Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

12/05/13 - 02:06 Internacionales

La casa del horror en Cleveland

Los estadounidenses se indignan cuando se imaginan los 10 años de sufrimiento que pasaron las tres mujeres secuestradas en “la casa de los horrores”, donde su propietario, Ariel Castro, originario de Puerto Rico, las violó continuamente y las torturaba.

Según la cadena británica BBC, la residencia de castro —de cuatro habitaciones— se gana ese nombre a medida que se van conociendo los detalles de lo que ocurrió en la casa de la Avenida Seymour, en Cleveland, Ohio, donde mantuvo secuestradas a Amanda Berry, de 27 años; Gina DeJesus, 23; Michelle Knight, 32; y una niña de 6 años, hija de Berry.

Berry, DeJesus y Knight desaparecieron en incidentes separados en el 2002, 2003 y 2004, y fueron liberadas la noche del lunes 6 de mayo último en una casa de un barrio de Cleveland.

El vecino Charles Ramsey escuchó los gritos de Amanda Berry la noche del lunes, acudió a su auxilio y la ayudó a escapar.

Los abogados de la Fiscalía de Ohio indicaron que planean presentar cargos de asesinato agravado contra Castro, los cuales pueden llevar a pena de muerte.

Las acusaciones están vinculadas con supuestos abortos forzados a los que el sospechoso sometió a una de sus víctimas.

Cinco abortos

El jueves último, el fiscal del condado de Cuyahoga, Tim McGinty, declaró que los cargos de asesinato están basados en evidencia proporcionada por Michelle Knight de que Castro la había fecundado, abusado físicamente de ella y privado de alimentos para inducir cinco abortos.

La Oficina del fiscal general de Ohio informó que Ariel Castro es el padre de la hija de Amanda Berry. Las pruebas de ADN practicadas tanto a Castro como a la hija de Berry, que tiene ahora 6 años de edad, confirmaron la paternidad.

El exconductor de autobuses también enfrenta tres cargos de violación, uno por cada una de las mujeres.

La casa de dos pisos donde ocurrieron los hechos se ubica en el vecindario West Side de Cleveland, un área de clase trabajadora con una numerosa comunidad latina.

Los detalles de lo que ocurrió dentro de esta durante la última década están emergiendo gradualmente.

El fiscal McGinty declaró: “Este secuestrador de niñas tenía una cámara de tortura y una prisión privada en el corazón de nuestra ciudad”.

Un informe de la Policía que publicaron tanto CNN como el New York Times reveló detalles que califican de escalofriantes sobre el cautiverio de las mujeres.

El documento, según ambos medios, fue redactado por los policías que llegaron inicialmente a la casa de Castro el lunes recién pasado, cuando las mujeres lograron escapar.

La Policía señala que Knight informó que había sido fecundada repetidamente, pero abortó cada vez después de que Castro la privó de alimentos durante dos semanas o más y la golpeó repetidamente en el abdomen.

El informe también señala que las mujeres indicaron que Berry dio a luz a su bebé dentro de la casa en una piscina de plástico, que Castro ordenó a Knight que la ayudara con el nacimiento y que la amenazó con matarla si el nonato no sobrevivía.

Encadenadas

Según el documento, Castro mantuvo a las mujeres encadenadas en el sótano de la casa, pero eventualmente les permitió vivir en el segundo piso. Pero estas describen cómo cada vez que salían o entraban a una habitación iban encadenadas y cómo se les “premiaba” con poder ir al baño o con darse una ducha ocasionalmente.

Otro informe de la Policía indica que la puerta principal de la casa a menudo permanecía cerrada cuando Castro salía. El lunes 6 de mayo, cuando las mujeres lograron escapar, aparentemente olvidó poner la cerradura al salir a comprar comida.

Una corte ordenó una fianza de US$8 millones para Ariel Castro. La abogada que el tribunal nombró para su defensa, Kathleen DeMetz, informó que el sospechoso está en aislamiento y bajo estrecha vigilancia para evitar un suicidio.

Según la cadena CBS, Castro confesó sus crímenes en una larga carta escrita a mano que fue encontrada en la casa, la cual, de acuerdo con los investigadores, pudo haber sido una anotación con la intención de quitarse la vida.

