Registrarse ¿Por qué registrarse?

Con tu usuario podrás:


- Ingresar al visor de la edición impresa
   de Prensa Libre

- Comentar cada nota publicada
   *ver términos y condiciones de uso
   del portal

- Obtener beneficios y promociones
   para usuarios registrados de
   Prensalibre.com


Olvidó su contraseña?

01/03/13 - 02:01 Internacionales

Benedicto XVI deja trono papal entre despedidas

Benedicto XVI dejó de ser papa ayer a las 13 horas de Guatemala,  como había anunciado, y prometió convertirse en “simple peregrino”  de una Iglesia obligada a encontrarle un sucesor luego de su histórica renuncia, la primera de un pontífice en siete siglos.

REDACCIóN INTERNACIONAL

El papa alemán, de 85 años, viajó  en helicóptero   desde el Vaticano hasta la residencia de Castel Gandolfo, desde donde impartió su última bendición a los fieles antes de cerrar ocho años al frente de una institución sacudida por escándalos e intrigas.

El Vaticano entra así oficialmente en período de “sede vacante”, que abre la vía a la celebración de un cónclave que podría comenzar en torno al  10 de marzo  para elegir al próximo jefe de esa milenaria institución.

Cuando dieron las 20 horas en punto en Roma, Italia —13 horas en Guatemala—, en el campanario de Castel Gandolfo la bandera del Vaticano quedó a media asta y dos guardias suizos en uniforme de gala cerraron las dos grandes puertas de la residencia papal, marcando simbólicamente el fin de su pontificado.

“Ya no seré papa (...) Soy simplemente un peregrino que inicia la última etapa de su peregrinación por esta tierra”, dijo Joseph Ratzinger, que ahora será  llamado “papa emérito”, en su último mensaje desde el balcón del palacio.

“Gracias a todos”, fueron sus últimas palabras como pontífice.

Benedicto XVI vivirá en la residencia de Castel Gandolfo, un pequeño pueblo a 25 kilómetros de Roma, durante dos meses antes de instalarse definitivamente en un antiguo convento del Vaticano reformado para acogerlo.

Muchas lágrimas

El Papa abandonó  sus apartamentos del Vaticano, caminó lentamente con un bastón, mientras su secretario Georg Ganswein lloraba desconsoladamente.

El helicóptero, de color blanco, despegó a las 10.07 hora de Guatemala  desde los jardines del Vaticano, mientras repicaban las campanas en todas las iglesias de Roma y el mundo. Tras 17 minutos de vuelo llegó a Castel Gandolfo, donde lo esperaban miles de feligreses.

“Que experimentéis siempre la alegría de tener a Cristo como el centro de vuestra vida”,  escribió en su último tuit, difundido poco después de su salida del Vaticano.

Benedicto XVI anunció inesperadamente el 11 de febrero último la decisión de renunciar a su misión, por “falta de fuerzas”.

Al comenzar ayer su última jornada como papa, pidió “unidad”  a la Iglesia, en una breve ceremonia de despedida ante 144 cardenales reunidos en la Sala Clementina del palacio apostólico en el Vaticano.

Sereno, sonriente, con buen aspecto, les dijo: “Entre vosotros está el futuro papa, al que prometo mi respeto incondicional y obediencia. Continuaré rezando, especialmente en estos días del cónclave”, destacó.

Según el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, esa afirmación demuestra que no tiene “ninguna intención”  de interferir en las decisiones del futuro pontífice.

Benedicto XVI se despidió el miércoles de los fieles, en una multitudinaria audiencia en la Plaza de San Pedro, donde confesó haber vivido días agitados durante su papado, aunque afirmó que la Iglesia sigue “viva”  y que Dios no la dejará “hundirse”.

Benedicto XVI, 265 sucesor del apóstol San Pedro al frente de la Iglesia,  se dedicará a la oración en el Vaticano.

El 28 de febrero del 2013 quedará en los anales. Hasta ahora, los papas morían en su cama del Vaticano, pero ayer el alemán Benedicto XVI se marchó por su propio pie, a bordo de un helicóptero. La imagen de un papa que abandona el Vaticano en helicóptero fue vista por cientos de millones de personas en todo el mundo.



Ingresa al enlace para ver más fotos de la despedida a Benedicto XVI

Retos para el sucesor

La renuncia del pontífice, un hecho sin precedentes desde la de Celestino V en 1294, abre la vía a la celebración de un cónclave que podría empezar en la segunda semana de marzo, si todos los cardenales están ya en Roma, Italia.

La decisión de Benedicto XVI marca un precedente en la historia moderna de la Iglesia Católica, que cuenta con mil 200 millones de fieles en todo el mundo.

Entre los temas que el próximo papa tendrá sobre la mesa están la difusión del mensaje católico más allá de la congregación de fieles y la respuesta a las acusaciones de corrupción y de encubrimiento de curas señalados por abuso sexual.

Celebración mundial

América Latina, donde reside casi la mitad de los católicos, despidió ayer a Benedicto XVI con  repicar de campanas, elogios a sus virtudes, ceremonias religiosas y cadenas de oración.

Miles de fieles rindieron homenajes a Benedicto XVI en otras iglesias del mundo, como en la catedral de San Patricio de Nueva York, en Washington DC, en el Caribe, Australia, Asia y Europa.

VIDEO - El sastre del papa

Guatemalteca teje traje

Dos monjas, una  de Guatemala y otra de Ecuador, que viven en el Vaticano, así como el colombiano Luis Abel Delgado, quien reside en Cali, Colombia, son los encargados de tejer el traje para el sucesor de Benedicto XVI.

Luego de décadas de haber remendado uniformes de soldados en Cali, Delgado cumple ahora con la misión  de tejer cuidadosamente en su antiquísima máquina de coser  el dorado traje que vestirá al nuevo papa. Es uno de los  sastres del Vaticano desde el 2007.

Respeto incondicional

“Prometo respeto incondicional y obediencia al nuevo papa”, afirmó Benedicto XVI ante los cardenales que se despidieron de él en el Vaticano.

“Entre vosotros está el futuro papa, al que prometo mi respeto incondicional y obediencia. Continuaré rezando, especialmente en estos días”, afirmó.

“El Colegio Cardenalicio debe ser como una orquesta, en la que la diversidad pueda llevar a una armonía acorde”, dijo.

“La Iglesia  no es una institución inventada por alguien, construida sobre una mesa, sino una realidad viviente, que vive transformándose aunque su naturaleza siempre es la misma, ya que su naturaleza es Cristo”. expresó.

Ocaso de su vida

“Desde las 8 de esta tarde —hora de Roma, Italia— ya no seré más el Sumo Pontífice de la Iglesia Católica, sino un simple peregrino que inicia la última etapa de su vida”, dijo Benedicto XVI en el balcón de la residencia papal de  Castel Gandolfo.

“Estoy muy feliz por estar aquí entre vosotros, circundado de la naturaleza y vuestra simpatía, que agradezco, así como vuestra amistad”, agregó.

“El último día de mi pontificado es diferente a los precedentes”, añadió.

 “Quiero seguir trabajando, con el corazón, con mi amor, mi plegaria y mis reflexiones, por el bien de la Iglesia y el bien común de la humanidad”, finalizó Benedicto XVI.

 En seguida dio su última bendición a miles de fieles de Castel Gandolfo.

7 años y 10 meses de pontificado de Benedicto XVI

85 años tiene Joseph Ratzinger y cumplirá años el 16 de abril.



Herramientas

Relacionadas

Tags

Videos

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.