Huehuetenango

Inconformes mantienen retenidos a 11 personas en Huehuetenango

Tres grupos de pobladores mantienen retenidas a 11 personas en Santa Cruz Barillas, San Mateo Ixtatán y Santa Eulalia, como medida de presión para que se deje en libertad a dos hombres acusados de la muerte de dos personas, capturados la mañana de este lunes en la aldea Pojón, San Mateo Ixtatán, Huehuetenango.

Por POR PRENSA LIBRE.COM

<p>Ubicación de San Mateo Ixtatán, Huehuetenango. (Foto Prensa Libre: Internet)<br></p>
Ubicación de San Mateo Ixtatán, Huehuetenango. (Foto Prensa Libre: Internet)

SAN MATEO IXTATÁN.- La última información desde Huehuetenango señala que los tres grupos de personas, algunos de hasta 200 vecinos organizados, mantienen retenidas a las personas y amenazan con incrementar las protestas este martes de no ser liberadas las dos personas acusadas de asesinato.

En Santa Cruz Barillas, tienen tomado el juzgado local junto a la jueza y cuatro oficiales; mientras que en Santa Eulalia tomaron como rehén a coordinador del Centro de Administración de Justicia, la secretaria, dos pasantes y dos abogados de la Defensa Pública Penal.

En San Mateo Ixtatán, donde este lunes se realizó la captura de los dos acusados, tienen retenida a una trabajadora de la Comisión Presidencial de Derechos Humanos.

De acuerdo a Erick Villatoro de la Procuraduría de Derechos Humanos en Huehuetenango, se presentó la tarde de este lunes un recurso de exhibición personal a favor de los 12 retenidos, sin embargo aún se está a la espera de establecer las condiciones en las que se encuentran, ya que en el lugar no hay presencia policial.

El detonante

De acuerdo con versiones oficiales, las fuerzas de seguridad ingresaron en la comunidad y capturaron a los hermanos Jesús y Casimiro Mateo Mateo, de 23 y 19 años respectivamente, a quienes se les sindica de la muerte de dos personas en noviembre del año pasado.

De acuerdo con la orden de captura, a los dos hombres se les sindica de asesinato y asociación ilícita, por lo que eran requeridos por un juzgado de Huehuetenango.

Luego de la captura, familiares y vecinos de los acusados arremetieron contra la fuerza policial y se reportó el daño a una autopatrulla.

Actualmente los dos hermanos capturados se encuentran en la cabecera municipal.