Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

23/12/12 - 00:00 Internacionales

Tras matanza analizan seguridad

La masacre en el colegio de primaria de Newtown, Connecticut, hace 10 días, mantiene el debate sobre la seguridad en las escuelas de EE. UU., con opiniones encontradas que van desde quienes abogan por mayor atención psicológica en las aulas hasta quienes defienden que los profesores deberían ir armados a clase.

El viernes 14 de diciembre último, Adam Lanza, de 20 años, después de haber matado a su madre en casa, se dirigió a la escuela de primaria Sandy Hook, donde de 9.30 a 9.40 horas mató a 20 niños y seis adultos, y posteriormente se quitó la vida de un disparo en la cabeza.

Lanza llevaba un arsenal de cientos de cartuchos particularmente mortales, cantidad suficiente para matar a casi todos los estudiantes de la escuela si hubiera tenido tiempo, lo cual abre la escalofriante posibilidad de que la tragedia pudo haber sido incluso peor. El agresor decidió matarse cuando escuchó que la Policía se acercaba, durante el ataque de unos 10 minutos, dijo el gobernador de Connecticut, Dannel P. Malloy.

La opción de maestros armados —que ya es una realidad en algunos colegios de Texas— fue recordada por el representante estatal de Oregón Dennis Richardson —republicano—, quien reivindicó el derecho de los profesores a portar armas.

Lejos de las tesis del representante de Oregón, la mayor parte de la comunidad educativa y de los expertos piden reforzar las barreras físicas, como detectores de metales o alarmas, y mayor atención psicológica a los estudiantes como medida para prevenir comportamientos criminales en los jóvenes.

“Lo que necesitan los colegios son psicólogos y tutores que tengan una estrecha relación con el alumnado, porque esa es la mejor línea de prevención”, explica Kenneth Trump, una de las voces más reconocidas en el país sobre seguridad escolar.

“¿Habló Lanza con alguien sobre sus planes? ¿Podría la palabra adecuada en el momento adecuado haberle detenido?”, se preguntó Trump.

El experto en seguridad en las escuelas critica que muchos establecimientos educativos hayan renunciado a los servicios de psicólogos y tutores, tratando de sustituirlos por medidas “físicas” de seguridad. “A los directores les encanta decir: Tenemos cámaras”, comentó.

La comunidad educativa comparte las tesis de Trump, y tanto padres como maestros coinciden en señalar la prevención como “la mejor garantía de seguridad en las escuelas”.

“La protección de los niños en las escuelas es un derecho fundamental y nuestra primera prioridad”, aseguró Betsy Landers, presidente de la Asociación Nacional de Padres y Maestros.

“Hablar con los niños, dejarles claras cuáles son la normas y dónde están los límites y saber reconocer a primera vista los signos de que algo va mal” son las directrices básicas que los adultos deben seguir para prevenir actos de violencia como este, expresa Landers.

Las medidas “físicas” de seguridad de las que disponía el colegio Sandy Hook, donde Lanza perpetró la masacre, eran las adecuadas y el centro incluso había introducido recientemente un sistema que requería que los visitantes se identificasen al acceder.

Sin embargo, ninguna de las medidas impidió que, al llegar, Adam Lanza rompiera una ventana de vidrio y se adentrara en la escuela, sorteando así el sistema de portero automático.

Por ley, los colegios de EE. UU. deben tener planes de evacuación y de emergencia para estos casos, algo con lo que, al parecer, Sandy Hook también cumplía.

POR MIGUEL GONZáLEZ* /

Perfil de asesinos

Callado y tímido

Un joven “callado y tímido”, muy inteligente, pero también “muy antisocial”  y que prefería quedarse solo en casa, así es como definen sus conocidos  a Adam Lanza, el autor de la matanza en una escuela de Newtown, Connecticut, en la que murieron  28 personas, entre ellas 20 niños, el 14 de diciembre del 2012.
Nancy Lanza tenía dos hijos, uno muy exitoso que vive fuera, y otro —Adam— que básicamente siempre se quedaba en casa, muy antisocial, según amigos de esa familia. Ella era profesora de la escuela donde su hijo perpetró la masacre.
El padre de Adam, Peter, es un contable casado en segundas nupcias en el 2011.
Nancy Lanza era muy reservada y no solía hablar de sus hijos, pero en ocasiones contaba que estaba preocupada por  Adam, quien  tenía síndrome de Asperger —una variante del autismo—.
“Era muy callado, tímido y reservado. No tenía demasiados amigos en el autobús, pero era educado”, relata la conductora de autobús escolar  Marsha Moskowitc.
El joven “se sentía muy incómodo cuando se fijaban en él”. “Fue un niño raro desde que tenía 5 años”, cuentan vecinos.
Según The New York Times, Adam Lanza vivió una “adolescencia turbulenta” debido a que sus padres estaban atravesando  dificultades que les llevaron al divorcio en el 2008, tras 17 años de casados.
Cuando era adolescente, Lanza iba a cortarse el cabello  sin hablar ni mirar a nadie y siempre acompañado por su madre.    Una estilista dijo que Nancy Lanza daba instrucciones a su hijo de qué hacer y a dónde ir.
El rotativo New York Post apunta  que el joven era aficionado a videojuegos violentos, en particular al conocido Call of Duty, en el que el participante utiliza armas de asalto, rifles y ametralladoras.
La madre del joven era aficionada a las armas, y según relatos ella solía llevar a sus hijos a campos de tiro para que practicaran con las seis armas que poseía.
El arma utilizada por el autor de la masacre, un rifle semiautomático
Bushmaster 223, así como otras dos pistolas semiautomáticas, una Glock y una Sig Sauer que llevaba consigo en ese momento, estaban registradas a nombre de su madre.
Lanza mató a su madre en casa el 14 de diciembre último  y después se dirigió en vehículo hasta el colegio Sandy Hook, donde, ataviado con ropa de combate y armado con dos pistolas y un rifle, asesinó a 20 niños y  seis adultos antes de quitarse la vida.

