Hemeroteca

Se adelanta la hora en el territorio nacional en 2006

Fue noticia el 20 de abril de 2006 la medida adoptada por el gobierno de la época de adelantar los relojes una hora para ahorrar energía eléctrica y paliar los efectos del aumento al petróleo y sus derivados.

Por Hemeroteca PL

Titular de Prensa Libre del 20 de abril de 2006. (Foto: Hemeroteca PL)
Titular de Prensa Libre del 20 de abril de 2006. (Foto: Hemeroteca PL)

La medida duraría cinco meses, desde la medianoche del sábado 29 de abril hasta las cero horas del uno de octubre del mismo año. 

"Luego de una serie de estudios técnicos y análisis se ha tomado la decisión del cambio de hora nacional para aprovechar al máximo la iluminación natural en los periodos en que los días son más largos que las noches", informó Luis Ortíz, ministro de Energía y Minas, MEM. Según el MEM, habriá ahorro de US$10.1 millones en la compra de combustibles para generación de energía eléctrica. 

Con el cambio, Guatemala se sumaría a otros países que aplican "horario de verano", que consiste en adelantar una hora el reloj durante los días en que la luz solar alumbra por más tiempo. 





En Guatemala, entre el 60 y 65 por ciento de los 575 megavatios de energía eléctrica que se producen son generados por combustibles, como el búnker, y el resto, por hidroeléctricas y geotérmicas, en ese entonces. 

En tanto, las estaciones de gasolina Shell en la capital presentaban en sus vallas un incremento de Q1 a la gasolina superior y de Q0.50 al diésel, adicional a los entre Q0.50 y Q0.80 registrados días atrás. 

El ahorro previsto

Ortiz aseguró que, según los estudios de la cartera, el adelanto en el reloj ayudaría a reducir 80 megavatios (MW) de potencia en el momento de mayor demanda de energía eléctrica, entre las 18 y 22 horas. Esa reducción permitiría un ahorro de US$10.1 millones en la compra de búnker durante los cinco meses que dure el plan.

El encargado de la cartera de Energía y Minas señaló que se analizó la experiencia nicaragüense, que aplicó una medida similar entre el 10 de abril y el 30 de septiembre del año anterior. Sin embargo, los reportes de prensa de ese país no indican un ahorro significativo.

Lindolfo Monjarretz, secretario de Comunicación de la Presidencia de Nicaragua, dijo en octubre de 2005 que la medida permitió un “ahorro” del cuatro por ciento en horas de la noche, pero el consumo se disparó en horas de la madrugada.

El ex integrante de la Comisión Nacional de Energía Eléctrica (CNEE) Edgar Navarro afirmó que en otros países esta decisión ha representado ahorro. “Cuando se adelante una hora se correrán las horas pico de demanda una hora, entonces bajará el consumo y eso significaría ahorro en el pago de la factura petrolera para consumo de generadores”, apuntó.

Sin embargo, Navarro advirtió que esa no debe ser la única acción para promover el ahorro energético, ya que toda la población debe entender que los precios altos del petróleo afectarán su bolsillo.

El horario de verano tuvo su origen en la crisis del petróleo de 1973, a partir de la cual algunos países modificaron su horario oficial. Actualmente, se aplica en 75 países alrededor del mundo.



Ciudadanos expresaron su escepticismo ante el cambio de hora en 2006. (Foto: Hemeroteca PL)
Ciudadanos expresaron su escepticismo ante el cambio de hora en 2006. (Foto: Hemeroteca PL)


Los efectos para los usuarios

La aplicación de un horario de verano tendría efectos más positivos que negativos para los usuarios de energía. En primera instancia la factura de luz podría reducirse si en casa se encienden las luces una hora más tarde, pues anochecerá más tarde. Como consecuencia se tiene una hora más de luz para hacer otras actividades tras la jornada laboral y podrían aumentar los negocios.

Otra forma de ahorro es que al llegar a casa la televisión se encendería más tarde. Aunque muchas veces la mayoría de la población no percibe mayores diferencias en sus rutinas diarias, en algunos casos las personas podrían sufrir de somnolencia, aunque desaparecería en 72 horas.

Resultados

Muchos ciudadanos observaron con escepticismo el supuesto ahorro energético y cómo éste se percibiría en la economía familiar. Algunos expresaron que el cambio implicaría levantarse una hora más temprano, por lo que se consumiría energía eléctrica ya que muchos se levantarían entre las 4 y las 5 de la mañana para llegar a su trabajo. Además al salir bajo la oscuridad afirmaban que corrían peligro de ser asaltados. 

Al analizar en septiembre de 2006 el impacto del ahorro energético, el MEM informó que el país ahorró Q64 millones en cinco meses como resultado del cambio de hora oficial, esto se calculó en que se dejaron de consumir 36 millones de kilovatios hora. 

Diversos usuarios consultados por Prensa Libre en ese entonces, opinaron que el cambio de hora no se tradujo en una rebaja en la factura mensual de luz.

“En mi caso, no percibí una rebaja en la factura y conozco otros donde incluso se incrementó”, dijo uno de los entrevistados.

Al respecto, el Ministro de Energía explicó que la medida contribuyó a generar estabilidad en el coste de la electricidad.

Más moderados en sus percepciones sobre los resultados del cambio de hora fueron los empresarios agrupados en la Asociación Nacional de Generadores (ANG). Karla Sobalvarro, gerente general de la ANG, afirmó: “Nuestra actividad productiva no ha percibido cambios más allá de los que día a día dicta el mercado”.

Tras el experimento, el Ejecutivo intentó replicar el ajuste de horario en 2007, sin conseguirlo. El Gabinete de Seguridad consideró que hacer el cambio de hora "significaría aumentar las horas peligrosas para la ciudadanía".