La carta tiene fecha del 2004 y en ella Castro dice que fue violado por su tío cuando era niño y que también fue abusado por sus padres, según indicó una fuente de una agencia de orden público citada por la Prensa estadounidense.

Los dos hermanos de Ariel Castro, Pedro y Onil, fueron arrestados inicialmente, pero la Policía no encontró evidencia que los vinculara con los crímenes.

Monstruo

Los familiares describieron a Ariel Castro como “un monstruo” que abusaba de su esposa Grimilda Figueroa y encerraba a su familia dentro de la casa.    Figueroa abandonó a Castro hace años y murió en el 2012 después de una prolongada enfermedad.

Búsqueda

El FBI compara el ADN de Ariel Castro con otras muestras para saber si está implicado en más  desapariciones. La Policía está efectuando una búsqueda similar con el material genético de Castro para comprobar si se produce algún resultado en otros delitos.

Depredador sexual

Ariel Castro, principal sospechoso del secuestro, cautiverio y violación de tres mujeres durante una década en Cleveland, Ohio, se consideraba un “depredador sexual”  que necesitaba ayuda, según una nota del 2004, divulgada por los  medios de comunicación.

“Soy un depredador sexual. Necesito ayuda”, dice  la nota divulgada.

En una aparente referencia a las víctimas, la nota dice: “Ellas están aquí contra su voluntad porque cometieron el error de subir al automóvil de un completo extraño”. “No sé porqué busco otra, ya tengo dos”.

La nota destaca que el sospechoso escribió también que planeaba suicidarse y dejar todo su  dinero a las víctimas.

La Policía informó que en la casa de Castro se hallaron muchas pruebas.

FBI  no localizó restos humanos

El FBI informó  que no ha encontrado restos humanos en la casa en la que supuestamente Ariel Castro mantuvo secuestradas durante una década a tres jóvenes de Cleveland (Ohio), informó ayer la cadena televisiva CBS.

La vivienda de Castro apareció con todas las ventanas cubiertas con grandes paneles de madera y protegida por una valla instalada por la Policía para conservar el interior.

Mientras, las víctimas Michelle Knight, Gina DeJesus, Amanda Berry y la hija que esta última tuvo durante su cautiverio siguen su proceso de recuperación.

El predicamento de las mujeres liberadas de su cautiverio en una casa de Cleveland no ha terminado. Ahora viene la recuperación del abuso sexual y el regreso a un mundo muy diferente a aquel del cual fueron arrebatadas hace una década. Psicólogos dicen que con extensos tratamientos y apoyo, es probable una mejora para las mujeres, que tenían 14, 16 y 21 años cuando fueron secuestradas. Pero es un proceso largo y difícil.  

El fiscal general de Ohio, Mike DeWine, dijo el viernes último que las pruebas de ADN confirmaron que Castro, de 52 años de edad, es el padre de la hija de 6 años de Berry.

Casos similares

Varias mujeres han sufrido ese calvario.

Estados Unidos: el 27 de agosto del 2009 Jaycee Lee Dugard fue encontrada 18 años después de haber sido secuestrada a los 11 años, en el jardín trasero de la casa de su captor, Phillip Garrido, quien tuvo dos hijos con ella.

Austria: Natascha Kampusch fue secuestrada cuando tenía 10 años por Wolfgang Priklopil, quien la mantuvo encerrada en un sótano por ocho años, hasta que pudo salir en el 2006. El captor se lanzó a las vías de un tren la noche que Kampush escapó.

Elisabeth Fritzl fue secuestrada y violada durante 24 años por su padre, Josef Fritzl, en el sótano de su casa en Amstetten, 150 km al oeste de Viena. El horror terminó en abril del 2008, cuando fue hospitalizado uno de los siete niños producto de la relación incestuosa. Josef Fritzl fue condenado a cadena perpetua.

Víctimas de plagio vivieron pesadilla

10 años estuvieron secuestradas tres mujeres en una casa de Cleveland, Ohio. El plagiario las violaba y torturaba.

POR MIGUEL GONZáLEZ Y AGENCIAS INTERNACIONALES /

Herramientas

Tags

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.