Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

15/11/12 - 15:00 Internacionales

Opositores denuncian crisis humanitaria en Damasco

La región de Damasco era bombardeada este jueves y los militantes denunciaron una situación humanitaria crítica cuando se acerca el invierno, un día después del rechazo del presidente estadounidense Barack Obama de asimilar la coalición de oposición al futuro ejecutivo provisorio en Siria.

DAMASCO.- Estados Unidos que reclama insistentemente la unificación de la oposición, saludó la Coalición y Obama saludó su carácter "diverso y representativo".

Pero también advirtió que Estados Unidos no estaba "dispuesto a reconocerla como una especie de gobierno en el exilio", al evocar a Siria en su primera conferencia de prensa después de su reelección.

Francia, que encabeza el apoyo a la oposición restructurada, anunció que plantearía a sus asociados europeos la cuestión de suspender el embargo sobre "las armas defensivas" para ayudar a la rebelión.

Única potencia occidental que deja abierta la posibilidad de eventuales entregas de armas a la oposición armada al presidente Bashar al Asad, Francia recibirá el sábado al jeque Ahmad Moaz al-Khatib, el jefe de la Coalición, que París considera como una alternativa al régimen digna de crédito que podría tomar el control del país después de su caída.

Reaccionando por primera vez desde la formación de la Coalición, el viceministro sirio de Relaciones Exteriores Fayçal Mekdad calificó el miércoles de "inmoral" este reconocimiento, considerando "inaceptable" un eventual apoyo en armamento para los rebeldes de parte de París.

Por otra parte, en una entrevista a la AFP, había calificado la reunión en Doha sobre la unificación de la oposición de "declaración de guerra", acusando a la Coalición de no querer "resolver pacíficamente la crisis" al rechazar "todo diálogo con el gobierno".

Rusia, ferviente apoyo de Damasco, y las monarquías del Golfo, que quieren armar a los rebeldes, se reunieron el miércoles en Riad.

El jefe de la diplomacia rusa Serguei Lavrov consideró que la prioridad era detener el derramamiento de sangre y vio en el acuerdo de Ginebra una solución.

Este acuerdo no contiene ningún llamado a que Asad se vaya, una exigencia que sin embargo es categórica de parte de la oposición, que Lavrov consideró no representativa.

Veinte meses después de las primeras manifestaciones contra el régimen que se fueron transformando en conflicto armado, el Observatorio sirio de los derechos humanos, organización con sede en Gran Bretaña y con una red de informantes en el terreno, anunció que el balance de muertos superaba actualmente los 39.000.

En el terreno, el ejército proseguía sus ataques en Damasco y su región, concentrando el bombardeo contra las localidades de Daraya y Muadamiya al Cham, cerca de la capital, y contra los barrios en el sur de Damasco, donde rebeldes y soldados se enfrentan desde hace varios días, según el OSDH.

En Daraya y Muadamiya al Cham, los militantes dieron cuenta de una situación humanitaria crítica, con el suministro eléctrico suspendido y los habitantes hacinados en los refugios.

Los medios estatales multiplicaron las informaciones sobre "infiltraciones terroristas" en la capital y sus alrededores, afirmando que el ejército conseguía evitarlas.

Las autoridades afirman luchar contra "grupos terroristas" armados y financiados por el extranjero.

En la meseta del Golán, al suroeste, donde por primera vez hubo tiroteos a través de la frontera con Israel desde 1974, la ONU desmintió haber dado su acuerdo para actuar contra los rebeldes en esa zona.

El ministro israelí de Defensa Ehud Barak, que en varias oportunidades ya ordenó nuevos disparos hacia Siria, afirmó que su ejército vigilaría para que las violencias en Siria no desborden hacia su territorio.

AFP / SIRIA

Más noticias de Internacionales

Herramientas

Tags

Multimedia

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.