Hemeroteca

Expulsan del país a religiosos episcopales

“Religiosos cumplieron al orden de salir del país” tituló Prensa Libre en su portada del lunes 4 de octubre de 1971, en referencia a los episcopales que abandonaron Guatemala.

Por Hemeroteca PL

Religiosos expulsados en 1971 por protestar por estado de Sitio. (Foto: Hemeroteca PL)
Religiosos expulsados en 1971 por protestar por estado de Sitio. (Foto: Hemeroteca PL)

El obispo William C. Frey el presbítero episcopal José María Marín abandonaron  el país el 3 de octubre de ese año. Según se publicó, el Gobierno les dio 72 horas para cumplir la orden. Dicha disposición fue tomada el viernes 1 de octubre.

Frey, de la Iglesia Episcopal de Guatemala, partió rumbo a Miami, Estados Unidos, acompañado de su esposa Bárbara y sus hijos. En esa ciudad le esperaban otros miembros de su congregación. Frey estuvo cuatro años en Guatemala, a donde llegó procedente de Costa Rica.

Por su parte, Marín, de origen español, salió del país poco después del mediodía. Al momento de cumplir la orden gubernamental, servía en una parroquia de la Diócesis de Quetzaltenango. Según dijo, su familia le esperaba en Madrid, y que luego decidiría dónde continuar su labor pastoral.

Ambos religiosos, junto con otros integrantes de congregaciones, habían firmado un comunicado en el cual pedían el cese del estado de Sitio, impuesto por el entonces presidente Carlos Manuel Arana Osorio. En el documento argumentaron que era imposible que un país se desarrollara bajo estas condiciones.

Arana Osorio, quien llegó al poder en 1970, siguió fielmente una línea de poder de ultraderecha, con el argumento de que tenía que sofocar la insurgencia en el país.

Dicho pronunciamiento les valió la expulsión del país. La orden de salida les fue ratificada por el entonces ministro de Gobernación, Jorge Arenales Catalán, quien formaba parte del Gabinete del presidente Carlos Manuel Arana Osorio.

Advierten a la Usac

Dentro de la misma nota también se incluyó un “apercibimiento” que Gobernación hizo a la Universidad de San Carlos (Usac).

Según varios catedráticos de entonces, “la universidad fue prevenida para que cuide celosamente su autonomía”. La Usac también se pronunció en contra del estado de Sitio, lo cual fue motivo para que el Gobierno le advirtiera sobre su postura.

En parte de dicha misiva decía:  “Por la respetuosa conducta del gobierno, el mayor peligro para la autonomía no proviene del poder público sino de quienes quieren transformarla en instrumento de un partido ilegal, en centro de indoctrinación totalitaria o en fermento de agitación, desnaturalizando lamentablemente la libertad de cátedra”.

Como varios sectores lo hicieron, la Usac se opuso al estado de Excepción implantado por Arana Osorio, y exigía al Gobierno el esclarecimiento del asesinato del estudiante Manuel Cordero. Para presionar sobre lo segundo, varias facultades del Alma Máter se declararon en huelga.

A pesar de que para cuando tomó posesión la actividad insurgente era mínima, Arana Osorio impuso estado de Seitio en noviembre de 1970; además, impuso un toque de queda de 9 pm a 5 am en el que todo tráfico peatonal y vehicular -incluyendo ambulancias, bomberos y Cruz Roja- tenían prohibido circular.

El Estado de Sitio dio lugar a un incremento en los secuestros, torturas, desapariciones forzadas y ejecuciones extrajudiciales. En enero de 1971, la Agencia de Inteligencia de la Defensa de los Estados Unidos detalló como el Ejército de Guatemala silenciosamente eliminaron a cientos de sospechosos de terrorismo y delincuencia común.

En octubre de 1971, miles de estudiantes de la Usac fueron a la huelga para protestar el asesinato de estudiantes por parte de las fuerzas de seguridad y exigieron el cese del estado de sitio.

El 27 de noviembre de 1971 el Ejército invadió el Campus Central en busca de armas ocultas; las fuerzas armadas movilizaron ochocientos elementos, tanques, helicópteros y carros blindados. Hicieron un minucioso registro de los edificios, pero no encontraron lo que buscaban.

El estado de Sitio fue levantado hasta finales de 1972, cuando Arana Osorio dijo que había derrotado a la guerrilla. Obviamente, la realidad era otra, porque el conflicto armado terminaría hasta 1996.

Álvaro Colom decreta estado de Sitio en Petén en 2011. (Video: tomado de Youtube)