Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

22/12/12 - 08:47 Internacionales

Suspense total sobre la candidatura de Monti a primer ministro en Italia

Tras la dimisión de Mario Monti, la campaña para las legislativas italianas de febrero quedó abierta pero el suspense es total hasta el domingo sobre una eventual candidatura del "Profesor", apoyada en Europa, por los medios económicos y la Iglesia, lo que le haría pasar del estatus de tecnócrata al de político.

ROMA.- El presidente Giorgio Napolitano inició el sábado las consultas de las cámaras y de grupos parlamentarios, previstas por la Constitución, antes de la disolución del parlamento y la convocatoria de elecciones anticipadas, previstas para los 24 y 25 de febrero.

Monti, que continuará a cargo de los "asuntos corrientes", anunció su dimisión el pasado 8 de diciembre al perder el apoyo de partido de Silvio Berlusconi, el Pueblo de la Libertad

En una Italia en recesión, y fragilizada ante una posible nueva tormenta en la zona euro, Monti, excomisario europeo, ha sido insistentemente solicitado para lanzarse a la batalla de las legislativas, encabezando una coalición que agruparía a antiguos demócratas-cristianos y a los laicos del "Movimiento hacia la Tercera República" de Luca di Montezemolo, presidente de Ferrari.

El "Profesor" revelará sus intenciones el domingo por la mañana durante su "conferencia de prensa de fin de año".

La prensa, que había anunciado en los últimos la disposición de Monti a bajar a la arena política, era mucho más prudente este sábado.

"Monti frena su entrada en política", titulaba el Corriere della Sera, primer diario del país, mientras que Repubblica aludía a las "dudas de Monti, tentado de decir no". La Stampa era más afirmativa: "Monti ha elegido quedarse en reserva de la República".

Podría ser un primer ministro de socorro en caso de que no hubiera una mayoría clara en el parlamento a fines de febrero, o ser elegido en la presidencia para reemplazar a Napolitano, de 87 años, y cuyo mandato termina a mediados de mayo.

Monti tiene otras opciones, como suceder a Jean-Claude Juncker y convertirse en el máximo representante de las Finanzas en la zona euro, un cargo a medida para el exprofesor de economía.

Según la Stampa, Monti renunció a liderar la coalición de los "moderados" y presentará el domingo un "memorando para el futuro de Italia", para defender la "amarga cura" de austeridad impuesta a la tercera economía de la zona euro y elaborar la lista de "cosas por hacer".

Para Stefano Folli, editorialista de Sole 24 Ore, Monti está frente a "un dilema y a obstáculos grandes como montañas": tenía la ambición de proponer a los italianos una "revolución liberal en economía, un nuevo sentido de Estados y una agenda para tener un rol digno en Europa".

Pero los partidos que habrían apoyado la "Lista Monti" tendrían que barrer mucho ante sus puertas si quieren presentar "candidaturas limpias", un difícil desafío ante los grandes escándalos de corrupción que afectaron estos últimos años al centro y a la derecha.

Otro problema: lanzarse en campaña supondría para Monti tener que rivalizar con Pier Luigi Bersani, líder de la izquierda, y favorito para convertirse en primer ministro a mediados de febrero, con 30 a 35% de las intenciones de voto.

También supondría tener que enfrentarse a su predecesor, Silvio Berlusconi, de nuevo en campaña y que ocupa todo el espacio mediático para intentar mejorar en los sondeos, en momentos en que su partido PDL cayó a 15-20% de intención de votos.

Berlusconi había propuesto a Monti dirigir en su lugar una coalición de centro-derecha que incluiría al PDL. Pero el "Profesor" no respondió "ni siquiera una llamada telefónica", según el propio Berlusconi, de 76 años. La ruptura entre los dos hombres es total.

Otro elemento desfavorable a la candidatura de Monti: perdería su imagen de hombre de Estado por encima de los partidos. Durante sus 13 meses en el cargo, mantuvo una cierta popularidad pese a la dureza de las medidas adoptadas. Aunque, según un sondeo del instituto SWG realizado los 18 y 19 de diciembre, y publicado el sábado, 60% de los italianos se opone a una candidatura de Monti.

Y, según este sondeo, sus apoyos centristas solo ganarían seis puntos, de 9.4% a 15.4%. Demasiado poco para Monti, habituado a ser siempre el primero de la clase.

AFP / Italia

Herramientas

Tags

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.