Hemeroteca

Todos son unos santos por el desvío

Prensa Libre publicó el 14 de junio de 2008, en su sección de Actualidad, sobre las contradicciones en que cayeron los culpables del desvío de fondos del Congreso.

Por Hemeroteca PL

Con el afán de defenderse de las acusaciones, los involucrados en la malversación de fondos públicos cayeron en una serie de contradicciones.

José Conde Fernández, ex director financiero del Legislativo, fue quien orquestó los desvíos del 2007 y 2008.

Conde Fernández aseveró que las operaciones de los ahorros que estaban a su cargo en 2007, invertidos en la financiera Mercado De Futuros (MDF), fueron con el visto bueno del entonces presidente del Congreso, Rubén Darío Morales.

Según Conde Morales, recibió dinero de las comisiones que pagó la bolsa de valores.

Eduardo Meyer, presidente del Legislativo, tildó de pícaros a su secretario, Byron Sánchez Corzo, y a Conde, por haber realizado dicha transacción. Además, Meyer indicó que Morales lo habría invitado a un almuerzo, en el cual lo alertó sobre la transacción. Luego, en sus declaraciones negó tal versión e indicó: “Yo no sabía nada”.

GPS para que no huyan

El diputado Mario Taracena, jefe de la bancada de la Unidad Nacional de la Esperanza, solicitó que a Morales se le colocara un dispositivo de localización, o GPS, para evita que escapara.

Contratación de Sánchez Corzo

Sánchez Corzo fue contratado por Morales para laborar en el Legislativo, para que lo asesorara en informática y finanzas, lo cual Morales negó luego. Al consultar a Sánchez, admitió haber trabajado tres mese para Morales.