Hemeroteca

1982: se disuelve la Junta, asume Ríos Montt

Casi tres meses después de que el triunvirato militar derrocara del poder al general Romeo Lucas García, el 9 de junio de 1982 dos de sus miembros renuncian y el general Efraín Ríos Montt se autoproclama presidente de la República.

Por Hemeroteca PL

Titular de Prensa Libre del 10 de junio de 1982 informando sobre la disolución de la Junta Militar que gobernaba el país. (Foto: Hemeroteca PL)
Titular de Prensa Libre del 10 de junio de 1982 informando sobre la disolución de la Junta Militar que gobernaba el país. (Foto: Hemeroteca PL)

Gracias, Dios mío, tú me has traído hasta aquí dijo el general Efraín Ríos Montt, luego de ser declarado presidente de la república, durante la sorpresiva ceremonia que tuvo lugar en el salón de recepciones del palacio nacional.

La declaración fue apoyada por todas las comandancias y brigadas militares del país, al conocerse la renuncia del coronel Francisco Gordillo Martínez y general Horacio Egberto Maldonado Schaad, quienes hasta ayer ocuparon los ministerios de comunicaciones y gobernación, respectivamente, además de ser miembros de la gobernante junta militar de gobierno.

La renuncia de los dos triunviros citados, desintegró la junta militar y en consecuencia, las altas autoridades del ejército acordaron nombrar como presidente de los organismos ejecutivo y legislativo, al general Ríos Montt, quien hasta el día anterior era jefe de la junta de gobierno.

En la ceremonia estuvieron presentes los ministros renunciantes, así como los demás miembros del gabinete, y el presidente del organismo judicial, licenciado Ricardo Sagastume Vidaurre.

Detalle de la portada de Prensa Libre del 10 de junio de 1982 donde aparece un oficial del ejército invistiendo a Ríos Montt con la banda presidencial. (Foto: Hemeroteca PL)
Detalle de la portada de Prensa Libre del 10 de junio de 1982 donde aparece un oficial del ejército invistiendo a Ríos Montt con la banda presidencial. (Foto: Hemeroteca PL)
Asistieron también al acto de la toma de la presidencia de la república los comandantes de las fuerzas militares, navales, aérea y de  tierra, quienes, según se informó,  fueron los que dispusieron centrar  la jefatura del gobierno en el general Ríos Montt.

Inicialmente hizo uso de la palabra el viceministro de la defensa general Oscar Mejía Víctores quien leyó el documento correspondiente, mediante el cual el ejército nombraba como nuevo presidente de la nación, al general Ríos Montt.

Poco después se dirigió a los presentes el secretario general de la presidencia, licenciado y coronel Manuel de Jesús Girón Tánchez, quien también dio lectura al decreto del nombramiento presidencial y de otro más que se refiere a los cambios que sufre el estatuto jurídico de gobierno.

El punto más importante lo constituyó la intervención de un capitán del ejército, de apellido Muñoz, que colocó la banda presidencial al general Ríos Montt.

El nuevo presidente, tras una oración al Creador, expresó que: "Llevaré sobre mis hombros la responsabilidad de dirigir los destinos de la nación y tengo fe en que tú me ayudarás".

Durante el acto no hubo aplausos. Los presentes, en silencio, observaron el desarrollo de los puntos improvisados. Algunos incluso no daban crédito a lo que estaba ocurriendo, ya que a pesar de los rumores, en la desintegrada junta de gobierno, se evidenciaba unidad y nunca se pensó que Maldonado Schaad y Gordillo Martínez fueran a dimitir de la noche a la mañana.

Dos miembros del triunvirato que derrocó al general Lucas el 23 de marzo de 1982 renunciaron para entregar el poder al general Ríos Montt el 9 de junio de 1982. (Foto: Hemeroteca PL)
Dos miembros del triunvirato que derrocó al general Lucas el 23 de marzo de 1982 renunciaron para entregar el poder al general Ríos Montt el 9 de junio de 1982. (Foto: Hemeroteca PL)

Movimiento de tropas

Fuerte movimiento de tropas hubo en el palacio nacional desde tempranas horas del día 9 de junio, antes de que fueran del conocimiento público las renuncias de los triunviros, general Horacio Egberto Maldonado Schaad y coronel Francisco Luis Gordillo Martínez.

Numerosos soldados ingresaron al despacho del entonces ministro de Comunicaciones, coronel Gordillo Martínez, y otros más se quedaron vigilando las demás oficinas de la dependencia aludida.

En el ministerio de gobernación, ubicado en el primer nivel del palacio nacional (ala derecha), también ocurrió lo mismo. A varias personas que llegaron para arreglar diversos asuntos burocráticos, se les indicó que abandonaran la casa de gobierno.

Hasta las 9 horas, se desconocía la renuncia de los ministros y triunviros mencionados. Todos los empleados de los ministerios comentaban que en realidad se estaba "produciendo un golpe de estado".

Otros funcionarios aducían que era un "minigolpe", porque se estaba obligando al coronel Gordillo y al general Maldonado Schaad, a que renunciaran a los cargos que venían ocupando desde el 23 de marzo de ese mismo año.

Las tropas permanecieron frente a los ministerios mencionados por más de dos horas. Mientras tanto oficiales jóvenes dialogaban, se dijo, con los ministros Gordillo y Maldonado, en sus respectivos despachos, indicándoles que "era mejor que renunciaran".

Los periodistas vieron también cuando los ex triunviros salian de sus oficinas acompañados por varios oficiales y se dirigieron al despacho del general Ríos Montt, ubicado en el segundo nivel, ala izquierda. 

En ese momento se empezaba a esclarecer la situación. Todos los comandantes de zonas y, brigadas militares del interior, así como de esta capital, se estaban concentrando en el salón de recepciones del palacio.

El jefe de Estado de facto Efraín Ríos Montt aparece con la plana mayor del Ejército en 1982. (Foto: Hemeroteca PL)
El jefe de Estado de facto Efraín Ríos Montt aparece con la plana mayor del Ejército en 1982. (Foto: Hemeroteca PL)

Un fuerte cordón de soldados impedía el paso hacia el aludido local. Algunos comentarios entre los presentes aseguraban lo del "mini-golpe de estado".

Poco después de las once horas, llegó al citado salón el general Ríos Montt, acompañado del general Maldonado Schaad y del coronel Gordillo. Extrañó a los periodistas que el ex ministro de Gobernación y vocal I de la junta, fuera vistiendo un traje azul marino, y de anteojos, cuando los demás llevaban puesto el uniforme militar.

Una voz irrumpió el silencio imperante en el salón de banquetes. Era el viceministro de la Defensa, general Óscar Mejía Víctores, quien dijo a los ministros y altos jefes militares presentes, que el general Ríos Montt, era el nuevo presidente de la república.

El régimen de Ríos Montt finalizó el 8 de agosto de 1983 al ser separado en el poder por el general Óscar Humberto Mejía Víctores.