Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

21/04/13 - 12:06 Internacionales

Opositores y partidarios del matrimonio homosexual toman París

Decenas de miles de opositores al proyecto de ley que legaliza el matrimonio homosexual desfilaron este domingo en las calles de París, Francia, a dos días de un solemne voto en la Asamblea Nacional de esa ley que ha dividido y crispado a ese país europeo y puesto a la Policía en alerta.

PARÍS- Según la Policía, la marcha de los opositores al  proyecto conocido como matrimonio para todos congregó a 45 mil personas, pero los organizadores afirman que 270 mil personas participaron en el cortejo.

Mientras, varios miles de partidarios de esa legislación que abrirá la vía al matrimonio gay y la adopción por parte de parejas homosexuales se congregaron en la plaza de la Bastilla, convocados por asociaciones de defensa de los homosexuales.

Uno de los primeros en llegar a la Bastilla fue el alcalde de París, Bertrand Delanoe, homosexual declarado, quien denunció el clima de homofobia,  crispación y odio que se ha desatado en Francia a raíz de ese proyecto de legislación, al que se oponen los partidos de derecha y extrema derecha y la jerarquía de la Iglesia católica francesa, que han galvanizado las protestas.

A solo unos kilómetros de la Bastilla y fuertemente custodiados por las fuerzas de seguridad, decenas de millares de detractores de esa ley partieron de la plaza Denfert Rochereau  (sur de París) , agitando banderas y lanzando consignas contra el presidente Francois Hollande, a quien acusan de no escuchar a los franceses.

Las movilizaciones del domingo se desarrollan tras semanas de protestas diurnas y nocturas, escraches y hasta agresiones contra homosexuales, ya sea en la calle y hasta en cafés y bares, por parte de los opositores a la ley Taubira, llamada así por la ministra de justicia Christiane Taubira.

La ministra ha liderado la defensa de ese proyecto de ley que convertirá a Francia en el décimo cuarto país en el mundo que extiende a las parejas homosexuales los derechos del matrimonio y la adopción.

Agitando una bandera con los colores blanco, rojo y azul de la bandera gala, una manifestante de 21 años, que dijo llamarse Anne Laure, marchó al lado de un joven cura con sotana que leía una biblia.

Somos cientos de miles de franceses los que nos oponemos a una ley que es una aberración, contra natura, dijo la joven, que vestía un traje blanco y cubría sus cabellos rubios con un gorro frigio.

A unos pasos, una pareja joven con un niño en brazos agitaba una bandera rosa encendido, uno de los colores preferidos de los participantes en la marcha para todos.

Los niños de Francia merecen una familia normal, se leía en la banderola impresa con las siluetas de una madre, un padre y dos niños blancos, el color de la mayoría de los manifestantes de la marcha contra el matrimonio gay, en la que participaron diputados y líderes del principal partido de derecha UMP y del Frente Nacional, de extrema derecha.

También participó en la protesta un pequeño grupo de musulmanes, que llevaban una gran banderola blanca donde se leía: Los musulmanes de Francia no aceptarán jamás esa ley.

Aunque se temían incidentes violentos, como los ocurridos esta semana frente a la asamblea legislativa, la  manifestación se desarrolló en calma, pero la policía indicó que arrestó a tres personas, entre ellas una que tenía seis bombas lacrimógenas.

Nos tratan de pintar como reaccionarios, hasta fascistas, porque estamos en desacuerdo con esa ley. Yo lo que tengo es una fuerte convicción de que esa ley no responde a lo quiere la mayor parte de franceses, aseguró Jean Philippe, un hombre de unos 50 años elegantemente vestido y con un rosa blanca en el ojal.

Los  organizadores de la manifestación para todos, que desde hace varias semanas manejan un léxico donde abundan términos como guerra, batalla y hasta sangre, han convocado a una vigilia.

Hollande, dimite, gritó al llegar a los Inválidos un grupo de manifestantes, bajo el atento ojo de la policía. Y la portavoz y símbolo de este movimiento, Frigide Barjot, una humorista cercana a los católicos integristas que usa un pseudónomio que parodia el nombre de Brigitte Bardot, reafirmó que las protestas contra esa ley seguirán, incluso después de que sea aprobada.

Esta legislación, que fue una de las principales promesas de campaña de Hollande, debe ser refrendada el martes en la Asamblea.

Esa votación dará luz verde a la entrada en vigor de una reforma social que ha sido adoptada recientemente sin grandes conflictos en otros países, como Uruguay y Nueva Zelanda, pero que ha golpeado el corazón del sector conservador de este país.

POR AFP / Francia

Herramientas

Tags

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.