Hemeroteca

Todo por la loba “de la Muni”

“Esto es una ofensa al pueblo de Italia, dijo Pío Jannuzi, embajador de Italia en Guatemala.

Por Hemeroteca PL

Plaza Italia, frente a la comuna capitalina. (Foto: Hemeroteca PL)
Plaza Italia, frente a la comuna capitalina. (Foto: Hemeroteca PL)

¿Cuál fue la acción que motivó la ira del diplomático? Simple y sencillamente el anuncio del traslado del monumento que Italia había regalado a Guatemala y que convenientemente había sido colocado en la plaza de la comuna capitalina.

De hecho, la Plaza Italia, comúnmente llamada “De La Loba”, debe su nombre a dos piezas de arte: una, la escultura de la loba que, según la leyenda, amamantó a Rómulo y Remo, fundadores de Roma.

La otra es una columna que pasa inadvertida, ante la forma curiosa y poco usual en que una loba da de mamar a dos pequeñuelos.

Pocos saben que este monumento fue motivo de roces diplomáticos en noviembre de 1965, cuando el alcalde, Francisco Montenegro Sierra, intentó mover de lugar la afamada escultura.



Monumento de “La Loba”, frente a la comuna capitalina (Foto: Hemeroteca PL)
Monumento de “La Loba”, frente a la comuna capitalina (Foto: Hemeroteca PL)


Tecún Umán

“¿Por qué en lugar de un monumento extranjero no colocamos acá la estatua de Tecún Umán, que está frente al Zoológico”?

Otro de los argumentos que dio el alcalde fue la falta de patriotismo, porque “en Guatemala se tiende a dar valor a las cosas que no son nuestras”.

Ante la negativa de Montenegro Sierra pidió consultar a la Facultad de Arquitectura de la Universidad de San Carlos, a la Cancillería y a cuanta gente se le ocurrió, con el objetivo de justificar su decisión.

Otros monumentos

Montenegro Sierra dijo en aquella ocasión que era necesario mover a la loba, como se había movido de lugar la estatua de Cristóbal Colón, del Parque Morazán a la Avenida de Las Américas.

Otro ejemplo, dijo, fue la decisión acertada de cambiar de lugar la escultura de Simón Bolívar, que antes estaba “donde todos hacían sus necesidades”.

Finalmente, la loba permaneció frente a la Municipalidad, porque no era políticamente correcto desairar a los italianos.