Hemeroteca

Un justo homenaje a la poetisa chilena Gabriela Mistral

Se cumplen 60 años del fallecimiento de la poetisa chilena Gabriela Mistral, cuyo nombre de pila era Lucila de María del Perpetuo Socorro Godoy Alcayaga.

Prensa Libre dIO a conocer sobre la agonía de la Premio Nobel: "El cáncer  de páncreas  reclamaba a una de las más altas exponentes  de la literatura hispanoamericana el 10 de enero de 1957, la poetisa chilena  Gabriela  Mistral ganadora del Premio Nobel de Literatura en el año de 1945".  

Portada del 08/01/1957 en la que Prensa Libre a a conocer sobre la lenta agonía de Gabriela Mistral. (Foto: Hemeroteca PL)
Portada del 08/01/1957 en la que Prensa Libre a a conocer sobre la lenta agonía de Gabriela Mistral. (Foto: Hemeroteca PL)

"El estado avanzado de su enfermedad la mantenía el 8 de enero en estado agónico en el hospital general de Hempstead en el barrio neoyorquino de Long Island", indicaba la nota periodística.

Mistral nació en Vicuña, Chile,  el 7 de abril  de 1889 y sus estudios  los realizó en la universidad de Florencia, donde obtuvo elevados honores  académicos. Además, ella destaco  el premio  honoris causa que recibió  de la Universidad guatemalteca debido a su relación con la educación universitaria.

La docencia la sedujo y le dedica 20 años de su fructífera  existencia a las enseñanzas primaria y secundaria de Chile lo cual la llevó a ser directora de los liceos de Santiago, Temuco, Los Andes y Punta Arena.



La enfermedad apagaba la luz de vida  de la poetisa Gabriela Mistral 08/01/1957. (Foto: Hemeroteca PL)
La enfermedad apagaba la luz de vida de la poetisa Gabriela Mistral 08/01/1957. (Foto: Hemeroteca PL)


La sobresaliente labor que desempeñó la hizo merecedora de una pensión del congreso chileno, así como ser representante de su país en misiones diplomáticas.

Gabriela Mistral prestó importantísimos servicios de índole cultural dictando conferencia como “Profesora visitante” en las universidades de Vassar, Colombia, Puerto Rico, Barnard College, Midlebury y Montevideo Uruguay. Fue nombrada  cónsul vitalicio, en Madrid, Niza y Petrópolis (Brasil), también fue consejera del ministerio de educación en México.

En 1930 funda  y ayuda  a la dirección  de la monumental  obra "Colección de Clásicos Hispanoamericanos"  y 12 años más tarde es reconocida con el Premio Nobel de Literatura.



Gabriel Mistral, maravillosa poetisa Premio Nobel de Literatura, muere en Nueva York en 1957. (Foto: Hemeroteca PL)
Gabriel Mistral, maravillosa poetisa Premio Nobel de Literatura, muere en Nueva York en 1957. (Foto: Hemeroteca PL)


Otras de sus obras son: Tala, Vida de San Francisco de Asís, Ternura, Poemas para Niños, Canciones de Cuna, Rondas para niños, (con música de compositores mexicanos) y numerosos artículos  y monografías. La mayoría de sus obras han sido  traducidas  a los principales idiomas y en Santiago de Chile  aún se lee, con avidez,  las enjundias  crónicas  que escribió  para “Mercurio” allá en 1931.



Gabriel Mistral, primera mujer Iberoamericana en ganar el Nobel de Literatura. (Foto: Hemeroteca PL)
Gabriel Mistral, primera mujer Iberoamericana en ganar el Nobel de Literatura. (Foto: Hemeroteca PL)




Gabriel Mistral conversa con invitados a la ceremonia de entrega del Premio Nobel en 1945. (Foto: Hemeroteca PL)
Gabriel Mistral conversa con invitados a la ceremonia de entrega del Premio Nobel en 1945. (Foto: Hemeroteca PL)


Algunos poemas

Los que no danzan

Una niña que es inválida dijo "¿Cómo danzo yo?" Le dijimos que pusiera
 a danzar su corazón...

Luego dijo la quebrada: "¿Cómo cantaría yo?" Le dijimos que pusiera
 a cantar su corazón...

Dijo el pobre cardo muerto: "¿Cómo, cómo danzo yo?" Le dijimos: "Pon al viento a volar tu corazón"...

Dijo Dios desde la altura: "¿Cómo bajo de la  luz?” Le dijimos que bajara 
a danzarnos en la luz.

Todo el valle está danzando
 en un corro bajo el sol,


y al que no entre se le ha hecho tierra, tierra el corazón..

Hallazgo

Me encontré a este niño cuando al campo iba; dormido lo he hallado sobre unas gavillas.

O tal vez ha sido cruzando la viña:
 al buscar un pámpano toqué su mejilla.

Y por eso temo,
 al quedar dormida,
 se evapore como rocío en las viñas.

El Placer de servir

Toda la naturaleza es un anhelo de servicio.

Sirve la nube, sirve el viento, sirve el surco.

Donde haya un árbol que plantar, plántalo tú;

donde haya un error que enmendar, enmiéndalo tú;

donde haya un esfuerzo que todos esquiven, acéptalo tú.

Sé el que apartó la piedra del camino,

el odio entre los corazones y las dificultades del problema.

Hay la alegría de ser sano y la de ser justo; pero hay, sobre todo, la hermosa, la Inmensa alegría de servir.

Qué triste sería el mundo si todo en él estuviera hecho, el no hubiera un rosal que plantar, una empresa que emprender:

Que no te llamen solamente los trabajos fáciles. ¡Es tan bello hacer lo que otros esquivan!

Pero no caigas en el error de que sólo se hace mérito con los grandes trabajos; hay pequeños servicios que son buenos servicios: adornar una mesa, ordenar unos libros, peinar una niña.

Aquél es el que critica, éste es el que destruye, tú sé el que sirve.

El servir no es faena de seres inferiores. Dios, que dá el fruto y la luz, sirve. Pudiera llamársele así: El que sirve.

Y tiene sus ojos fijos en nuestras manos y nos pregunta cada día: ¿Serviste hoy? ¿A quién? ¿Al árbol, a tu amigo, a tu madre?.

En su testamento, Mistral dijo que  el dinero  producto de la venta de sus libros en América del Sur serian para los niños pobres de Montegrande,  ya que en este lugar pasó sus mejores años de infancia.



Placas conmemorativas en el acceso al mausoleo de Gabriela Mistral. (Foto: Hemeroteca PL)
Placas conmemorativas en el acceso al mausoleo de Gabriela Mistral. (Foto: Hemeroteca PL)


Mistral fue inhumada en el cementerio de Montegrande, Provincia de Elqui, Región de Coquito, Chile. El Gobierno declara en 1961 Monumento Nacional su tumba.

Biografía de Gabriela Mistral. (Video: tomado de YouTube)