agrupación pidió apoyo a escala internacional, donde espera “encontrar solidaridad y apoyo”.

Delegación

La delegación que viajó a Estados Unidos estaba integrada por el diputado Carlos Gallardo, del Partido Socialdemocrático; la docente universitaria Elizabeth Álvarez; el sindicalista Miguel Albizúrez y Guillermo Colom Argueta, del Frente Unido Revolucionario.

Dicha agrupación dijo, entonces, que buscaba el mayor apoyo internacional posible.

Un dato interesante de la nota es que abiertamente el grupo en mención buscó que a escala internacional se conociera sobre los desmanes de Lucas en Guatemala, y que se procurara por todos los medios la desestabilización social y económica del régimen.

También se pronunció en contra de las elecciones que se celebrarían en 1982.

Colom Argueta declaró en la nota publicada en Prensa Libre que estaban cansados de que ningún partido político de oposición floreciera, y que todos los esfuerzos de reivindicación social fueran acallados.

Con el afán de ser escuchados, los opositores visitaron EE. UU., República Dominicana, Venezuela y varios países de Europa.

Años después

Casi años después de publicada esta nota, otro militar (Aníbal Guevara) triunfó en los comicios presidenciales, pero no llegó a ocupar el puesto, debido a que Efraín Ríos Montt, de la llamada “generación de militares jóvenes”, le dio golpe de Estado a Lucas García, el 23 de marzo de 1982.