Hemeroteca

Torres de electricidad son dinamitadas en 1991

Fue noticia el 19 de diciembre de 1991 la destrucción de torres de energía eléctrica por parte de la guerrilla. Estas acciones eran el pan de cada día durante los últimos años del conflicto armado interno.

Por Hemeroteca PL

Bomberos y empleados de la Empresa Eléctrica observan los daños ocasionados por la acción dinamitera de la guerrilla en una torre de electricidad en Ciudad San Cristóbal el 18 de diciembre de 1991. (Foto: Hemeroteca PL)
Bomberos y empleados de la Empresa Eléctrica observan los daños ocasionados por la acción dinamitera de la guerrilla en una torre de electricidad en Ciudad San Cristóbal el 18 de diciembre de 1991. (Foto: Hemeroteca PL)

La noticia indicaba que las acciones guerrilleras habían sido perpetradas la noche anterior en varios sectores al sur de la capital. Fueron dinamitadas torres de conducción eléctrica del INDE, en la ruta de Ciudad San Cristóbal hacia Villalobos, frente a la colonia Villas Club el Dorado y dejaron a varios sectores a oscuras.

Vecinos informaron que la detonación causó causó alarma en varios sectores, pues los insurgentes colocaron varias cargas de dinamita en las bases de la torre que conduce cables de 69,000 kilovatios, seguidamente varios sectores quedaron a oscuras.

Bomberos de ambos cuerpos acudieron al lugar para auxiliar a posibles víctimas, pero el sabotaje sólo ocasionó daños materiales.

Empleados de la Empresa Eléctrica y del Instituto Nacional de Electrificación, iniciaron la labor de reparación de los daños para restablecer el fluido eléctrico que afectó las zonas 3, 11, 12, Villalobos, Villa Nueva y otros sectores del sur.



Titular de Prensa Libre del 19 de diciembre de 1991. (Foto: Hemeroteca PL)
Titular de Prensa Libre del 19 de diciembre de 1991. (Foto: Hemeroteca PL)


Elementos de la Policía Nacional dejaron pasar un tiempo prudencial antes de acudir al lugar del atentado. Mientras eso sucedía, versiones de vecinos afirmaron que fueron cinco las torres del INDE saboteadas, pero un recorrido por Barcena, Villa Nueva, confirmó que las torres de ese lugar estaban intactas poco antes de la media noche.

Se informó asimismo, que frente a la colonia San José Villa Nueva se escucharon fuertes detonaciones, y no se descartaba que había sido repelido algún grupo que habría intentado llegar hasta las torres ubicadas en lo alto del sector.

Las primeras versiones llegadas esa noche a nuestra redacción indicaban que los insurgentes habían dinamitado el puente de Ciudad San Cristóbal, pero fue una falsa alarma.

A la media noche la situación acerca de los daños ocasionados por las acciones de la guerrilla eran inciertas, pues había falsas alarmas y las fuerzas de seguridad del gobierno se habían movilizado a diferentes puntos del sur de la capital.

Recuento de daños

Al día siguiente trascendió que el primer atentado había sido el miércoles 18 de diciembre, cuando una fuerte carga de dinamita voló la torre número 10 de la línea Guatesur, del INDE, localizada frente a Villas Club el Dorado, donde causó daños por Q100 mil y dejó a oscuras a varios sectores de la capital.

La otra explosión que dañó la torre situada en la colonia Villalobos I, entrada al Mezquital, zona 12, ocurrió a eso de las 18 horas de ese mismo día, pero no logró derribarla, porque los cables la sostuvieron. Esta acción movilizó a unidades de la Policía Nacional y de los bomberos. En un sector cercano la policía encontró otra bomba de tiempo la cual fue desactivada a tiempo evitando el colapso de otra torre.



Nota de Prensa Libre del 20 de diciembre de 1991 ampliando la información sobre los ataques dinamiteros de la guerrilla. (Foto: Hemeroteca PL)
Nota de Prensa Libre del 20 de diciembre de 1991 ampliando la información sobre los ataques dinamiteros de la guerrilla. (Foto: Hemeroteca PL)


Al mismo tiempo fue localizada otra bomba de tiempo en una de las bases de la parte norte del puente de El Trébol, la cual también fue desactivada. 

La falta del suministro eléctrico afectó también la distribución del agua potable en las zonas afectadas. La guerrilla no reivindicó el ataque, sin embargo el gobierno lo atribuyó a la Unidad Revolucionaria Guatemalteca, URNG.