Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

20/06/12 - 00:00 Huehuetenango

Proponen alternativa a programas sociales

Vecinos de varias comunidades de San Juan Atitán, Huehuetenango, y representantes de la organización no gubernamental (ONG) Ceiba pidieron al presidente Otto Pérez Molina garantizar la soberanía alimentaria de la población con políticas bien definidas, y no con programas de consumismo que solo generan dependencia.

Claudia Gerónimo, de la citada organización, aseguró que el pacto Hambre Cero es bueno, pero conlleva programas que hacen a los vecinos depender de las ayudas del Gobierno. Es por ello que varios pobladores y esta agrupación consideran que es necesario promover cambios a través de la promoción de la soberanía alimentaria, que es de mayor sostenibilidad a largo plazo.

Explicó que ellos han implementado planes de desarrollo autosostenible en ocho municipios de Huehuetenango, donde han visto que la población puede salir adelante por sí misma con un poco de ayuda y capacitación.

Entre estos programas se encuentran las parcelas integrales, que incluyen un horno artesanal para la elaboración de pan y otros productos, expresó.

“La idea es dar herramientas para que la población tenga acceso a otros alimentos”, indicó Gerónimo.

Afirmó que los grupos de vecinos cuentan con parcelas de hortalizas, divididas por barreras vivas que permiten evitar los deslizamientos y la erosión durante la época lluviosa; adicionalmente, el pasto se aprovecha para alimento de ovejas, vacas y caballos.

La modalidad incluye un banco de semillas de lechuga, brócoli, coliflor, repollo, rábano, zanahoria, papa, frijol, maíz y trigo, las cuales siembran por temporada, y cuando una termina de dar cosecha la otra ya está lista para iniciar la producción, lo cual permite tener alimentos todo el tiempo e incluso un excedente que puede llevarse al mercado local para su venta.

Árboles Frutales

Los beneficiarios de estos proyectos también reciben plantas de árboles frutales como nectarina, chicozapote, mandarina, limón, aguacate, lima, durazno y manzana, que se utilizan para preparar conservas, tarea que desarrollan las mujeres después de haber recibido capacitación para generar su propio ingreso.

Estos productos son comercializados con vecinos de otras aldeas, además de los pedidos que Ceiba se encarga de buscar en otros sitios.

“Creemos que debe ser el trabajo integral el que les dé a los habitantes de las comunidades las herramientas suficientes para que ellos mismos sean quienes busquen su sustento sin depender”, aseguró Gerónimo.

Producción Propia

Según vecinos beneficiados con estos proyectos, para tener éxito en la producción han aprendido a producir su propio abono orgánico mediante lombrices y estiércol de los animales, el cual pasa por un proceso hasta convertirse en el complemento para la tierra, el cual suele tardar de uno a dos meses.

Aunado a ello se incluye la crianza de aves de corral, cerdos, ovejas y vacas, las cuales forman parte importante en la cadena de nutrición, pues son un complemento a las hortalizas que las mismas personas producen.

“Lo importante de esta iniciativa es que todo el año las parcelas están en producción de uno u otro producto, siempre generan alimentos para las familias y es ahí donde creemos que se le debe apostar a la soberanía, y no al consumismo”, reiteró Gerónimo.

El poblador Alberto Martín, beneficiario del proyecto, dijo que no basta con entregar alimentos para combatir la desnutrición.

“Si queremos lograr avances importantes es necesario enseñar a los jóvenes el rescate de las semillas criollas y el aprovechamiento de los recursos naturales que nos pueden dar nuestro sustento. No queremos que solo nos entreguen alimentos, porque esto causa dependencia, y la ayuda se termina de un momento a otro”, señaló Martín.

Testimonios - Necesitan opciones

María Jacinto, pobladora de San Juan Atitán, afirmó que la población está agradecida con la ayuda que da el Gobierno, pero  lo que realmente necesita son oportunidades  para desarrollarse mediante   proyectos productivos.

Expresó que aunado al programa de alimentos, las autoridades deben dar capacitación, insumos, herramientas y todo lo necesario para que la población  sea económicamente activa y genere ingresos para la familia.

“Con las parcelas y proyectos productivos que desarrollamos siempre tenemos algo que comer. Necesitamos que el Gobierno y otras entidades e instituciones nos ayuden a vender el excedente de la cosecha, pues  con esto podemos comprar otros alimentos complementarios para la nutrición de nuestros hijos”,  dijo.

Alberto Martín, otro poblador, aseguró que en las comunidades  donde han implementado los huertos familiares y la crianza de aves no se reportan casos de desnutrición, y por eso las autoridades deberían tomar estos modelos y replicarlos en otros lugares.

POR MIKE CASTILLO /

Más noticias de Huehuetenango

Herramientas

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.