Registrarse ¿Por qué registrarse?

Con tu usuario podrás:


- Ingresar al visor de la edición impresa
   de Prensa Libre

- Comentar cada nota publicada
   *ver términos y condiciones de uso
   del portal

- Obtener beneficios y promociones
   para usuarios registrados de
   Prensalibre.com


Olvidó su contraseña?

25/02/13 - 12:38 Internacionales

Ratzinger, el Papa que marginó a la Teología de la Liberación

La Teología de la Liberación (TL) que nació en América Latina y fue acusada de marxista por resaltar la opción preferencial de Dios por los pobres, dejó de ser la piedra en el zapato del Vaticano bajo el papado de Benedicto XVI que la relegó a un segundo plano, estimaron analistas.

LIMA- "Hoy la TL no es más una opción en disputa contra la (corriente) hegemónica; pervive arrinconada en pequeños grupos y comunidades" en América Latina, dijo a la AFP Luis Pásara, investigador sobre catolicismo y profesor en la Universidad de Salamanca.

"Ratzinger llega al papado con la teología de la liberación situada en un lugar importante de su agenda, pero ese lugar fue cayendo durante los ocho años del mandato al que ha renunciado", indicó Pásara.

El profesor Jeffrey Klaiber, historiador de religiones en la Universidad Católica del Perú, considera que "Benedicto XVI siguió en América Latina la pauta de Juan Pablo II, sólo que fue menos agresivo porque en un sentido la Teología de la Liberación ya había pasado como movimiento intelectual"

"Por eso hay que decir que Benedicto XVI no fue tan duro durante su papado, con la TL , en la medida además que ya no era una amenaza, señaló a la AFP Klaiber.

"El balance es positivo pese a que trató con mano dura a los sacerdotes radicales brasileños, como Leonardo Boff, y fue suave con el peruano Gustavo Gutiérrez", uno de los padres de la TL, matizó Klaiber, también sacerdote jesuita.

El Vaticano sancionó a quienes creían que la Iglesia debía "reinventarse desde abajo", como Boff o el nicaragüense Ernesto Cardenal.

Al concentrarse en la idea de "Dios y el pueblo", Gutiérrez, "es un poco populista" y menos peligroso, según Klaiber.

Uno de los cambios del Vaticano fue subrayar que la Iglesia optaba por los pobres pero no tenía una "opción preferencial por los pobres" como pregonaba la TL, una idea que Roma atribuía al análisis sociológico y a la lucha de clases.

"Lo importante es que los malentendidos, cuando los hubo, hace tiempo que fueron superados a través de un diálogo sostenido y fructuoso" , dijo Gustavo Gutiérrez sobre sus entrevistas con Ratzinger entre 1984-86 en declaraciones a la AFP en diciembre de 2011.

Esa teología surgió en América Latina hace más de cuatro décadas con el objetivo de renovar el mensaje central de la religión católica en una de las regiones con mayores desigualdades del mundo.

La opción por los pobres entusiasmó en un primer momento a Roma, bajo el papa Paulo VI (1963-1978) , quien designó obispos progresistas en la región con el mayor número de fieles católicos. Sin embargo Juan Pablo II (1978-2005) , formado en el anticomunismo, la cuestionó alegando que fomentaba la lucha de clases y podía distanciar a los fieles de sectores medios y altos.

La ofensiva del Vaticano contra la TL se tradujo en el nombramiento de obispos conservadores y se selló con dos documentos (Instrucciones) del entonces prefecto de la Congregación de la Santa Fe, Joseph Ratzinger, Benedicto XVI (2005-2013).

"Las medidas sancionatorias contra los teólogos de la liberación, y las amenazas de imponerlas a otros, bastaron para contener los avances de la corriente en un cuadro más amplio, en el que el decaimiento de las izquierdas también contribuyó a una progresiva pérdida de protagonismo de la TL", destacó Pásara.

La paradoja es que fueron el Concilio Vaticano II (1962) y la Conferencia Episcopal de Medellín (1968) , las que sirvieron de inspiración a la TL.

"Esta teología sigue presente en América Latina pesa a las cuatro décadas transcurridas y su mensaje central repercute sobre la tarea pastoral de la Iglesia", aseguró Gustavo Gutiérrez, hoy de 85 años.

El estadounidense John L. Allen, vaticanista para el semanario National Catholic Reporter y la cadena CNN, dijo a la AFP que "Benedicto probablemente consolidó una forma madura de teología de la liberación, que ha estado tomando forma durante mucho tiempo".

Allen evocó la visita a Brasil (2007) donde Benedicto XVI se "identificó con las aspiraciones básicas de la teología de la liberación, con la crítica de un sistema económico injusto y en poner a la Iglesia en el lado de los pobres pero insistiendo en la primacía de la fe en lugar de la sociología".

Los casos del colombiano Camilo Torres -quien integró las guerrillas en su país- y de los arzobispos de El Salvador, Oscar Romero, asesinado en 1980, y del brasileño Helder Camara, son referentes obligados de la TL, que tuvo en Brasil su base mayor

POR AGENCIA AFP / Perú

Herramientas

Multimedia

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.