Estudiante solitario

El estudiante surcoreano Cho Seung-Hui, autor de la masacre de 32 personas en la Universidad de Virginia, el 16 de abril del 2007, era un joven “perturbado”, “solitario” y amenazador, ya que acosaba a varias compañeras y además evitaba el contacto visual directo, según sus compañeros de estudio.
Los atacantes que matan al azar suelen tener problemas mentales, afirma el psiquiatra Jerrold Post. El psicólogo Dewey Cornell expuso que los asesinos masivos como Cho operan por cuenta propia, no estallan repentinamente, sino que acumulan supuestas injusticias e insultos, planean y actúan de manera deliberada y fría.
El estudiante surcoreano perpetró la masacre a las 9.45,  el lunes 16 de abril del 2007, antes de suicidarse.
 El autor de la masacre en la Universidad Virginia Tech compró en el sitio eBay de subastas por internet los cargadores para una de las pistolas que
 empleó.

Pistolero perturbado

James Holmes, de 24 años, irrumpió en la madrugada del 20 de julio del 2012 en un cine de la localidad de Aurora, en las afueras de la ciudad estadounidense de Denver, Colorado, lanzó un bote de humo y disparó contra el público. Hubo 12 muertos y 60 heridos.
 Holmes quiso emular a sus asesinos cinematográficos favoritos, y organizó una masacre en ese cine, que coincidió con el estreno de la película El caballero oscuro asciende, la última de la trilogía de Batman. Este estudiante universitario de Neurociencias se convirtió en el desalmado protagonista de la noche más oscura de  Aurora.
Holmes estudiaba Neurociencias en la Universidad de Colorado, pero estaba por abandonar la carrera, según un portavoz de esa casa de estudios.
James Holmes se  tiñó el cabello de rojo y  dijo ante la Policía que era el Joker, uno de los enemigos de Batman.
Holmes fue capturado y es señalado como un hombre solitario y perturbado.

Sociedad armada

Finlandia es un paraíso educativo, por los buenos resultados de sus estudiantes, pero también el país donde fue perpetrada la segunda matanza escolar en menos de un año, en la que influyó el hecho de que sea una de las pocas sociedades europeas más armadas.
 Luego de que Matti Saari, un estudiante de hostelería de 22 años, asesinara a 10 compañeros de su escuela, en Kauhajoki, el 23 de septiembre del 2008, antes de suicidarse, el Gobierno finlandés planteó el endurecimiento de la ley de armas de fuego.
Saari había publicado en internet mensajes de odio, guerra, venganza y fascinación por las armas, muy similares a los de Pekka-Eric Auvinen, el estudiante  de 18 años que mató el 7 de noviembre del 2007 a ocho compañeros de su instituto, en Jokela.
Resulta incomprensible que estos crímenes juveniles se den en Finlandia, país con los mejores indicadores de desarrollo humano.


Otras tragedias

Dolor y conmoción

5 de agosto del 2012: el veterano de guerra Wade Michael Page mató a cinco hombres y una mujer e hirió a otras tres personas, incluido a un policía, antes de suicidarse en el templo sij de Wisconsin, en las afueras de Milwaukee.
    Trece soldados y civiles murieron y más de dos decenas de personas resultaron heridas cuando  el psiquiatra militar Nidal Hasan ingresó armado en el Centro de Procesamiento de Preparación de Soldados en Fort Hood, Texas, y abrió fuego el 5 de noviembre del 2009.
    Los estudiantes Eric Harris, de 18 años, y Dylan Klebold, 17, abrieron fuego en la escuela secundaria Columbine, en Littleton, Colorado, y mataron a 12 estudiantes y un profesor antes de suicidarse en la biblioteca de la escuela, el 20 de abril de 1999.


Herramientas

Tags

Videos

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.